Lle­ga­da de un nue­vo miem­bro de la fa­mi­lia

Nou Horta (Nord) - - Editorial I Opinió - Ger­mán Cer­ve­ra, ve­te­ri­na­rio. Grup Ve­te­ri­na­ri To­rrent

Un em­ba­ra­zo siem­pre es una bue­na no­ti­cia pa­ra to­dos los miem­bros de la ca­sa. Sin em­bar­go, de­be­mos re­co­no­cer que en oca­sio­nes con­lle­va un cam­bio en el estilo de vi­da de 180º y eso su­po­ne un cam­bio sus­tan­cial a nuestras mas­co­tas. De­be­mos in­ten­tar pre­ver es­te ti­po de reac­cio­nes y ade­lan­tar­nos acos­tum­bran­do po­co a po­co a to­dos los cam­bios. Es ha­bi­tual que una ha­bi­ta­ción se des­ti­ne pa­ra el be­bé de mo­do que va a im­pli­car cam­bio de mue­bles e in­clu­so el des­pla­za­mien­to li­te­ral de la mas­co­ta a otro lu­gar de la ca­sa. Nue­vos olo­res, ju­gue­tes con los que no le va­mos a de­jar ju­gar, si­tios don­de no le va­mos a de­jar en­trar… Con bue­na fe in­clu­so va­rios miem­bros de la fa­mi­lia van a opi­nar so­bre la re­la­ción de la mas­co­ta con el be­bé, que si le pue­de ha­cer da­ño, lo pue­de mor­der o ara­ñar… pe­ro na­da de eso de­be­ría de ocu­rrir si con­se­gui­mos que nues­tro pe­rro o ga­to lo lleve lo me­jor po­si­ble. Evi­den­te­men­te evi­tar al má­xi­mo el es­trés es im­po­si­ble, por­que el pa­dre/ma­dre pri­me­ri­zo se es­tre­sa tam­bién y es inevitable, no­ches sin dor­mir, la no­ve­dad, las vi­si­tas, los có­li­cos y las oje­ras, pa­san fac­tu­ra to­dos los miem­bros de la ca­sa, pe­ro po­de­mos mi­ni­mi­zar­los. Lo pri­me­ro es em­pe­zar con tiem­po, no de­jar­lo to­do pa­ra el fi­nal, el cuar­to del be­bé se pue­de pla­near me­ses an­tes, al igual que la ro­pa la po­de­mos la­var con el de­ter­gen­te de be­bé y dár­se­la a oler a nues­tra mas­co­ta, de­jar­le que hus­mee en las co­sas del be­bé no prohi­bir­le acer­car­se ni ver­lo co­mo al­go ex­tra­ño. Po­déis mon­tar in­clu­so el ca­rri­to de pa­seo pa­ra que no se asus­te pues va a pa­sar mu­cho tiem­po pa­sean­do a su la­do. Pla­ni­fi­car bien có­mo va a ser la lle­ga­da del pe­que­ño, quien se va a en­car­gar mien­tras es­téis en el hos­pi­tal, in­ten­tar que sea al­guien que co­noz­ca a la mas­co­ta e in­clu­so que se ha­ya que­da­do an­tes con ella. El pri­mer en­cuen­tro de­be­ría de ser tran­qui­lo, so­lo con las per­so­nas de ma­yor con­fian­za y cuan­do el be­bé es­te tran­qui­lo, de­jar­les oler­lo y acer­car­se co­mo lo ha­rían en el mo­do mas na­tu­ral po­si­ble pues de otro mo­do ge­ne­ra­ran desconfianza. Evi­den­te­men­te es­to se de­be de ha­cer con mas­co­tas tran­qui­las que no ha­yan te­ni­do sig­nos de agre­si­vi­dad. In­ten­tar de­di­car­le tiem­po a la mas­co­ta pa­sear con el y ju­gar so­lo con el sin el be­be de por me­dio. Man­te­ner un buen plan sa­ni­ta­rio en nues­tra mas­co­ta, las des pa­ra­si­ta cio n es y va­cu­na­cio ne sal­dí a, pa­ra que no nos coin­ci­da to­do en el ca­len­da­rio a la vez. Pa­ra dis­mi­nuir el es­trés se pue­de apli­car la fe­ro­mo­no­te­ra­pia, que tan­to en pe­rro co­mo en­ga­to pue­de d arm u y bue­nos re­sul­ta­dos apli­cán­do­la con tiem­po, mí­ni­mo un mes an­tes de la lle­ga­da del pe­que­ño. Y so­bre to­do pa­cien­cia y buen hu­mor, son el me­jor con­se­jo pa­ra que to­da la ma­qui­na­ria en­gra­se y las co­sas va­yan co­mo la se­da. An­te cual­quier du­da po­ne­ros en con­tac­to con vues­tro ve­te­ri­na­rio que os ase­so­ra­rá en to­das vues­tras in­quie­tu­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.