Reha­bi­li­ta­ción y post-ope­ra­to­rio en la re­si­den­cia

El en­ve­je­ci­mien­to es una fa­se del ci­clo vi­tal, en don­de el ser hu­mano pre­sen­ta cam­bios y mo­di­fi­ca­cio­nes tan­to fí­si­cas co­mo psi­co­ló­gi­cas que apa­re­cen co­mo con­se­cuen­cia del pa­so del tiem­po, ge­ne­ran­do una dis­mi­nu­ción en la ca­pa­ci­dad fun­cio­nal y si­tuán­do­los e

Nou Horta (Nord) - - Publireportatge - *Fi­sio­te­ra­peu­ta Cen­tro Re­si­den­cial Sa­via Al­bui­xech

En el Cen­tro Re­si­den­cial Sa­via Al­bui­xech es­ta­mos com­pro­me­ti­dos con un en­ve­je­ci­mien­to ac­ti­vo, co­mo el pro­ce­so en el que se me­jo­ran las opor­tu­ni­da­des de sa­lud, par­ti­ci­pa­ción y se­gu­ri­dad con el fin de me­jo­rar la ca­li­dad de vida de las per­so­nas ma­yo­res.

Nues­tro pro­gra­ma de Reha­bi­li­ta­ción Fun­cio­nal y Post-ope­ra­to­ria tie­ne co­mo prin­ci­pal ob­je­ti­vo ga­ran­ti­zar a los re­si­den­tes la má­xi­ma re­cu­pe­ra­ción de su ca­pa­ci­dad fun­cio­nal y evi­tar las com­pli­ca­cio­nes que el se­den­ta­ris­mo o inac­ti­vi­dad y el pro­ce­so post-ope­ra­to­rio con­lle­va. Los trau­ma­tis­mos en­tre otros, son una de las prin­ci­pa­les cu­sas de in­gre­sos en nues­tro cen­tro, ya que re­quie­ren una aten­ción es­pe­cia­li­za­da por par­te del equipo mul­ti­dis­ci­pli­nar (mé­di­co, en­fer­me­ría, fi­sio­te­ra­peu­ta, psi­có­lo­go en­tre otros) e in­di­vi­dua­li­za­da que se ajus­ta a las ne­ce­si­da­des de ca­da re­si­den­te.

Con las ac­ti­vi­da­des in­di­vi­dua­li­za­das de fi­sio­te­ra­pia se logra que los re­si­den­tes pue­dan re­cu­pe­rar su fun­cio­na­li­dad me­dian­te ejer­ci­cios fí­si­cos es­pe­cí­fi­cos. En el ca­so de los re­em­pla­zos ar­ti­cu­la­res de ca­de­ra, se rea­li­za una va­lo­ra­ción ge­riá­tri­ca ini­cial pa­ra de­ter­mi­nar el es­ta­do de fun­cio­na­li­dad en que se en­cuen­tra el re­si­den­te. Pos­te­rior a es­to se ini­cia el pro­ce­so de reha­bi­li­ta­ción que con­sis­te en el en­tre­na­mien­to de la bi­pe­des­ta­ción (po­ner­se en pie) con des­car­ga par­cial del pe­so del cuer­po con la ayu­da de an­da­do­res y las ba­rras pa­ra­le­las. Igual­men­te con las mo­vi­li­za­cio­nes ar­ti­cu­la­res se pro­mue­ve la dis­mi­nu­ción del do­lor y ede­ma pro­pios des­pués de una in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca. Una vez que se logra una mayor am­pli­tud ar­ti­cu­lar se pro­ce­de a me­jo­rar la fuer­za mus­cu­lar, el equi­li­brio y la pro­pio­cep­ción (cons­cien­cia de la pro­pia pos­tu­ra cor­po­ral con res­pec­to al me­dio que nos ro­dea) pa­ra po­der re­cu­pe­rar pau­la­ti­na­men­te la fun­cio­na­li­dad en el pa­trón de mar­cha. Adi­cio­nal a es­to se con­tro­la mi­nu­cio­sa­men­te la hi­gie­ne pos­tu­ral (nor­mas que ayu­dan a man­te­ner la co­rrec­ta po­si­ción del cuer­po tan­to en mo­vi­mien­to co­mo en po­si­ción es­tá­ti­ca), pa­ra evi­tar la apa­ri­ción de com­pli­ca­cio­nes ta­les co­mo las úl­ce­ras por pre­sión (UPP). El tra­ba­jo en equipo nos ga­ran­ti­za una co­rrec­ta re­cu­pe­ra­ción fun­cio­nal y por en­de me­jo­rar la ca­li­dad de vida de nues­tros re­si­den­tes. Es por es­ta ra­zón que día a día tra­ba­ja­mos y nos es­for­za­mos pa­ra ofre­cer lo me­jor de no­so­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.