Agos­to

Nou Horta (Nord) - - Editorial I Opinió - Ra­fael Es­crig

Ca­da mes del año tie­ne un nom­bre pro­pio y ese nom­bre un sig­ni­fi­ca­do, pe­ro ¿ese sig­ni­fi­ca­do lle­ga a in­fluir en di­cho mes? Ob­via­men­te que no. ¿Ocu­rre lo mis­mo con el nom­bre de las per­so­nas? Evi­den­te­men­te el nom­bre de las per­so­nas se po­ne a prio­ri de co­no­cer el ca­rác­ter o los de­ta­lles que van a mar­car la sin­gu­la­ri­dad de ca­da in­di­vi­duo. Se­rá el so­bre­nom­bre o el apo­do el que lo di­fe­ren­cia­rá de los de­más, bien por al­gún ras­go dis­tin­ti­vo de su ca­rác­ter o bien por su fi­so­no­mía. Aun­que to­dos sa­be­mos que a ve­ces, ese mis­mo nom­bre, por su ra­re­za o su sig­ni­fi­ca­do, pue­de con­ver­tir­se en el apo­do que mar­que a la per­so­na pa­ra to­da su vi­da. Pen­se­mos en nom­bres co­mo To­lomeo, Pe­pón, Sil­ves­tre o Ca­lí­gu­la. Pe­ro vol­va­mos al nom­bre de los me­ses del año. Es­te agos­to pa­sa­do, que he­mos re­co­rri­do su­frien­do sus te­rri­bles ca­lo­res y su im­pla­ca­ble se­quía, ¿por qué de­be su nom­bre al em­pe­ra­dor ro­mano Au­gus­to Oc­ta­vio? Si re­pa­sa­mos la bio­gra­fía de es­te per­so­na­je ve­re­mos que Au­gus­to fue el pri­mer em­pe­ra­dor ro­mano, que reinó en­tre el 27 y el 14 a.C., que se en­fren­tó a Mar­co An­to­nio, que am­plió y afian­zó las fron­te­ras del im­pe­rio has­ta el Da­nu­bio. No tu­vo hi­jos va­ro­nes de nin­guno de sus tres ma­tri­mo­nios, por lo que adop­tó a su yerno Ti­be­rio pa­ra su­ce­der­le en el trono. Pa­ra que se com­pren­da la re­la­ción del nom­bre con el mes, he­mos de acla­rar que fue Oc­ta­vio Au­gus­to quien cam­bió el nom­bre de ese mes, has­ta en­ton­ces de- no­mi­na­do sex­ti­lis, por el de au­gus­tus, a imi­ta­ción de su tío Ju­lio Cé­sar vein­tiún años an­tes con el mes quin­cti­lis, que pa­só a lla­mar­se iu­lius. En la ac­tua­li­dad, la ma­yo­ría de los pa­dres tie­ne un se­rio pro­ble­ma a la ho­ra de ele­gir el nom­bre de sus vás­ta­gos. Ge­ne­ral­men­te no te­ne­mos pa­dri­nos co­mo Ju­lio Cé­sar, ni el se­na­do nos ho­me­na­jea con nin­gún tí­tu­lo de au­gus­tus. Así que he­mos de con­ten­tar­nos con re­pe­tir el nom­bre de un fa­mi­liar, ir al san­to­ral cai­ga quien cai­ga, o po­ner nom­bres ra­ros, por no de­cir ab­sur­dos y que las más de las ve­ces más pa­re­ce otra co­sa que un nom­bre pro­pio. A es­te res­pec­to, siem­pre me ha he­cho gra­cia el nom­bre de Adrián, por cier­to, uno de los más po­pu­la­res úl­ti­ma­men­te. Es­toy con­ven­ci­do de que la in­men­sa ma­yo­ría de los pa­dres que col­ga­ron ese nom­bre a su hi­jo, des­co­no­cen que su sig­ni­fi­ca­do es: “jua­ne­te, in­fla­ma­ción en el de­do gor­do del pie” (ver RAE). Es­pe­ro que na­die se en­cuen­tre ofen­di­do por es­ta acla­ra­ción y que si­gan vien­do a su hi­jo con los mis­mos ojos de siem­pre, ¡fal­ta­ría más! Pe­ro he­mos de sa­ber que los es­tu­dios de le­xi­co­gra­fía nos in­di­can que la po­li­se­mia es vá­li­da y acep­ta­da en nom­bres co­mu­nes y que, cuan­do se da esa po­li­se­mia en los nom­bres pro­pios, no es­ta­ble­ce que ha­yan de te­ner el mis­mo sen­ti­do, pe­ro sí que exis­te una cla­ra referencia. Así que, cui­da­do con el nom­bre que po­ne­mos a nues­tros hi­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.