Mie­do a los pe­tar­dos

Nou Horta (Nord) - - Comarca - Ger­mán Cer­ve­ra, ve­te­ri­na­rio. Grup Ve­te­ri­na­ri To­rrent C/ Pa­dre Mén­dez, 134 · To­rrent Te­lé­fono: 96 158 17 40

En es­tas fe­chas el rui­do de los pe­tar­dos for­man par­te de la ru­ti­na de to­da la fies­ta va­len­cia­na. Pe­ro lo que no­so­tros aso­cia­mos a fies­ta y en­tre­te­ni­mien­to pa­ra nues­tras mas­co­tas pue­de sig­ni­fi­car un pe­li­gro real pa­ra su vida. Ca­za­do­res, ex­plo­sio­nes… son ac­ti­vi­da­des que pro­du­cen so­ni­dos muy si­mi­la­res y que pro­vo­can el me­ca­nis­mo de hui­da de ma­ne­ra na­tu­ral en los ani­ma­les. Las con­se­cuen­cias que pue­de su­frir nues­tro pe­rro son mu­chas: mie­do, es­trés, an­sie­dad, ta­qui­car­dias, tem­blo­res, náu­seas, pér­di­da de con­trol, son muy fre­cuen­tes los pe­rros per­di­dos en fa­llas y los atro­pe­llos. Re­co­men­da­mos siem­pre pa­sear­los ata­dos, in­clu­so con co­llar y ar­nés. En los ca­sos más gra­ves pue­den desa­rro­llar tam­bién en­fer­me­da­des fí­si­cas co­mo dia­rreas, vó­mi­tos in­clu­so su­frir des­com­pen­sa­ción de al­gu­na en­fer­me­dad cró­ni­ca. Es­tos mie­dos o fo­bias em­pie­zan en los pri­me­ros años de vida y em­peo­ran con el tiem­po, por ello es im­por­tan­te sa­ber qué ha­cer pa­ra ayu­dar­le a su­pe­rar­lo. La me­jor épo­ca pa­ra acos­tum­brar­lo a los pe­tar­dos es el pe­rio­do de so­cia­li­za­ción, es de­cir des­de las tres se­ma­nas a los 5 me­ses, du­ran­te es­te tiem­po to­do es­ti­mu­lo es ne­ce­sa­rio y ge­ne­ral­men­te bien acep­ta­do.

Si la mas­co­ta ya tie­ne un mie­do es­ta­ble­ci­do y so­bre to­do si se tra­ta de una fo­bia hay que to­mar me­di­das, lo ideal se­ría evi­tar por com­ple­to el es­tí­mu­lo, es de­cir, si se pue­de ir­se de la ciu­dad. Hay mu­cha gen­te que apro­ve­cha es­tos días fes­ti­vos pa­ra ha­cer unas mi­ni va­ca­cio­nes, lo cual se­ría lo ideal. Pe­ro in­clu­so si no se pue­de y real­men­te la si­tua­ción es in­sos­te­ni­ble de­jar a nues­tra mas­co­ta en una re­si­den­cia que es­te en un lu­gar apar­ta­do y tran­qui­la tam­bién pue­de ser una so­lu­ción. Si to­do es­to no es po­si­ble es fun­da­men­tal crear una zo­na don­de tu pe­rro se sien­ta se­gu­ro y a sal­vo. Pa­ra ello pue­des de­jar­le su si­tio fa­vo­ri­to o bien creár­se­lo tú, co­lo­can­do su ca­ma, co­me­de­ro y be­be­de­ro en la ha­bi­ta­ción me­nos rui­do­sa de la ca­sa. Cie­rra las ven­ta­nas y ba­ja las per­sia­nas pa­ra mi­ni­mi­zar el rui­do. Es su si­tio de se­gu­ri­dad y es im­por­tan­te no obli­gar­le a sa­lir si no quie­re. Se pue­de po­ner mú­si­ca pa­ra amor­ti­guar el so­ni­do de los pe­tar­dos. De­be­mos rea­li­zar nues­tras ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas co­mo si na­da ocu­rrie­ra e ig­no­rar las con­duc­tas que no desea­mos de él. Aun­que es­to sue­ne un po­co cruel, si en es­tos mo­men­tos de es­trés le aca­ri­cia­mos o mi­ma­mos, su ce­re­bro es­tá in­ter­pre­tan­do que le es­ta­mos pre­mian­do por su ac­ti­tud y que por lo tan­to es lo que de­be ha­cer. Tam­po­co de­bes re­ga­ñar­le por es­tar asus­ta­do ni in­ten­tar en­fren­tar­le a su mie­do, ex­po­nién­do­le de for­ma di­rec­ta a los pe­tar­dos.

Hay mu­chos pro­duc­tos que se pue­den uti­li­zar pa­ra ayu­dar a con­tro­lar es­tos es­ta­dos de an­sie­dad. Exis­te la fe­ro­mo­no­te­ra­pia, los su­ple­men­tos nu­tri­cio­na­les que pro­du­cen li­be­ra­ción de se­ro­to­ni­na, in­clu­so tran­qui­li­zan­tes y se­dan­tes pa­ra los ca­sos más gra­ves. Co­mo ocu­rre con las per­so­nas la res­pues­ta es muy in­di­vi­dual, lo ideal es co­men­zar con las te­ra­pias na­tu­ra­les lo an­tes po­si­ble in­clu­so se­ma­nas an­tes del es­tí­mu­lo.

En los ca­sos más gra­ves que re­quie­ren in­clu­so se­da­ción lo ideal es rea­li­zar­lo ba­jo con­trol ve­te­ri­na­rio ya que los pro­duc­tos que se uti­li­zan son bas­tan­te se­gu­ros, pe­ro de­ben uti­li­zar­se con cau­te­la en ani­ma­les ma­yo­res o car­dió­pa­tas. Siem­pre ba­jo la su­per­vi­sión de un ve­te­ri­na­rio.

Des­de Grup Ve­te­ri­na­ri To­rrent os desea­mos unas fe­li­ces fa­llas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.