Al­daia inau­gu­ra el primer Mu­seo del Aba­ni­co de to­da Es­pa­ña

Nou Horta (Oest) - - Aldaia - REDACCIÓN

Al­daia es la cu­na del aba­ni­co, y es por ello que es el me­jor lu­gar pa­ra al­ber­gar un mu­seo de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, en el que la al­cal­de­sa Car­men Já­ve­ga ha lu­cha­do pa­ra que el edi­fi­cio de la Llot­je­ta, que has­ta el mo­men­to aco­gi­da al­gu­na ex­po­si­ción pun­tual de pal­mi­tos, se con­vir­tie­ra en el primer Mu­seo del Aba­ni­co de Es­pa­ña, el cual va a po­ner en va­lor una de las prin­ci­pa­les se­ñas de iden­ti­dad del mu­ni­ci­pio.

El aba­ni­co es un sím­bo­lo de la cul­tu­ra es­pa­ño­la y en es­pe­cial de la va­len­cia­na con fuer­te arrai­go en la ac­tua­li­dad. Una jo­ya que fusiona a la per­fec­ción el ar­te y la fun­cio­na­li­dad. Re­co­no­ci­do in­ter­na­cio­nal­men­te con un ob­je­to de ca­li­dad ex­tra­or­di­na­ria. Y es que en Al­daia al­ber­gan des­de ha­ce mu­chos años las fá­bri­cas de aba­ni­cos que han ido pa­san­do de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción y es por ello, que los aba­ni­que­ros y ve­ci­nos del mu­ni­ci­pio lle­van pi­dien­do la aper­tu­ra de es­te mu­seo des­de ha­ce años. Car­men Já­ve­ga al­daie­ra y aman­te de los aba­ni­cos, ya que allí don­de va ha­bla del pal­mi­to, ha con­se­gui­do gra­cias a su cons­tan­cia y tra­ba­jo con­ver­tir la Llot­ge­ta en el primer Mu­seo del Aba­ni­co que hay en Es­pa­ña, pe­ro no so­lo eso, sino que ade­más se ha rea­li­za­do los trá­mi­tes per­ti­nen­tes pa­ra que se se in­clu­ya den­tro del Ca­tá­lo­go de Bie­nes de la Ge­ne­ra­li­tat Va­len­cia­na y que for­me par­te de la Red de Mu­seos de la Ge­ne­ra­li­tat, tam­bién se ha so­li­ci­ta­do pa­ra que se in­clu­ya en el de la Dipu­tación. El mu­seo cons­ta ac­tual­men­te de más de 150 aba­ni­cos ce­di­dos por los ar­te­sa­nos y co­lec­cio­nis­tas, y de ins­tru­men­tos do­na­dos pa­ra en­ten­der to­das las fa­ses de fa­bri­ca­ción de un pal­mi­to, como pue­de ser ca­la­do­ras o te­las. Es­te edi­fi­cio quie­re en­glo­bar to­da la his­to­ria de los pal­mi­tos des­de sus orí­ge­nes has­ta la ac­tua­li­dad, pa­ra que los vi­si­tan­tes pue­dan ob­ser­var los cam­bios y la tra­yec­to­ria que ha te­ni­do es­te ele­men­to tan sig­ni­fi­ca­ti­vo du­ran­te tan­tos si­glos. Pe­ro ade­más van a po­der ver el pro­ce­so que lle­va la fa­bri­ca­ción de un aba­ni­co, las he­rra­mien­tas y ma­qui­na­rias que se uti­li­za­ban an­ti­gua­men­te y como han ido evo­lu­cio­nan­do has­ta la ac­tua­li­dad. Es un lu­gar em­ble­má­ti­co que va a lle­var a la gen­te a des­cu­brir un len­gua­je di­fe­ren­te al que es­tán acos­tum­bra­dos a oír, el len­gua­je del aba­ni­co que tan­ta his­to­ria en­vuel­ve de­trás de esas obras de ar­te he­chas a mano. La al­cal­de­sa ha re­cal­ca­do en su dis­cur­so que «sin las do­na­cio­nes y ce­sio­nes de­sin­te­re­sa­das de nues­tros ve­ci­nos: aba­ni­que­ros y co­lec­cio­nis­tas, no ha­bría­mos lo­gra­do po­ner en pie es­te mu­seo». Por otro la­do Ma­nel Ro­chi­na, como Pre­si­den­te de la Aso- cia­ción de Pal­mi­ters con­si­de­ra que es­to es un gran pa­so pa­ra Al­daia, por­que un mu­seo de es­ta en­ver­ga­du­ra so­lo se po­dría si­tuar en un mu­ni­ci­pio como es­te, por­que la his­to­ria y la esen­cia del aba­ni­co es Al­daia. Es­te ac­to de inau­gu­ra­ción es so­lo el prin­ci­pio de lo mu­cho que le que­da por ir cre­cien­do a es­te pro­yec­to mu­seís­ti­co, que se irá desa­rro­llan­do en los pró­xi­mos me­ses pa­ra si­tuar a Al­daia, el pal­mi­to y su mu­seo en el lu­gar que le co­rres­pon­de. Tam­bién se ha crea­do una pá­gi­na web, en la que se da to­da la in­for­ma­ción acer­ca de es­te mu­seo, se han he­cho li­bros, los cua­les ahon­dan en la his­to­ria del aba­ni­co y de los ar­te­sa­nos. Ade­más se van a ini­ciar con­tac­tos con otros mu­seos re­la­cio­na­dos con es­ta te­má­ti­ca pa­ra es­ta- ble­cer ne­xos de co­la­bo­ra­ción de ma­ne­ra que se pro­yec­te la ima­gen de es­te mu­seo fue­ra de las fron­te­ras de la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na. El aba­ni­co es un ele­men­to que di­fe­ren­cia y en­gran­de­ce a los al­daie­ros, y es por ello que Já­ve­ga allá don­de va pre­su­me de su pue­blo y de los ar­te­sa­nos que rea­li­zan unas au­tén­ti­cas jo­yas, mues­tra de ello es que en Al­daia se ha­cen los aba­ni­cos de los gran­des di­se­ña­do­res de al­ta cos­tu­ra y se res­tau­ran los pal­mi­tos de los prin­ci­pa­les mu­seos del mun­do. Por to­do ello Car­men Já­ve­ga ha ce­rra­do su dis­cur­so re­cal­can­do que «de­be­mos mos­trar al mun­do lo que so­mos y lo que cons­ti­tu­ye el mun­do que ro­dea a la fa­bri­ca­ción del aba­ni­co; y es­te mu­seo es la ventana per­fec­ta pa­ra rea­li­zar­lo».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.