Ola de ca­lor y la ter­ce­ra edad

Nou Horta (Nord) - - Publireportatge -

En Es­pa­ña, cuan­do lle­ga el ve­rano sue­len re­gis­trar­se pe­río­dos, de va­rios días de du­ra­ción, en los cua­les las tem­pe­ra­tu­ras pue­den su­pe­rar los 40ºC. Es­to es par­ti­cu­lar­men­te preo­cu­pan­te ya que si el or­ga­nis­mo no es ca­paz de com­pen­sar las va­ria­cio­nes de la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral pue­den al­te­rar­se las fun­cio­nes vi­ta­les, tra­yen­do con­si­go gra­ves con­se­cuen­cias de sa­lud. En los adul­tos ma­yo­res con pa­to­lo­gías cró­ni­cas los me­ca­nis­mos que tie­ne el cuer­po hu­mano pa­ra re­gu­lar su tem­pe­ra­tu­ra pue­den fra­ca­sar y la tem­pe­ra­tu­ra muy ele­va­da au­men­ta­ría la pér­di­da de agua y elec­tro­li­tos ne­ce­sa­rios pa­ra el nor­mal fun­cio­na­mien­to de los dis­tin­tos ór­ga­nos, pu­dien­do pro­vo­car ca­lam­bres mus­cu­la­res, des­hi­dra­ta­ción, in­so­la­ción y, fi­nal­men­te, gol­pe de ca­lor, con afec­ta­ción mul­ti­or­gá­ni­ca que en el peor de los ca­sos pue­de cau­sar muer­te.

¿Por qué afec­ta es­pe­cial­men­te a las per­so­nas ma­yo­res?

Las per­so­nas ma­yo­res tie­nen una «sen­sa­ción re­du­ci­da de ca­lor», por lo que se pro­te­gen me­nos de las tem­pe­ra­tu­ras ex­tre­mas. Por otro la­do, tie­nen una per­cep­ción de sed me­nor, por lo que el ries­go de des­hi­dra­ta­ción en ellos es muy su­pe­rior al pre­sen­te en el res­to de la po­bla­ción.

¿Có­mo pue­do sa­ber si mi abue­li­to tie­ne un gol­pe de ca­lor o des­hi­dra­ta­ción?

Do­lor de ca­be­za, náu­seas, ma­reos, es­ca­lo­fríos o sen­sa­ción de bo­ca pas­to­sa, pe­ro tam­bién sín­to­mas más gra­ves co­mo vó­mi­tos, en­ro­je­ci­mien­to y se­que­dad de la piel, ca­lam­bres mus­cu­la­res, des­orien­ta­ción, ori­nas de co­lor os­cu­ro, pér­di­da de con­cien­cia o la no su­do­ra­ción pe­se al ca­lor ex­tre­mo.

¿Qué pue­do ha­cer pa­ra evi­tar­lo? • Dar be­bi­das que pue­den ser frías, no al­cohó­li­cas y sin ca­feí­na. Evi­tar las be­bi­das muy frías por­que pue­den cau­sar ca­lam­bres.

• Rea­li­zar co­mi­das li­ge­ras. Los ali­men­tos más re­co­men­da­bles son fru­tas, hor­ta­li­zas y ver­du­ras.

• Usar ro­pa ligera y de co­lo­res cla­ros.

• Evi­tar ejer­ci­cio o ac­ti­vi­dad fí­si­ca in­ten­sa.

• Evi­tar cam­bios brus­cos de tem­pe­ra­tu­ra.

• Si no es ne­ce­sa­rio, evi­tar sa­lir en las ho­ras de ma­yor ca­lor.

• Evi­tar ex­po­ner­se al sol du­ran­te los pri­me­ros días que nos en­fren­ta­mos a al­tas tem­pe­ra­tu­ras. • To­mar una du­cha con agua fría. • Uso de som­bre­ro pa­ra pro­te­ger­se del sol.

• Vi­gi­lar la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral has­ta que des­cien­da a 38°C y 39°C”. Con­tro­lar la tem­pe­ra­tu­ra ca­da 15 mi­nu­tos.

• Si de­ci­des to­mar el sol, lo me­jor es ha­cer­lo de for­ma pro­gre­si­va, em­pe­zan­do con se­sio­nes de 15 a 20 mi­nu­tos y au­men­tan­do el tiem­po, pe­ro siem­pre sin su­pe­rar las ex­po­si­cio­nes de más de 45 mi­nu­tos.

¿Qué ha­go si mi abue­li­to su­fre un gol­pe de ca­lor?

• Lla­me a emer­gen­cias sa­ni­ta­rias al 112.

• Co­lo­que al en­fer­mo en un lu­gar a la som­bra.

• Quí­te­le ro­pa pa­ra ai­rear­le.

• Si es­tá cons­cien­te, co­ló­que­le con la ca­be­za li­ge­ra­men­te ele­va­da y ofréz­ca­le abun­dan­te agua. • Re­frés­que­le con agua fría o hie­lo, so­bre to­do la ca­ra y axi­las. No le me­ta en la ba­ñe­ra pa­ra en­friar­le. • Si es­tá in­cons­cien­te co­ló­que­le tum­ba­do de la­do, con las pier­nas fle­xio­na­das.

• Nun­ca dé lí­qui­dos a una per­so­na in­cons­cien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.