Un día ‘ca­sa a ca­sa’ con Pe­pe Pons

De­ci­di­mos acom­pa­ñar al can­di­da­to del Par­ti­do Po­pu­lar de Ala­quàs, Pe­pe Pons, una tar­de por la ciu­dad. Son las cin­co de la tar­de cuan­do nos en­con­tra­mos con él y nos ex­pli­ca que des­de ha­ce me­ses es­tá yen­do, a ha­blar con los ve­ci­nos a sus ca­sas pa­ra co­no­cer d

Nou Horta (Oest) - - Alaquàs - REDACCIÓN

«Si no sa­les a pie de ca­lle y le pre­gun­tas a la gen­te, no pue­des sa­ber exac­ta­men­te lo que ne­ce­si­tan ni cua­les son sus pro­ble­mas. Así que to­das las tar­des va­mos ca­sa por ca­sa y puer­ta por puer­ta, pa­ra que los ve­ci­nos nos cuen­ten», nos co­men­ta Pons. «De he­cho bue­na par­te de nues­tro pro­gra­ma elec­to­ral es­tá di­se­ña­do de es­ta ma­ne­ra, con las co­la­bo­ra­cio­nes de los ciu­da­da­nos con los que ha­bla­mos a dia­rio». To­das las tar­des Pons, jun­to con un par de sim­pa­ti­zan­tes del Par­ti­do Po­pu­lar, eli­gen una ca­lle, se iden­ti­fi­can y suben a sa­lu­dar a los ve­ci­nos. Allí re­co­gen las opi­nio­nes de es­tos y sus ne­ce­si­da­des, con las que co­mien­zan a con­fi­gu­rar su pro­gra­ma elec­to­ral. Pe­pe lla­ma al primer pa­tio y subimos has­ta la úl­ti­ma plan­ta. En el as­cen­sor le pre­gun­ta­mos por como la si­tua­ción ac­tual de la po­lí­ti­ca pue­de in­fluir en las elec­cio­nes lo­ca­les. «Te­ne­mos más cla­ro que nun­ca— ex­pli­ca Pons— que lo real­men­te im­por­tan­te, a ni­vel lo­cal, no son los gran­des po­si­cio­na­mien­tos ideo­ló­gi­cos, sino la vida dia­ria de las per­so­nas. La si­tua­ción a ni­vel na­cio­nal es la que es, pe­ro he­mos de re­cor­dar que a fin de cuen­tas el al­cal­de ha de ser una per­so­na cer­ca­na, que es­cu­che los pro­ble­mas reales de la gen­te y les dé so­lu­cio­nes reales, no brin­dis al sol». To­ca el tim­bre en la pri­me­ra puer­ta y na­die abre. Tam­po­co en la se­gun­da. «A ve­ces pa­sa y otras en­cuen­tras a to­dos los ve­ci­nos». ¿Nun­ca ha­béis te­ni­do pro­ble­mas cuan­do os han abier­to?, in­qui­ri­mos. «No. Hay gen­te más fría, otra más cá­li­da, pe­ro la in­men­sa ma­yo­ría agra­de­cen que al­guien se preo­cu­pe por ellos. No pre­ten­do me­ter­me en la ca­sa de na­die ni ven­der­les na­da. De he­cho, de mo­men­to, no es­ta­mos ex­pli­can­do, es­ta­mos re­co­gien­do el sen­tir de la gen­te, sus ne­ce­si­da­des, pa­ra plas­mar­las en el pro­gra­ma elec­to­ral. Lle­va­mos ya de­ce­nas de pro­pues­tas y es­pe­ra­mos po­der re­co­ger mu­chas más». Una se­ño­ra ma­yor abre la puer­ta. Pa­re­ce es­cép­ti­ca en un prin­ci­pio cuan­do Pe­pe le ofre­ce la mano y le ex­pli­ca que es el can­di­da­to del Par­ti­do Po­pu­lar de Ala­quàs a la al­cal­día. «Yo no soy mu­cho de us­te­des, ya sa­be». Sin em­bar­go, an­tes de dar­nos cuen­ta, han pa­sa­do diez mi­nu­tos y la mu­jer con­ver­sa ami­ga­ble­men­te so­bre lo que se ne­ce­si­ta, pues al pa­re­cer la ace­ra si­tua­da al otro la­do de la ca­lle es­tá ro­ta y ha te­ni­do un par de sus­tos fuer­tes al es­tar a pun­to de caer de bru­ces. Pe­pe to­ma no­ta de lo que le co­men­ta la se­ño­ra, quien se des­pi­de afa­ble­men­te. «A dia­rio nos en­con­tra­mos a per- so­nas que tie­nen muy cla­ro que no nos votarán por­que se con­fun­de la po­lí­ti­ca lo­cal con otros ám­bi­tos. Sin em­bar­go, lo ha­gan o no, hay que es­cu­char a to­do el mun­do y bus­car so­lu­cio­nes pa­ra to­do el mun­do», in­di­ca Pons an­tes de lla­mar al si­guien­te tim­bre. Mi­ra­mos el re­loj al sa­lir de la fin­ca: 18.30. «Mi in­ten­ción es la de vi­si­tar a to­dos los ve­ci­nos de Ala­quàs dos ve­ces. Una pa­ra re­co­ger in­for­ma­ción y otra pa­ra ex­pli­car nues­tro pro­gra­ma elec­to­ral.— aprovechamos el te­ma pa­ra in­qui­rir so­bre qué pun­tos prin­ci­pa­les ver­sa­rá la cam­pa­ña elec­to­ral.— Bien, fun­da­men­tal­men­te lo que le preo­cu­pa a los ciu­da­da­nos: lim­pie­za, se­gu­ri­dad, apar­ca­mien­to y sen­ti­do de cir­cu­la­ción de las ca­lles, el mo­ti­vo por el que en Ala­quàs pa­ga­mos im­pues­tos tan ca­ros y a pe­sar de ellos pa­ga­mos tan­tí­si­mo y, fun­da­men­tal­men­te, el em­pleo». Le re­cor­da­mos le­ma de las úl­ti­mas elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les: 4.000 pa­ra­dos, 4.000 ra­zo­nes. «Por des­gra­cia to­da­vía es­tá vi­gen­te. A pe­sar de ha­ber vi­sos de re­cu­pe­ra­ción, la si­tua­ción pa­ra quie­nes no tie­nen em­pleo es muy di­fí­cil y me­re­cen por nues­tra par­te una de­di­ca­ción ab­so­lu­ta. En nues­tro pro­gra­ma plan­tea­mos una se­rie de me­di­das pa­ra ge­ne­rar em­pleo en Ala­quàs, como el Plan In­te­gral de Em­pleo, que lle­va­mos en el se­gun­do mes de le­gis­la­tu­ra al pleno y fue re­cha­za­do por PSOE y Blo­cEls Verds sim­ple­men­te por ha­ber si­do plan­tea­do por no­so­tros. Des­de lue­go, si los ve­ci­nos de­po­si­tan su con­fian­za en mí, se­rá una de las pri­me­ras me­di­das que pon­dre­mos en vi­gor». «A la gen­te no le in­tere­san ba­ta­llas ab­sur­das en­tre par­ti­dos, le in­tere­sa bus­car so­lu­cio­nes. Por ejem­plo, no­so­tros so­li­ci­ta­mos en un pleno la exen­ción del IBI pa­ra las fa­mi­lias con me­nos re­cur­sos y nos lo de­ne­ga­ron, pe­ro lo apro­ba­ron al mes si­guien­te. Nos ale­gra­mos pro­fun­da­men­te por ello. O ha­ce po­co más de un mes ni si­quie­ra nos de­ja­ron pre­sen­tar una mo­ción so­bre la ne­ce­si­dad de ac­tua­cio­nes ur­gen­tes en la ca­lle Al­bal en don­de los ár­bo­les es­ta­ban rom­pien­do ca­na­li­za­cio­nes sub­te­rrá­neas de va­rias ca­sas y sin em­bar­go han em­pe­za­do a po­ner re­me­dio al asun­to. No­so­tros no tra­ba­ja­mos pa­ra unas si­glas, tra­ba­ja­mos pa­ra que los ciu­da­da­nos vi­van me­jor». So­bre có­mo con­se­guir­lo, Pe­pe Pons lo tie­ne cla­ro: «con me­di­das efi­ca­ces, bien pen­sa­das y me­jor desa­rro­lla­das. Por ci­tar al­gu­nas, te­ne­mos un Plan Ge­ne­ral de Re­vi­ta­li­za­ción del Po­lí­gono de El Bo­va­lar. Hay que acon­di­cio­nar­lo pa­ra que las em­pre­sas se ins­ta­len

y ten­gan fa­ci­li­da­des pa­ra crear em­pleo. No­so­tros pre­ten­de­mos re­cu­pe­rar los 1.000 los pues­tos de tra­ba­jo que se per­die­ron por la ma­la ges­tión mu­ni­ci­pal». Si­guien­do la fi­lo­so­fía de Pe­pe «es me­jor con­sen­suar con to­das las par­tes an­tes de ha­cer al­go pú­bli­co. No so­mos aho­ra opo­si­ción y a par­tir de ma­yo, go­bierno, de or­deno y man­do. Pre­ten­de­mos que to­do el mun­do apor­te, se in­vo­lu­cre y sea par­tí­ci­pe». «Las prio­ri­da­des son cla­ras des­de el mi­nu­to uno. Rea­li­za­re­mos una au­di­to­ría real­men­te pro­fun­da, no la pan­to­mi­ma te­le­di­ri­gi­da que se hi­zo ha­ce un par de años. Te­ne­mos que co­no­cer el es­ta­do real de las cuen­tas. En teo­ría son 46 mi­llo­nes de eu­ros los que se de­ben, aun­que si se su­man con­cep­tos ex­ter­na­li­za­dos, pa­sa­mos de los 55 mi­llo­nes de eu­ros, ca­si diez mil mi­llo­nes de pe­se­tas. En fun­ción de lo que ha­ya real­men­te, po­dre­mos es­ta­ble­cer un plan u otro de ac­tua­ción. Sin em­bar­go las pro­pues­tas que lle­va­re­mos es­tán ba­sa­das en pre­vi­sio­nes de en­con­trar el Ayun­ta­mien­to al bor­de de la ban­ca ro­ta. No que­re­mos pi­llar­nos los de­dos y pro­me­ter co­sas que no po­da­mos cum­plir». Tras ha­blar con al­gu­nos ve­ci­nos más, que ex­pli­can los pro­ble­mas que tie­nen como el rui­do ex­ce­si­vo a cier­tas ho­ras de la no­che o el pro­ble­ma de las he­ces ca­ni­nas, le con­sul­ta­mos so­bre las lí­neas ro­jas que, de go­ber­nar, no pien­san pa- sar. Pons lo tie­ne muy cla­ro: «No se to­ca­rán em­plea­dos pú­bli­cos, pe­ro sí se re­or­ga­ni­za­rán fun­cio­nes. No po­de­mos ha­cer que es­to fun­cio­ne ge­ne­ran­do más pa­ro. No se re­cor­ta­rán ni re­du­ci­rán pres­ta­cio­nes so­cia­les, al con­tra­rio, en­fa­ti­za­re­mos en la ne­ce­si­dad de pro­te­ger a los me­nos fa­vo­re­ci­dos con­ve­nian­do pro­yec­tos con otras ins­ti­tu­cio­nes. No se au­men­ta­rán, de mo­do al­guno, los im­pues­tos, es más, te­ne­mos la in­ten­ción de ba­jar­los des­de el primer año de le­gis­la­tu­ra. No se re­du­ci­rán sub­ven­cio­nes a las aso­cia­cio­nes, es más, se po­ten­cia­rán como te­ji­do vi­vo de Ala­quàs, es­ta­ble­cien­do vías de pa­tro­ci­nio». An­te la pre­gun­ta de có­mo pien­san pa­gar lo que se de­be y au­men­tar co­ber­tu­ras, al tiem­po que se ba­jan los im­pues­tos, le pre­gun­ta­mos si no es­tá in­ten­tan­do ha­cer la cua­dra­tu­ra del círcu­lo. Son­rien­do nos di­ce que no. «Por mi ex­pe­rien­cia como eco­no­mis­ta y tam­bién como au­tó­no­mo, mu­chas ve­ces se pue­de aho­rrar ha­cien­do las co­sas ade­cua­da­men­te. Con una cen­tral de com­pras se pue­de aho­rrar mu­chí­si­mo di­ne­ro. Re­du­cien­do gas­tos du­pli­ca­dos, tam­bién. Po­ten­cian­do la ad­mi­nis­tra­ción elec­tró­ni­ca. Re­ne­go­cian­do los con­tra­tos ex­ter­na­li­za­dos como los de Aguas o Ba­su­ras. Hay múl­ti­ples for­mas». «Sí que hay va­rias par­ti­das en la que va­mos a re­cor­tar: en los suel­dos de los con­ce­ja­les. En pro­pa­gan­da tam­bién he­mos de me­ter la ti­je­ra. No hay que go­ber­nar de ca­ra a la ga­le­ría, hay que go­ber­nar pa­ra los ciu­da­da­nos». Pi­so a pi­so, puer­ta a puer­ta, Pons sa­lu­da a los ve­ci­nos y se ha­ce eco de sus de­man­das. En el ca­so de una chi­ca jo­ven es el trans­por­te. «Te­ne­mos me­di­das es­pe­cí­fi­cas pa­ra me­jo­rar­lo, como la pro­pues­ta del au­to­bús uni­ver­si­ta­rio o de los au­to­bu­ses pa­sa­re­la me­tro». Y eso sin per­der de vis­ta las reivin­di­ca­cio­nes de un tran­vía or­bi­tal, “im­pres­cin­di­ble” pa­ra Pe­pe. «A par­te del puer­ta a puer­ta, du­ran­te to­da la le­gis­la­tu­ra he­mos con­tes­ta­do a los ve­ci­nos cuan­do han te­ni­do al­gún pro­ble­ma. Por des­gra­cia es muy ha­bi­tual que la al­cal­de­sa no res­pon­da a las re­cla­ma­cio­nes de los ciu­da­da­nos, las ig­no­re y dé la ca­lla­da por res­pues­ta. Uno de mis prin­ci­pa­les com­pro­mi­sos es con­tes­tar a cual­quier re­cla­ma­ción en el pla­zo má­xi­mo de tres días, sin ex­cu­sas de nin­gún ti­po». De­ci­di­mos pre­gun­tar­le a Pe­pe Pons por el Co­le­gio Ciu­tat de Cre­mo­na y nos sor­pren­de lo con­tun­den­te de su res­pues­ta. «Quie­ro que se cons­tru­ya el Co­le­gio Ciu­tat de Cre­mo­na. Es ne­ce­sa­rio que los ala­qua­se­ros dis­pon­gan de las me­jo­res ins­ta­la­cio­nes edu­ca­ti­vas po­si­bles y por eso con­ti­núo cre­yen­do que el Co­le­gio Pú­bli­co Ciu­tat de Cre­mo­na ha de ser una reali­dad. Y, des­de lue­go, no me voy a que­dar de per­fil en el asun­to. Una de

«Mi in­ten­ción es la de vi­si­tar a to­dos los ve­ci­nos de Ala­quàs dos ve­ces. Una pa­ra re­co­ger in­for­ma­ción y otra pa­ra ex­pli­car nues­tro pro­gra­ma elec­to­ral»

nues­tras me­di­das más ur­gen­tes se­rá la de di­se­ñar un ma­pa es­co­lar ade­cua­do a la reali­dad de Ala­quàs en la que el Ciu­tat de Cre­mo­na de­be te­ner ca­bi­da. Y ese ma­pa es­co­lar de­be es­tar con­sen­sua­do por to­da la co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va del pue­blo. Con eso en la mano ire­mos don­de sea pa­ra ha­cer­lo reali­dad». Las 20.30. He­mos vi­si­ta­do sie­te fin­cas, de las cua­les tres no te­nían as­cen­sor. Pons nos co­men­tó que su idea es pro­por­cio­nar un ser­vi­cio es­pe­cí­fi­co pa­ra ayu­dar a las per­so­nas con di­fi­cul­ta­des de mo­vi­li­dad a fi­nan­ciar la cons­truc­ción de as­cen­so­res y, en ca­so de im­po­si­bi­li­dad de ello, bus­car al­ter­na­ti­vas. A no­so­tros tam­bién se nos hi­zo un nu­do en la gar­gan­ta cuan­do un an­ciano nos di­jo que por los pro­ble­mas de su mu­jer lle­va ca­si un año sin po­der pi­sar la ca­lle. Vi­ven en un se­gun­do sin ele­va­dor. «Pa­ra no­so­tros los ma­yo­res son una prio­ri­dad. Gra­cias a ellos mu­chas fa­mi­lias es­tán so­bre­po­nién­do­se a la cri­sis y son el pi­lar de nues­tra so­cie­dad. Te­ne­mos una vein­te­na de pro­pues­tas es­pe­cí­fi­cas pa­ra ellos. Y tam­bién pa­ra los jó­ve­nes, por su­pues­to, que son nues­tro fu­tu­ro». Can­sa­dos del tute con­ti­nuo, nos des­pe­di­mos de Pe­pe, que lu­ce una son­ri­sa ra­dian­te. Le pre­gun­ta­mos có­mo es po­si­ble que no es­té ago­ta­do des­pués del tute, y más sa­bien­do que esa es su ru­ti­na ves­per­ti­na des­de ha­ce me­ses. «Cuan­do se ha­ce lo que a uno le gus­ta, se can­sa me­nos. O se lle­va el can­san­cio de otra for­ma. Yo dis­fru­to con el con­tac­to con los ve­ci­nos, me po­ne las pi­las. Lo he di­cho en in­nu­me­ra­bles oca­sio­nes y lo re­pi­to, la po­lí­ti­ca es ser­vir al ciu­da­dano, no ser­vir­se de él. Así que no me pue­do que­jar. Cuan­do sea al­cal­de se­rá to­da­vía más du­ro». Con el op­ti­mis­mo de un Pe­pe Pons arro­lla­dor y con las ideas muy cla­ras nos mar­cha­mos, mien­tras ha­ce­mos re­co­pi­la­ción de to­das las me­di­das que nos ha ido enu­me­ran­do y de las que he­mos trans­cri­to so­lo una mí­ni­ma par­te: un cen­te­nar. De to­da la tar­de nos que­da­mos con una fra­se que Pons ha re­pe­ti­do en va­rias oca­sio­nes «son los ciu­da­da­nos los que ha­rán Ala­quàs me­jo­rar o se­guir es­tan­ca­da. De ellos de­pen­de. Yo es­toy y es­ta­ré don­de con­si­de­ren».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.