Así fun­cio­na la EMT

Muy Interesante - - DOSIER ESTIMULACIÓN CEREBRAL -

La ener­gía eléc­tri­ca pa­sa a tra­vés de una bo­bi­na de es­ti­mu­la­ción pa­ra crear un cam­po mag­né­ti­co po­ten­te. El dis­po­si­ti­vo con es­ta bo­bi­na se sus­pen­de so­bre la ca­be­za del pa­cien­te, con lo que la ener­gía mag­né­ti­ca pa­sa con fa­ci­li­dad a tra­vés del cue­ro ca­be­llu­do y del crá­neo. Es­ta es­ti­mu­la­ción mag­né­ti­ca pro­du­ce una co­rrien­te eléc­tri­ca que pro­vo­ca la ac­ti­va­ción de cier­tas par­tes del en­cé­fa­lo, con un au­men­to o dis­mi­nu­ción de la ex­ci­ta­bi­li­dad neu­ro­nal, se­gún el efec­to que se desee con­se­guir.

Pa­ra per­so­na­li­zar la can­ti­dad de ener­gía que ca­da pa­cien­te ne­ce­si­ta, en la pri­me­ra se­sión el mé­di­co apli­ca pul­sos bre­ves, has­ta de­ter­mi­nar el um­bral mo­tor del pa­cien­te –pul­so que lo­gra que su de­do pul­gar pre­sen­te una li­ge­ra con­trac­ción–, in­di­ca­dor de que esa es la in­ten­si­dad ade­cua­da pa­ra su tra­ta­mien­to. Por otra par­te, “es­ta te­ra­pia es más efi­caz si se afi­na el pun­to exac­to don­de co­lo­car las bo­bi­nas”, apun­ta la doc­to­ra Ló­pe­zI­bor, en cu­ya clí­ni­ca em­pie­zan por el tra­ta­mien­to far­ma­co­ló­gi­co y, si no fun­cio­na, re­cu­rren a la EMT.

Pa­ra me­jo­rar la pre­ci­sión, se usa un sis­te­ma de na­ve­ga­ción ma­nual co­mo los em­plea­dos en neu­ro­ci­ru­gía, que, me­dian­te téc­ni­cas de neu­ro­ima­gen, eva­lúa en tiem­po real el efec­to que la co­rrien­te es­tá pro­du­cien­do en los se­sos “y va bus­can­do el pun­to más ade­cua­do”, ex­pli­ca la doc­to­ra.

Otro mé­to­do es usar un cas­co, que de for­ma au­to­má­ti­ca y pre­de­ter­mi­na­da ac­túa so­bre la zo­na desea­da. Los im­pul­sos mag­né­ti­cos pue­den ser úni­cos o re­pe­ti­ti­vos (EMTr). Es­ta se­gun­da op­ción es la más em­plea­da y la que me­jor ha de­mos­tra­do su efi­ca­cia en tras­tor­nos psi­quiá­tri­cos. “Se tra­ta de apli­car va­rias se­ries de 10 a 12 mi­nu­tos, es­pa­cia­das por pe­que­ños des­can­sos, en una se­sión de 40 mi­nu­tos”, nos cuen­ta la doc­to­ra Ló­pez-Ibor. El imán se apa­ga y se en­cien­de con ra­pi­dez, lo que crea un efec­to pa­re­ci­do a un sua­ve gol­pe­teo en la ca­be­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.