Aten­ción fi­sio­te­ra­péu­ti­ca en re­si­den­tes con ar­tro­sis

Nou Horta (Oest) - - Publireportatge - Pau­la Ser­na Ruiz*

Des­de sus ini­cios la fi­sio­te­ra­pia tie­ne co­mo ob­je­ti­vos el fa­ci­li­tar el de­sa­rro­llo bio­psi­co­so­cial, man­te­ner y re­cu­pe­rar la ma­yor fun­cio­na­li­dad y mo­vi­li­dad del ser hu­mano. Una de las pa­to­lo­gías más co­mu­nes en las per­so­nas ma­yo­res, es la Ar­tro­sis. La ar­tro­sis es una en­fer­me­dad de­ge­ne­ra­ti­va que afec­ta a las ar­ti­cu­la­cio­nes pro­du­cien­do prin­ci­pal­men­te el des­gas­te del car­tí­la­go ar­ti­cu­lar (ero­sión del car­tí­la­go) que sir­ve de amor­ti­gua­dor y el cual pro­te­ge los ex­tre­mos de los hue­sos fa­ci­li­tan­do así el mo­vi­mien­to de di­cha ar­ti­cu­la­ción. La ero­sión del car­tí­la­go ar­ti­cu­lar pro­vo­ca, así mis­mo una ero­sión del car­tí­la­go del hue­so opues­to, es­te ro­ce ge­ne­ra con el tiem­po una pér­di­da de con­ti­nui­dad de las su­per­fi­cies óseas. El cuer­po hu­mano en res­pues­ta y co­mo de­fen­sa a es­ta “agre­sión”, (que se com­por­ta co­mo si fue­se una frac­tu­ra) co­mien­za a pro­du­cir cé­lu­las óseas (os­teo­fi­tos) en la mis­ma ar­ti­cu­la­ción, pe­ro de una ma­ne­ra des­or­de­na­da. Es por es­ta ra­zón que se ob­ser­va una de­for­mi­dad ar­ti­cu­lar en las per­so­nas que pa­de­cen la en­fer­me­dad. Di­cha de­for­mi­dad ge­ne­ra do­lor de­bi­do a la fric­ción en­tre los hue­sos, igual­men­te ge­ne­ra una li­mi­ta­ción fun­cio­nal, ede­ma y ri­gi­dez. ¿Por qué es im­por­tan­te la fi­sio­te­ra­pia? Mu­chas ve­ces las per­so­nas se pre­gun­tan cuál es la fun­ción del fi­sio­te­ra­peu­ta en un cen­tro re­si­den­cial, el cual atien­de a di­cha po­bla­ción afec­ta­da. Pa­ra res­pon­der es­ta pre­gun­ta es im­por­tan­te men­cio­nar que el ejer­ci­cio fí­si­co trae co­mo be­ne­fi­cio la fle­xi­bi­li­dad en las ar­ti­cu­la­cio­nes, for­ta­le­ce los múscu­los que ro­dean las ar­ti­cu­la­cio­nes y de es­ta for­ma es­ta­bi­li­zan e in­cre­men­tan la re­sis­ten­cia de las mis­mas, re­tra­sa el de­te­rio­ro del te­ji­do óseo y car­ti­la­gi­no­so, in­cre­men­ta la for­ta­le­za de los hue­sos, con­tro­la el pe­so, for­ta­le­ce el co­ra­zón, au­men­ta la ca­pa­ci­dad pa­ra rea­li­zar o eje­cu­tar las ac­ti­vi­da­des dia­rias y me­jo­ra el es­ta­do de áni­mo. En el Cen­tro Re­si­den­cial Sa­via los pro­gra­mas de fi­sio­te­ra­pia, es­tán en­ca­mi­na­dos a me­jo­rar la fun­cio­na­li­dad de los re­si­den­tes. La gim­na­sia gru­pal de man­te­ni­mien­to, ayu­da a me­jo­rar la fle­xi­bi­li­dad, a for­ta­le­cer los múscu­los y el co­ra­zón, me­jo­ra la nu­tri­ción del car­tí­la­go ar­ti­cu­lar, in­cre­men­ta la fuer­za mus­cu­lar y dis­mi­nu­ye la in­fla­ma­ción de las ar­ti­cu­la­cio­nes afec­ta­das por la ar­tro­sis, en­tre otros. En los pro­gra­mas in­di­vi­dua­les por su par­te, con la apli­ca­ción de me­dios fí­si­cos, la elec­tro es­ti­mu­la­ción y las mo­vi­li­za­cio­nes ar­ti­cu­la­res ac­ti­va-asis­ti­das, igual­men­te fa­vo­re­ce­mos a la fun­cio­na­li­dad y la ca­li­dad de vi­da de los re­si­den­tes, ayu­dan­do a con­se­guir uno de nues­tros prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos que es man­te­ner la au­to­no­mía de nues­tros ma­yo­res, fa­vo­re­cien­do con ello una ma­yor au­to­es­ti­ma y ca­li­dad de vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.