Mé­to­do Mon­tes­so­ri: la lle­ga­da de un pe­que a ca­sa

Nou Horta (Nord) - - Meliana -

Cuan­do nues­tro pe­que lle­ga a ca­sa y va cre­cien­do nos da­mos cuen­ta que el ho­gar no es­tá pre­pa­ra­do pa­ra to­das sus in­quie­tu­des: 100% ener­gía y 100% cu­rio­si­dad, que ha­cen que to­quen to­do y no pa­ren un mi­nu­to quie­tos, pe­ro es­to no es pa­ra na­da ma­lo sino jus­to lo con­tra­rio. Tu pe­que es­tá cre­cien­do, ma­du­ran­do, con ga­nas de co­no­cer el mun­do que le ro­dea y cre­cien­do fe­liz. Aho­ra lle­ga el mo­men­to de pen­sar qué es­pa­cios de jue­go, de sue­ño… son los más apro­pia­dos pa­ra no li­mi­tar sus gran­des vir­tu­des y se­guir po­ten­cia­do sus ha­bi­li­da­des y sus des­tre­zas. Pa­re­ce­rá al­go bá­si­co pe­ro la dis­tri­bu­ción de los es­pa­cios de jue­go y des­can­so son im­por­tan­tí­si­mos pa­ra be­ne­fi­ciar a los más pe­que­ños de la ca­sa y así con­se­guir hi­jos/as se­gu­ros de sí mis­mos, au­tó­no­mos y con ca­pa­ci­dad de to­ma de de­ci­sio­nes. Por ello, os re­co­men­da­mos un es­pe­jo, un rin­cón de cuen­tos y co­ji­nes, pa­ra fo­men­tar la lec­tu­ra y len­gua­je, una zo­na ar­tís­ti­ca don­de la crea­ti­vi­dad pue­da fluir por sí so­la: pi­za­rra, pa­pel con­ti­nuo, pin­tu­ra; zo­na de baúl de dis­fra­ces pa­ra de­jar vo­lar la ima­gi­na­ción; zo­na li­bre de obs­tácu­los pa­ra fa­vo­re­cer el ga­teo, arras­tre; y có­mo no, una zo­na de des­can­so don­de re­car­gar ener­gía. To­do ello, im­por­tan­tí­si­mo siem­pre a su al­tu­ra pa­ra fa­vo­re­cer la au­to­no­mía. Así es có­mo se pien­sa y se ha­ce en los cen­tros es­co­la­res, y os ani­ma­mos a que en ca­sa tam­bién les po­dáis brin­dar la opor­tu­ni­dad. ¿Co­no­cíais es­tos be­ne­fi­cios ba­sa­dos en el mé­to­do Mon­tes­so­ri? ¿ Lo ele­gi­ríais pa­ra vues­tros hi­jos/as?

Ve­ró­ni­ca An­te­lo Di­rec­to­ra (Ges­tión edu­ca­ti­va) de Es­cue­la In­fan­til Bam­bú

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.