ZO­NA PY­ME

Cuan­do el día ten­ga 25 ho­ras

Nou Horta (Nord) - - Massamagrell - Ga­bi Martínez Dtor Martínez Abad Con­sul­to­res SLP Eco­no­mis­ta y miem­bro Gru­po ACE g.mar­ti­nez@mar­ti­nez-abad.es Twit­ter: @ga­bi­mar­ti­ne­z_1

En­ton­ces sí, cuan­do el día ten­ga 25 ho­ras, por­que aho­ra no, aho­ra no me da, no lle­go, siem­pre se me que­dan ta­reas col­ga­das, sue­lo ir­me a la ca­ma con la tris­te sen­sa­ción de no ha­ber he­cho lo pre­vis­to o al me­nos co­mo se de­be­ría ha­ber he­cho.

Leo esos ma­nua­les de au­to­ayu­da que tra­tan el te­ma de ges­tión del tiem­po, y ahí es­toy re­fle­ja­do, ha­cien­do siem­pre lo no ur­gen­te y no im­por­tan­te, o lo ur­gen­te y no im­por­tan­te, o en to­do ca­so, lo ur­gen­te e im­por­tan­te, por­que nun­ca es­toy con lo no ur­gen­te e im­por­tan­te, da­do que al fi­nal, mi de­fi­cien­te ges­tión me lo con­vier­ten en ur­gen­te. ¿El pre­mio? La in­sa­tis­fac­ción.

¿Al­guien me ha en­ten­di­do? ¿Quién se re­co­no­ce en es­tas afir­ma­cio­nes?

El ser hu­mano, por vo­ca­ción na­tu­ral, dis­fru­ta con lo que ha­ce, pe­ro es­to no es po­si­ble cuan­do no le gus­ta lo que ha he­cho. Vea­mos qué es lo que ocu­rre ¿El tiem­po se ges­tio­na? Pues no, el tiem­po es un es­pa­cio con­cre­to de nues­tra vida, que ni se de­be acor­tar ni alar­gar vo­lun­ta­ria­men­te, no se pue­de in­ter­ac­tuar so­bre él, no es ma­ne­ja­ble ni con­du­ci­ble, lo que se ges­tio­na es aque­llo con lo que lle­na­mos ese es­pa­cio.

El tiem­po es… que­dé­mo­nos con es­ta de­fi­ni­ción de la RAE, “mag­ni­tud fí­si­ca que per­mi­te or­de­nar la se­cuen­cia de los su­ce­sos, es­ta­ble­cien­do un pa­sa­do, un pre­sen­te y un fu­tu­ro, y cu­ya uni­dad en el sis­te­ma internacional es el se­gun­do”.

Y aquí es­tá el quid de la cues­tión, ¿có­mo or­de­na­mos esas ac­cio­nes que sin nin­gu­na du­da, si rea­li­za­mos, lo de­be­mos ha­cer den­tro de ese es­pa­cio, lla­ma­do tiem­po, en unos se­gun­dos de­ter­mi­na­dos? Una ta­rea rea­li­za­da, fue­ra de su es­pa­cio na­tu­ral y apro­pia­do, o con una du­ra­ción des­pro­por­cio­na­da a la ne­ce­sa­ria, nun­ca pue­de ser per­fec­ta y no apor­ta­rá sa­tis­fac­ción a su crea­dor.

Sí, el día tie­ne 24 h y te de­di­ques a lo que te de­di­ques, aquí so­mos to­dos igua­les, na­die vi­ve más de 24 h al día, me­nos si, y es­ta es la cla­ve que ayu­da al buen apro­ve­cha­mien­to del tiem­po, que pue­des du­rar me­nos de 24 h. Pe­ro ya ha­bla­re­mos de eso.

¿Por qué unos consiguen ha­cer mu­cho más que otros? La efi­cien­cia ¿Por qué unas per­so­nas son más pro­duc­ti­vas que otras du­ran­te un mis­mo es­pa­cio tem­po­ral, y mu­chas ve­ces an­te se­cuen­cias de su­ce­sos si­mi­la­res? Ve­re­mos con qué re­cur­sos con­ta­mos pa­ra que el re­par­to de su­ce­sos du­ran­te un día la­bo­ral ti­po sea lo más efi­cien­te po­si­ble co­mo pa­ra ter­mi­nar­lo di­cien­do “ha va­li­do la pe­na vi­vir­lo”. Se­gui­re­mos…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.