¿Pa­ra qué sir­ve un pa­dre?

Nou Horta (Nord) - - Portada - Rafael Es­crig

La pre­gun­ta pue­de pa­re­cer ab­sur­da pe­ro no lo es tan­to. Has­ta aho­ra un pa­dre ha sig­ni­fi­ca­do al­go así co­mo la fi­gu­ra prin­ci­pal de la fa­mi­lia, el pi­lar don­de se asen­ta­ba, el guía, el mo­de­lo y el ejem­plo. [...] No obs­tan­te, hoy en día, se de­mues­tra que ese pa­pel de pa­dre pue­de ser desa­rro­lla­do per­fec­ta­men­te por la ma­dre.

¿Pa­ra qué sir­ve un pa­dre? La pre­gun­ta pue­de pa­re­cer ab­sur­da pe­ro no lo es tan­to. Has­ta aho­ra un pa­dre ha sig­ni­fi­ca­do al­go así co­mo la fi­gu­ra prin­ci­pal de la fa­mi­lia, el pi­lar don­de se asen­ta­ba, el guía, el mo­de­lo y el ejem­plo. Pe­ro en lo prác­ti­co, el pa­dre era sim­ple­men­te el que traía el di­ne­ro a ca­sa, el bru­to que con su es­fuer­zo ga­na­ba el sus­ten­to de la fa­mi­lia. No obs­tan­te, hoy en día, se de­mues­tra que ese pa­pel de pa­dre pue­de ser desa­rro­lla­do per­fec­ta­men­te por la ma­dre. La ma­dre tam­bién pue­de ser la que con su es­fuer­zo trae el di­ne­ro a ca­sa (y de he­cho lo es). Por otra par­te, la ma­dre pue­de ser mu­cho me­jor ejem­plo pa­ra los hi­jos (y de he­cho lo es). En­ton­ces, vuel­vo a ha­cer­me la pre­gun­ta ¿pa­ra qué sir­ve un pa­dre? Si nos aden­tra­mos en el te­rreno de la bio­lo­gía ve­re­mos que la in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial ha­ce to­tal­men­te pres­cin­di­ble al pa­dre co­mo tal. Pen­se­mos en las ma­dres sol­te­ras o en las pa­re­jas lés­bi­cas, pe­ro so­bre to­do, pen­se­mos en los ni­ños huér­fa­nos, aque­llos que no han co­no­ci­do a su pa­dre ¿han si­do más des­gra­cia­dos por no ha­ber dis­fru­ta­do de la mí­ti­ca fi­gu­ra del pa­ter fa­mi­lias? En el fon­do, to­dos sa­be­mos que no ha­ce­mos pu­ñe­te­ra la fal­ta, y so­bre to­do a cier­ta edad. En­ton­ces, vuel­vo a pre­gun­tar­me, ¿pa­ra qué sir­ve un pa­dre? Es­ta­mos de acuer­do en que pa­dres los hay de to­das las ta­llas, mo­de­los y co­lo­res. Po­de­mos en­con­trar des­de el pa­dre más ab­yec­to, ca­na­lla y des­cas­ta­do con sus hi­jos, has­ta el más per­fec­to edu­ca­dor y pa­dre aman­te, pe­ro que­dé­mo­nos en el pun­to me­dio, di­ga­mos en el pa­dre “nor­mal”. Pues el pa­dre “nor­mal” se­ría el que trae el di­ne­ro a ca­sa, si es que tra­ba­ja, el mis­mo que da un par de gri­tos pa­ra de­mos­trar quién es el más fuer­te y si se po­ne sen­ti­men­tal en­se­ña­rá a su hi­jo a ir en bi­ci, por­que cree que esa es su la­bor en es­ta vida, lo lle­va­rá al­gu­na vez al cir­co o lo su­birá a ca­ba­lli­to un par de ve­ces. De acuer­do, ¿pe­ro no he­mos que­da­do que to­do eso tam­bién lo pue­de ha­cer (y de he­cho lo ha­ce) una ma­dre? en­ton­ces, ¿pa­ra qué sir­ve un pa­dre?

Lle­ga­dos a es­te pun­to, me en­cuen­tro en pleno au­to­aná­li­sis y, de ver­dad, me es­tá cos­tan­do mu­chí­si­mo en­fren­tar­me a la pre­gun­ta. Re­co­noz­co, con cier­ta desa­zón, que el asun­to se me es­tá vol­vien­do en con­tra. Soy pa­dre y qui­sie­ra te­ner cla­ra una res­pues­ta, al­gún ar­gu­men­to sa­tis­fac­to­rio, al­go en qué apo­yar­me, pe­ro no lo en­cuen­tro. Así que voy a ser fuer­te y de­cir lo que en reali­dad pien­so de to­do es­to: Ser pa­dre so­lo sir­ve pa­ra ino­cu­lar al hi­jo el Com­ple­jo de Edi­po, crear ten­sio­nes en la fa­mi­lia, dis­cu­tir con los hi­jos cuan­do son pe­que­ños, dis­cu­tir con los hi­jos cuan­do son ma­yo­res y, en el me­jor de los ca­sos, ser re­cor­da­do y año­ra­do cuan­do ya se ha muer­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.