Nues­tras Fa­llas

Nou Horta (Nord) - - Editorial I Opinió - Ra­fael Escrig

La re­dac­ción de es­te pe­rió­di­co me su­gie­re que es­cri­ba un ar­tícu­lo re­la­cio­na­do con las Fa­llas. Me pa­re­ce la mar de per­ti­nen­te por dos mo­ti­vos, pri­me­ro por­que és­ta es una edi­ción especial de­di­ca­da a la Fa­llas y se­gun­do, por­que re­cien­te­men­te las han de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad. Pe­ro es­cri­bir un ar­tícu­lo so­bre las Fa­llas es to­do un re­to si se pre­ten­de es­cri­bir al­go que no se ha­ya di­cho an­tes, al­go que no co­noz­ca­mos ya so­bra­da­men­te. Ar­dua ta­rea y di­fí­cil di­le­ma en­tre re­pe­tir lo que to­do el mun­do sa­be o de­cir al­go ori­gi­nal, si es que hoy en día que­da al­go ori­gi­nal por de­cir.

Con la bre­ve­dad de es­te ar­tícu­lo so­lo voy a de­cir que las Fa­llas, co­mo to­das las fies­tas po­pu­la­res, tie­nen sus de­fen­so­res y sus de­trac­to­res, de he­cho, la Unesco, an­tes de con­ce­der­les el re­co­no­ci­mien­to co­mo Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad, ha te­ni­do que so­pe­sar al­gu­nos as­pec­tos ne­ga­ti­vos co­mo el re­cha­zo del co­lec­ti­vo an­ti­tau­rino (el fes­ti­val tau­rino que se ce­le­bra en Fa­llas es­tá con­si­de­ra­do par­te de la fies­ta) y las pro­tes­tas de di­fe­ren­tes en­ti­da­des ve­ci­na­les. Y es que to­das las fies­tas po­pu­la­res pro­vo­can pro­ble­mas y que­jas en­tre los ciu­da­da­nos por el sim­ple mo­ti­vo de que se ce­le­bran en la ca­lle (es­te año se es­pe­ra que lle­guen más de un mi­llón y me­dio de vi­si­tan­tes): los de­ci­be­lios se dis­pa­ran, las ba­su­ras que se ge­ne­ran en la vía pú­bli­ca y los des­tro­zos en mo­bi­lia­rio y en jar­di­ne­ría re­pre­sen­tan un im­por­tan­te gas­to pa­ra las ar­cas mu­ni­ci­pa­les, los pro­ble­mas de trá­fi­co y de mo­vi­li­dad son in­so­por­ta­bles y las per­so­nas que tie­nen que tra­ba­jar o que tie­nen que des­can­sar, lo tie­nen har­to com­pli­ca­do. ¿Qué ocu­rre en es­tos ca­sos? que las opi- nio­nes se di­vi­den y, aun­que to­dos, de me­jor o peor gra­do, acep­ta­mos y dis­fru­ta­mos es­tas fies­tas tal co­mo son, he­mos de re­co­no­cer que ca­da año los in­con­ve­nien­tes se mul­ti­pli­can, y ca­da año son más los va­len­cia­nos que sa­len de Va­len­cia bus­can­do la tran­qui­li­dad y el so­sie­go que en sus ca­sas les es arre­ba­ta­do. Na­die pen­sa­ba ha­ce trein­ta o cua­ren­ta años en ir­se de Va­len­cia du­ran­te las Fa­llas. ¿A qué se de­be aho­ra ese fe­nó­meno? ¿Nos he­mos can­sa­do y pre­fe­ri­mos otras co­sas? ¿Nos ha cam­bia­do el gus­to? ¿No nos im­por­tan tan­to las tra­di­cio­nes? ¿Y qué se pue­de ha­cer pa­ra evi­tar­lo? Creo que no po­de­mos ha­cer na­da. La fies­ta se­gui­rá co­mo has­ta aho­ra, con sus co­sas po­si­ti­vas y ne­ga­ti­vas to­das por el mis­mo pre­cio. Y sí, mu­chos ciu­da­da­nos se­gui­rán sa­lien­do de Va­len­cia en es­tas fe­chas pa­ra no te­ner que so­por­tar to­do eso que he­mos di­cho, y a su re­gre­so, co­mo si hu­bie­ran dis­fru­ta­do de un lar­go sueño, en­con­tra­rán la ciu­dad com­ple­ta­men­te lim­pia y or­de­na­da, con to­das las co­sas en su si­tio co­mo si na­da hu­bie­ra pa­sa­do.

Oja­lá ese tí­tu­lo con­se­gui­do de Pa­tri­mo­nio In­ma­te­rial de la Hu­ma­ni­dad, sir­va pa­ra co­rre­gir to­do lo ne­ga­ti­vo y en­cau­zar la fies­ta pa­ra que se man­ten­ga tal co­mo ha de ser. Lo que no se va a con­se­guir es re­te­ner a ese éxo­do de cien­tos de va­len­cia­nos hu­yen­do de la vo­rá­gi­ne fes­te­ra. Ellos so­la­men­te ve­rán a su re­gre­so, el tris­te es­pec­tácu­lo de las ban­de­ri­tas de plás­ti­co col­ga­das de bal­cón a bal­cón que, co­mo tes­ti­gos mu­dos, per­ma­ne­ce­rán en su lu­gar has­ta que la lluvia, el vien­to y el sol las va­ya des­ga­rran­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.