Dos años trans­for­man­do la Dipu­tación

La Cor­po­ra­ción in­vier­te 200 mi­llo­nes de eu­ros en los mu­ni­ci­pios va­len­cia­nos en la pri­me­ra par­te de la le­gis­la­tu­ra

Nou Horta (Nord) - - Portada - REDACCIÓN

Los ob­je­ti­vos de Jor­ge Ro­drí­guez al fren­te de la Dipu­tación de Va­len­cia, que bá­si­ca­men­te pa­sa­ban por lim­piar la ima­gen de la ins­ti­tu­ción y re­cu­pe­rar su pa­pel de di­na­mi­za­do­ra co­mar­cal ha­cién­do­la útil a los ciu­da­da­nos, se han cum­pli­do so­bra­da­men­te en la pri­me­ra mi­tad de la le­gis­la­tu­ra. El pa­sa­do 14 de ju­lio se cum­plían los dos pri­me­ros años de un nue­vo go­bierno pro­vin­cial que, co­mo pun­to de par­ti­da, de­ci­dió que los ver­da­de­ros pro­ta­go­nis­tas de la le­gis­la­tu­ra fue­ran los al­cal­des y al­cal­de­sas.

Los ob­je­ti­vos de Jor­ge Ro­drí­guez al fren­te de la Dipu­tación de Va­len­cia, que bá­si­ca­men­te pa­sa­ban por lim­piar la ima­gen de la ins­ti­tu­ción y re­cu­pe­rar su pa­pel de di­na­mi­za­do­ra co­mar­cal ha­cién­do­la útil a los ciu­da­da­nos, se han cum­pli­do so­bra­da­men­te en la pri­me­ra mi­tad de la le­gis­la­tu­ra. El pa­sa­do 14 de ju­lio se cum­plían los dos pri­me­ros años de un nue­vo go­bierno pro­vin­cial que, co­mo pun­to de par­ti­da, de­ci­dió que los ver­da­de­ros pro­ta­go­nis­tas de la le­gis­la­tu­ra fue­ran los al­cal­des y al­cal­de­sas. Esa au­to­no­mía mu­ni­ci­pal que vie­ne cui­dan­do Ro­drí­guez y sus so­cios de go­bierno des­de el mo­men­to en que to­mó la va­ra de man­do en el Pa­lau de la Batlia es uno de los cin­co ejes so­bre los que se ar­ti­cu­la le ges­tión pro­vin­cial. “Na­die me­jor que los al­cal­des y al­cal­de­sas co­no­cen los pro­ble­mas y ne­ce­si­da­des de sus mu­ni­ci­pios y ciu­da­des y las in­quie­tu­des de sus ve­ci­nos”, re­pi­te co­mo un man­tra el pre­si­den­te de la Dipu­tación y al­cal­de de On­tin­yent. Su con­di­ción de res­pon­sa­ble mu­ní­ci­pe mar­ca la ho­ja de ru­ta de una ins­ti­tu­ción na­ci­da po­lí­ti­ca­men­te de un acuer­do a cua­tro ban­das, que ha sa­bi­do in­te­grar las di­fe­ren­cias en torno a ese prin­ci­pio de au­to­no­mía mu­ni­ci­pal que des­tie­rra los pla­nes te­le­di­ri­gi­dos de la era Rus y apues­ta por la ob­je­ti­vi­dad y la trans­pa­ren­cia co­mo ci­mien­tos de la dis­tri­bu­ción de las ayu­das en­tre los 266 mu­ni­ci­pios de la provincia. Vol­vien­do a los re­tos de ese dis­cur­so de in­ves­ti­du­ra de ha­ce dos años en el Sa­lón de Rei­nas, se em­pe­zó por abrir puer­tas y ven­ta­nas en una ins­ti­tu­ción que olía a po­dri­do, ten­dien­do la mano a la jus­ti­cia pa­ra arro­jar luz a las ti­nie­blas del pa­sa­do. El fin del clien­te­lis­mo que ema­na­ba de los pla­nes pro­vin­cia­les, des­de las leds a las cal­de­ras, pa­san­do por el cés­ped ar­ti­fi­cial, vino acom­pa­ña­do de una sim­pli­fi­ca­ción de esos pla­nes y cri­te­rios ob­je­ti­vos pa­ra un re­par­to que de­jó de te­ner en cuen­ta el co­lor po­lí­ti­co de los ayun­ta­mien­tos.

Más de 200 mi­llo­nes en dos años

Ba­jo es­tas pre­mi­sas y so­bre la ba­se de la igual­dad, el se­gun­do de los ejes de ges­tión del equi­po de Ro­drí­guez y sus so­cios de go­bierno, la Dipu­tación de Va­len­cia ha in­ver­ti­do en los mu­ni­ci­pios va­len­cia­nos al­go más de 200 mi­llo­nes de eu­ros en es­tos dos pri­me­ros años de le­gis­la­tu­ra. Una can­ti­dad que se sus­ten­ta bá­si­ca­men­te a tra­vés de los dis­tin­tos Pla­nes de In­ver­sio­nes Sos­te­ni­bles, la fór­mu­la idea­da por Ro­drí­guez pa­ra que el re­ma­nen­te no aca­ba­ra en los ban­cos y que­da­ra a dis­po­si­ción de los mu­ni­ci­pios pa­ra aco­me­ter obras re­cla­ma­das por los ciu­da­da­nos, y de un Plan de Obras y Ser­vi­cios que ha cam­bia­do de piel y que sim­pli­fi­ca los pro­ce­di­mien­tos ba­jo la de­no­mi­na­ción de SOM.

Los pla­nes es­tre­lla de la era Rus que hoy son car­ne de UCO pa­ra de­ter­mi­nar el al­can­ce de las pre­sun­tas mor­di­das han pa­sa­do a ser in­ver­sio­nes sos­te­ni­bles y ser­vi­cios y obras mu­ni­ci­pa­les de­ter­mi­na­dos por los ayun­ta­mien­tos, jun­to a pro­gra­mas es­pe­cí­fi­cos del res­to de áreas co­mo el Plan de Ca­mi­nos Ru­ra­les, las in­ver­sio­nes en ca­rre­te­ras, que se cen­tran en el man­te­ni­mien­to y la se­gu­ri­dad vial, y las lí­neas de ayu­da al man­te­ni­mien­to y la ge­ne­ra­ción de em­pleo en las co­mar­cas, en es­pe­cial en las zo­nas ame­na­za­das por la des­po­bla­ción ru­ral. La cul­mi­na­ción de es­te gi­ro en las ayu­das pro­vin­cia­les, en pa­la­bras de Ro­drí­guez “la cua­dra­tu­ra del círcu­lo de la fi­nan­cia­ción mu­ni­ci­pal”, se ha con­ver­ti­do en el ter­ce­ro de los ejes del go­bierno pro­gre­sis­ta de la Dipu­tación, que for­man los so­cia­lis­tas jun­to a Com­pro­mís, Es­que­rra Uni­da y Va­lèn­cia en Co­mú. Se tra­ta del Fon­do de Coo­pe­ra­ción Mu­ni­ci­pal, una reivin­di­ca­ción his­tó­ri­ca del mu­ni­ci­pa­lis­mo a la que ha da­do res­pues­ta la Ge­ne­ra­li­tat del Pac­te del Bo­tà­nic y las dipu­tacio­nes de Va­len­cia y Cas­te­llón, es­ta úl­ti­ma go­ber­na­da por el ‘po­pu­lar’ Javier Mo­li­ner.

La Dipu­tación de Va­len­cia ha des­ti­na­do es­te año una par­ti­da de 20,6 mi­llo­nes de eu­ros a es­te Fon­do de Coo­pe­ra­ción, la mis­ma can­ti­dad que ha apor­ta­do la Ge­ne­ra­li­tat y que ha per­mi­ti­do a los 266 mu­ni­ci­pios de la provincia dis­po­ner de esos 41,2 mi­llo­nes pa­ra in­ver­sio­nes o gas­to co­rrien­te en los al­bo­res del ve­rano, una in­yec­ción de li­qui­dez que no so­lo per­mi­te com­ple­tar obras y pro­yec­tos pen­dien­tes, sino ga­ran­ti­zar ser­vi­cios a los que no lle­gan los con­sis­to­rios. “¿De qué sir­ve te­ner un gran tea­tro si no pue­des con­tra­tar es­pec­tácu­los o pa­gar los gas­tos bá­si­cos de man­te­ni­mien­to?”, se pre­gun­ta Ro­drí­guez, y el Fon­do de Coo­pe­ra­ción da res­pues­ta a és­ta y otras la­gu­nas del gas­to co­rrien­te de los mu­ni­ci­pios.

Pro­fe­sio­na­li­za­ción y dig­ni­dad

El cuar­to de los ejes tras­la­da los prin­ci­pios a la ges­tión de la ins­ti­tu­ción pro­vin­cial, que se fi­jó co­mo me­tas al­can­za­bles la dig­ni­fi­ca­ción de la sa­lud men­tal en el Psi­quiá­tri­co de Bé­te­ra, la crea­ción de una red de mu­ni­ci­pios pro­te­gi­dos con­tra la vio­len­cia de gé­ne­ro, con in­cen­ti­vos en fun­ción de la im­pli­ca­ción de ca­da ayun­ta­mien­to en la lu­cha con­tra es­ta la­cra, y la re­pa­ra­ción de la me­mo­ria de los re­pre­sa­lia­dos del Fran­quis­mo, que ha con­ver­ti­do a la Dipu­tación en la pri­me­ra ad­mi­nis­tra­ción que ha in­ver­ti­do en la ex­hu­ma­ción de fo­sas co­mu­nes en las co­mar­cas va­len­cia­nas, una par­ti­da que se ha du­pli­ca­do has­ta su­pe­rar el me­dio mi­llón de eu­ros pa­ra dar res­pues­ta a to­das las fa­mi­lias de las víc­ti­mas.

Den­tro de esos prin­ci­pios des­ta­can otras dos ten­den­cias que con­tri­bu­yen a de­mo­ler el an­te­rior mo­de­lo de ges­tión pro­vin­cial. Por una par­te la pro­fe­sio­na­li­za­ción de los ser­vi­cios, que ha te­ni­do su má­xi­ma ex­pre­sión en la in­clu­sión de las bri­ga­das de Di­val­te­rra ba­jo el man­do úni­co del Con­sor­cio Pro­vin­cial de Bom­be­ros. Los nue­vos ges­to­res bus­can aca­bar con la red clien­te­lar que con­tro­la­ba la an­ti­gua Imel­sa y re­for­zar la coor­di­na­ción y la efec­ti­vi­dad de los 1.300 efec­ti­vos de los que dis­po­ne la Cor­po­ra­ción pa­ra pre­ve­nir e ex­tin­guir los in­cen­dios.

Por otra par­te es­tá la re­be­lión con­tra el ha­bi­tual cor­to­pla­cis­mo po­lí­ti­co. Ro­drí­guez y sus so­cios de go­bierno han in­ten­ta­do so­bre­po­ner­se a esa ges­tión a cor­to pla­zo que bus­ca un im­pac­to a cor­to pla­zo, cuan­do no in­mi­nen­te, y han ac­ti­va­do las lu­ces lar­gas en un vehícu­lo pro­vin­cial cu­yo pro­ble­ma no era el vehícu­lo sino el con­duc­tor. Fru­to de es­te nue­vo re­co­rri­do na­ce el Plan de Mo­vi­li­dad Ci­clo­pea­to­nal, un pro­gra­ma a ocho años con 100 ac­tua­cio­nes en 132 ki­ló­me­tros de vías que re­for­za­rán la se­gu­ri­dad de ci­clis­tas y vian­dan­tes, el Pac­to de Al­cal­días pa­ra in­cen­ti­var la sos­te­ni­bi­li­dad me­dioam­bien­tal o las ofi­ci­nas co­mar­ca­les que irán aglu­ti­nan­do los ser­vi­cios que ofre­ce la Dipu­tación en las ca­pi­ta­les de co­mar­ca pa­ra acer­car esa ges­tión a los mu­ni­ci­pios.

Des­em­bar­co en las co­mar­cas

El quin­to de los ejes de la ver­sión pro­vin­cial del Pac­te del Bo­tà­nic es la iti­ne­ran­cia que per­mi­te acer­car la ins­ti­tu­ción a las co­mar­cas des­de cual­quie­ra de sus áreas. La ex­po­si­ción ‘Me­mò­ria de la Mo­der­ni­tat’, me­dian­te la que Ro­drí­guez de­ci­dió de­vol­ver a los va­len­cia­nos un pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co ocul­to que les per­te­ne­cía, es la pie­dra an­gu­lar del pro­yec­to ‘La Dipu­tació a les Co­mar­ques’, que se ha ini­cia­do con el des­em­bar­co de to­do el uni­ver­so pro­vin­cial en Re­que­na, en una ru­ta que se­gui­rá en Al­zi­ra, Gan­día, On­tin­yent, Sa­gunt y To­rrent en la se­gun­da mi­tad de la le­gis­la­tu­ra. Esa iti­ne­ran­cia al­can­za a dis­tin­tos pro­gra­mas, ex­po­si­cio­nes y even­tos cul­tu­ra­les, con el fin de acer­car to­das es­tas pro­pues­tas a los mu­ni- ci­pios, des­de la ópe­ra a los con­cier­tos mu­si­ca­les, pa­san­do por las re­pre­sen­ta­cio­nes tea­tra­les o los even­tos de­por­ti­vos y los pro­duc­tos tu­rís­ti­cos con un va­lor aña­di­do que ver­te­bran el te­rri­to­rio. Sir­va la con­so­li­da­ción de la Vuel­ta co­mo un clá­si­co del ve­rano en las ca­rre­te­ras va­len­cia­nas co­mo ejem­plo de iti­ne­ran­cia y ver­te­bra­ción.

Tras dos años de trans­for­ma­ción en la Dipu­tación de Jor­ge Ro­drí­guez, de Mª Jo­sep Ami­gó, Ro­sa Pé­rez Ga­ri­jo y Ber­to Ja­ra­mi­llo, del go­bierno pro­vin­cial del cam­bio, ¿cuá­les son aho­ra los re­tos? Ha­bla el pre­si­den­te de “con­so­li­dar los cam­bios im­pul­sa­dos y po­ner en mar­cha pro­yec­tos am­bi­cio­sos y ne­ce­sa­rios co­mo la Red de Mu­ni­ci­pios Pro­te­gi­dos con­tra la Vio­len­cia de Gé­ne­ro, la red de vías ci­clo­pea­to­na­les o las me­jo­ras en co­le­gios y cen­tros so­cia­les. Y tam­bién en re­sol­ver pro­ble­mas co­mo el de las de­fi­cien­cias es­truc­tu­ra­les del Es­ca­lan­te, del que “no po­de­mos huir”.

Es­te es el ca­mino por re­co­rrer en los pró­xi­mos dos años, sin ol­vi­dar un prin­ci­pio que en­vuel­ve la ac­ción de go­bierno pro­vin­cial con to­dos sus ejes: la coo­pe­ra­ción con el res­to de ad­mi­nis­tra­cio­nes en lu­gar de la con­fron­ta­ción que pro­pi­ció un día la ba­ta­lla en­tre pa­laus.

Rue­da de pren­sa de la Dipu­tación ha­cien­do ba­lan­ce de los tres años

Rue­da de pren­sa de la Dipu­tación ha­cien­do ba­lan­ce de los tres años

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.