¡No quie­ro ir a tra­ba­jar!

Nou Horta (Nord) - - Paterna - Am­pa­ro Andreu Psi­có­lo­ga Ge­ne­ral Sa­ni­ta­ria Miem­bro Psi­cos­pei Miem­bro Grupo ACE am­pa­ro.andreu@cop.es

¿Cuán­tas ve­ces he­mos pen­sa­do o di­cho es­tas pa­la­bras? ¿Cuán­tas ve­ces han es­ta­do car­ga­das de una emo­ción ne­ga­ti­va, ha­cien­do que se nos pon­ga un nu­do en el es­tó­ma­go? ¿Cuá­les son los mo­ti­vos prin­ci­pa­les que ge­ne­ran aver­sión al pues­to de tra­ba­jo afec­tan­do a la ca­li­dad del desa­rro­llo del mis­mo?

Pues bien, uno de los prin­ci­pa­les mo­ti­vos es el es­trés, el cual ac­ti­va la fa­mo­sa emo­ción de la an­sie­dad lle­ván­do­la a ser con­tra­pro­du­cen­te y desadap­ta­ti­va. En nues­tra so­cie­dad pri­ma la ley del aquí y el aho­ra, to­do es im­pres­cin­di­ble e im­por­tan­te. Nos cuesta es­ta­ble­cer un or­den de prio­ri­da­des pa­ra po­der de­di­car el tiem­po ne­ce­sa­rio a ca­da co­sa en el mo­men­to ade­cua­do. To­do es­to se com­pli­ca cuan­do nues­tra ca­pa­ci­dad de to­le­ran­cia al es­trés se ve su­pe­ra­da y des­bor­da­da; es­to tien­de a pro­du­cir­se por una ele­va­da de­man­da de queha­ce­res en­tre los que se su­man los la­bo­ra­les y los per­so­na­les.

Sur­gen aho­ra dos pre­gun­tas en re­la­ción es­to: una vin­cu­la­da al tra­ba­ja­dor que se sien­te iden­ti­fi­ca­do con es­te ti­po de si­tua­ción sin sa­ber có­mo po­ner so­lu­ción; otra, sus­ci­ta­da por el empresario que se plan­tea si tie­ne que te­ner en cuen­ta el es­ta­do emo­cio­nal de sus tra­ba­ja­do­res.

Pues bien, pa­ra la pri­me­ra pre­gun­ta hay so­lu­cio­nes, las cua­les vie­nen da­das des­de la psi­co­lo­gía clí­ni­ca, úni­ca dis­ci­pli­na que ha de abor­dar la pro­ble­má­ti­ca del ex­ce­so de es­trés y sus con­se­cuen­cias per­ju­di­cia­les pa­ra la sa­lud de quien lo su­fre. En cuan­to a la res­pues­ta al empresario, es fir­me: sí, es ne­ce­sa­rio te­ner en cuen­ta el es­ta­do emo­cio­nal de sus em­plea­dos. Una per­so­na que po­see la au­to­ri­dad pa­ra con­tra­tar a otra tam­bién tie­ne una res­pon­sa­bi­li­dad pa­ra con és­ta. Se con­tra­ta a per­so­nas, no a ro­bots (to­da­vía), por lo que se con­tra­ta a se­res Bio-Psi­co-So­cia­les que pien­san, sien­ten y ac­túan en con­se­cuen­cia. Por ello es com­ple­ta­men­te ne­ce­sa­rio te­ner en con­si­de­ra­ción su bie­nes­tar emo­cio­nal, pu­dien­do así al­can­zar un be­ne­fi­cio re­cí­pro­co, en­tre em­plea­dos y su­pe­rio­res y, en con­se­cuen­cia, un be­ne­fi­cio en la pro­duc­ti­vi­dad de la em­pre­sa.

Aho­ra, te­nien­do en cuen­ta el ol­vi­da­do es­ta­do emo­cio­nal de los em­plea­dos, ¿Dón­de que­da­ría la fra­se “no quie­ro ir a tra­ba­jar”?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.