Con­vul­sio­nes, epi­lep­sia, y sin­co­pes

Nou Horta (Nord) - - Paterna -

Una de las con­sul­tas de ur­gen­cias más fre­cuen­tes es la pér­di­da de co­no­ci­mien­to de nues­tra mas­co­ta. Co­mo es ló­gi­co, los pro­pie­ta­rios nos lla­man muy asus­ta­dos y con­fun­den tér­mi­nos lla­man­do a to­do ata­que epi­lép­ti­co, pe­ro el sín­co­pe, la con­vul­sión y la epi­lep­sia con dis­tin­tos con­cep­tos.

Una con­vul­sión es un epi­so­dio de ac­ti­vi­dad tó­ni­co-cló­ni­ca con, ha­bi­tual­men­te, pér­di­da de co­no­ci­mien­to. A ve­ces pue­de ser in­clu­so un sim­ple tic en el ojo o un tem­blor mus­cu­lar, son con­vul­sio­nes par­cia­les.

Las con­vul­sio­nes tie­nen va­rias fa­ses, tan­to an­tes co­mo des­pués del “ata­que” en sí mis­mo el ani­mal sue­le pre­sen­tar al­te­ra­cio­nes de com­por­ta­mien­to es­tán ner­vio­sos o ale­tar­ga­dos, no quie­ren co­mer, se es­con­den o es­tán des­orien­ta­dos. Cuan­do la con­vul­sión se pro­lon­ga en el tiem­po, se de­no­mi­na sta­tus epi­lép­ti­co y es una con­di­ción que re­quie­re tra­ta­mien­to hos­pi­ta­la­rio con an­ti­con­vul­si­vos in­tra­ve­no­sos. Las cau­sas de una cri­sis con­vul­si­va son muy va­ria­das, in­fec­cio­sas, tó­xi­ca, me­ta­bó­li­cas, vas­cu­la­res, de­ge­ne­ra­ti­vas, tu­mo­ra­les… Hay que rea­li­zar un pro­to­co­lo diag­nós­ti­co ex­haus­ti­vo y or­de­na­do pa­ra ha­llar la cau­sa y ver si es tra­ta­ble. La epi­lep­sia es la pre­sen­cia de con­vul­sio­nes cró­ni­cas sin evi­den­cias de nin­gu­na otra al­te­ra­ción.

El sín­co­pe en cam­bio, se de­fi­ne co­mo la pér­di­da sú­bi­ta de la con­cien­cia y tono pos­tu­ral con re­cu­pe­ra­ción es­pon­tá­nea de­bi­da, ge­ne­ral­men­te, a gra­dos va­ria­bles de una hi­po­per­fu­sión ce­re­bral. Ge­ne­ral­men­te las cau­sas son ba­ja­das de ten­sión y pro­ble­mas car­dia­cos, y el en­fo­que diag­nós­ti­co es dis­tin­to. Por eso im­por­tan­te que el pro­pie­ta­rio nos de la má­xi­ma in­for­ma­ción pa­ra po­der tra­ba­jar de la ma­ne­ra más efi­caz. Por úl­ti­mo nos gus­ta­ría re­cal­car si te­néis al­gún ani­mal que sea epi­lép­ti­co aho­ra en ve­rano si no los vais a vi­gi­lar de­jar­los a la som­bra en un lu­gar fres­co. Si un pe­rro con­vul­sio­na y que­da pos­tra­do al sol, pue­de fá­cil­men­te desa­rro­llar un gol­pe de ca­lor se­cun­da­rio.

La ma­yo­ría de pe­rros epi­lép­ti­cos con unos con­tro­les pue­den te­ner una vi­da lar­ga y con ca­li­dad. Si tie­ne cual­quier du­da en Grup Ve­te­ri­na­ri To­rrent es­ta­re­mos en­can­ta­dos de aten­der­los.

Ger­mán Cer­ve­ra, ve­te­ri­na­rio. Grup Ve­te­ri­na­ri To­rrent C/ Pa­dre Mén­dez, 134 · To­rrent Te­lé­fono: 96 158 17 40

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.