Una nue­va téc­ni­ca re­suel­ve los pro­ble­mas de prós­ta­ta sin afec­tar a la fun­ción se­xual

Nou Horta (Oest) - - Manises - RE­DAC­CIÓN

me­dian­te em­bo­li­za­ción, per­mi­te re­sol­ver el pro­ble­ma de una for­ma no in­va­si­va, ba­ja in­ci­den­cia de efec­tos secundarios y efi­caz en más del 90% de los ca­sos. “En es­te pro­ce­di­mien­to el es­pe­cia­lis­ta, em­plean­do anes­te­sia lo­cal, in­tro­du­ce un ca­té­ter muy fino a tra­vés de la ar­te­ria de la in­gle has­ta las ar­te­rias que lle­van la san­gre a la prós­ta­ta. Es­te ca­té­ter lan­za unas fi­nas par­tí­cu­las que ejer­cen de ta­pón, re­du­cien­do el rie­go y por tan­to el ta­ma­ño de la prós­ta­ta, lo que me­jo­ra los sín­to­mas de obs­truc­ción uri­na­ria pe­ro el te­ji­do de la ve­ji­ga y de la ure­tra no se ve afec­ta­do”, de­ta­lla el doc­tor En­ri­que Es­te­ban. La em­bo­li­za­ción de la ar­te­ria pros­tá­ti­ca (EAP) la rea­li­zan ra­dió­lo­gos in­ter­ven­cio­nis­tas del cen­tro hos­pi­ta­la­rio que co­la­bo­ran con el Ser­vi­cio de Uro­lo­gía pa­ra eva­luar a los can­di­da­tos pa­ra es­te pro­ce­di­mien­to. El Hos­pi­tal de Ma­ni­ses es el pri­mer cen­tro de la Co­mu­ni­tat que im­por­ta es­ta nue­va téc­ni­ca qui­rúr­gi­ca que se rea­li­za en la sa­la de Ra­dio­lo­gía In­ter­ven­cio­nis­ta del cen­tro de for­ma am­bu­la­to­ria, sin in­gre­so o con in­gre­so de un día. “Es­ta es la prin­ci­pal ven­ta­ja de la em­bo­li­za­ción pros­tá­ti­ca, só­lo se rea­li­za una pe­que­ña in­ci­sión en la in­gle de 2 mm y la ma­yo­ría de pa­cien­tes pre­sen­tan unas mo­les­tias mí­ni­mas o nu­las, y el al­ta hos­pi­ta­la­ria es de 24 ho­ras tras la in­ter­ven­ción”, aña­de el es­pe­cia­lis­ta de Ma­ni­ses.

Me­jo­ra de la vi­da se­xual

Otra de las ven­ta­jas más im­por­tan­tes de la nue­va téc­ni­ca pues­ta en mar­cha en Ma­ni­ses es que no pro­du­ce dis­fun­ción se­xual tras la in­ter­ven­ción, lo que si pue­de ocu­rrir has­ta en un 50% de los pa­cien­tes tra­ta­dos con ci­ru­gías tra­di­cio­na­les. “De he­cho, una cuar­ta par­te de los pa­cien­tes in­ter­ve­ni­dos por es­ta téc­ni­ca ex­pe­ri­men­ta me­jo­ría en su fun­ción se­xual tras el pro­ce­di­mien­to”, aña­de Es­te­ban. Tam­bién es una op­ción in­tere­san­te pa­ra pa­cien­tes de ma­yor edad, en los que la pér­di­da de san­gre du­ran­te la in­ter­ven­ción no es acon­se­ja­ble. “No hay pér­di­da de san­gre ni ne­ce­si­dad de trans­fu­sio­nes”, apun­ta el ra­dió­lo­go. La hi­per­pla­sia pros­tá­ti­ca be­nig­na (HPB) es la neo­pla­sia be­nig­na más fre­cuen­te en­tre los hom­bres, ya que más del 50 % de los hom­bres de en­tre 60 y 69 años la su­fren y has­ta el 90 % de los que tie­nen en­tre 70 y 79 años pre­sen­tan al­gu­nos sín­to­mas. Cuan­do el ta­ma­ño de la prós­ta­ta au­men­ta, la ca­pa de te­ji­do que la ro­dea im­pi­de que se di­la­te, ha­cien­do que la glán­du­la opri­ma la ure­tra y ge­ne­ran­do pro­ble­mas y mo­les­tias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.