La te­le­vi­sión y los ni­ños

Nou Horta (Sud) - - Catarroja -

hi­jos pa­san ca­da año fren­te al te­le­vi­sor unas 1.300-1400 ho­ras, mien­tras que las ho­ras del co­le­gio no lle­gan a mil. Por lo tan­to, es­ta­mos an­te un me­dio tan po­de­ro­so que to­dos te­ne­mos que apren­der a usar­lo. La te­le­vi­sión tie­ne un po­ten­cial in­men­so que pue­de ayu­dar mu­chí­si­mo a apren­der y a sa­ber mu­chas co­sas en po­co tiem­po, que pue­de en­ri­que­cer la men­te y el psi­quis­mo hu­mano.

Per­jui­cios y be­ne­fi­cios de la te­le­vi­sión

El prin­ci­pal pro­ble­ma es que la te­le­vi­sión no de­ja tiem­po pa­ra el diá­lo­go en­tre los miem­bros de la fa­mi­lia. Es evi­den­te que la te­le­vi­sión cor­ta de raíz la po­si­bi­li­dad de desa­rro­llar otro ti­po de ac­ti­vi­da­des en to­dos los ho­ga­res: dia­lo­gar, leer, es­tu­diar, es­cu­char mú­si­ca, ju­gar, reír, y has­ta dor­mir. En re­su­men, dos son las con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas que es­tán per­ju­di­can­do al ni­ño y a la fa­mi­lia: la pri­me­ra es la in­co­mu­ni­ca­ción, no hay tiem­po pa­ra ha­blar de na­da, por­que la "te­le" lo ab­sor­be to­do, y la se­gun­da es que in­di­rec­ta­men­te se es­tá per­ju­di­can­do el há­bi­to de la lec­tu­ra, que in­flu­ye en gran me­di­da en los re­sul­ta­dos es­co­la­res. Por otro la­do, la te­le­vi­sión es un re­cur­so va­lio­so, tan­to pa­ra apren­der co­mo pa­ra en­tre­te­ner­se. Si se man­tie­ne en una pro­por­ción ade­cua­da, es un fac­tor po­si­ti­vo. Las per­so­nas que mi­ran la te­le­vi­sión tie­nen una vi­sión del mun­do mu­cho más am­plia que quie­nes no la mi­ran. Tam­bién con ella se po­drían lo­grar mu­chí­si­mas co­sas co­mo, por ejem­plo, fo­men­tar con­duc­tas so­cia­les de coo­pe­ra­ción y ayu­da a los de­más, de au­to­con­trol, de es­fuer­zo y for­ma­ción per­so­nal, etc. Ofre­cien­do mo­de­los dig­nos de imi­tar por su atrac­ti­vo y cu­ya con­duc­ta res­pon­sa­ble y res­pe­tuo­sa fue­ra pro­ve­cho­sa. 1. Lo pri­me­ro es apren­der a pres­cin­dir de ella y apa­gar­la cuan­do los te­mas no sean de nues­tro in­te­rés o el de nues­tros hi­jos y no per­mi­tir que nos "or­ga­ni­ce la vi­da". 2. Apro­ve­char­la pa­ra es­ti­mu­lar el diá­lo­go fa­mi­liar co­men­tan­do te­mas de in­te­rés y fo­men­tar la ac­ti­tud crí­ti­ca. 3. No es­tar psí­qui­ca­men­te pa­si­vo, sino ac­ti­vo. Un buen pro­gra­ma de te­le­vi­sión es­ti­mu­la in­te­lec­tual­men­te co­mo el me­jor de los li­bros. 4. Los con­te­ni­dos de cier­tos pro­gra­mas in­tere­san­tes pue­den ser­vir de ma­te­rial de tra­ba­jo pa­ra el es­tu­dio, in­clu­si­ve pa­ra el co­le­gio. 5. Hay que en­se­ñar a nues­tros hi­jos a "ver" anun­cios y a des­en­mas­ca­rar la ma­ne­ra en que pre­ten­den con­ven­cer e in­fluir al te­le­vi­den­te pa­ra in­ci­tar­le a com­prar. 6. Uti­li­zar de­ter­mi­na­dos pro­gra­mas pa­ra en­jui­ciar­los, ana­li­zar­los, cri­ti­car­los y va­lo­rar­los en co­mún. Que has­ta los más pe­que­ños opi­nen y sean es­cu­cha­dos por to­dos. 7. Acom­pa­ñar siem­pre que se pue­da a los ni­ños mien­tras es­tán fren­te al te­le­vi­sor pa­ra en­se­ñar­les a te­ner una men­te ac­ti­va y crí­ti­ca. Que se­pa co­men­tar y va­lo­rar ac­ti­tu­des, ges­tos, con­duc­tas... y no só­lo con­tem­plar pa­si­va­men­te. 8. No per­mi­tir que el ni­ño vea la te­le­vi­sión más de una ho­ra dia­ria en lu­gar de las tres ho­ras que ve el ni­ño es­pañol por tér­mino me­dio y de las cua­tro-cin­co que sue­le ver el sá­ba­do y do­min­go. Es­ta­blez­ca un lí­mi­te se­ma­nal en ho­ras que re­sul­te ra­zo­na­ble. 9. Con­sul­te ca­da se­ma­na la pro­gra­ma­ción de te­le­vi­sión jun­to con sus hi­jos, y dis­cu­tan qué pro­gra­mas desean ver. Si en­tre lo se­lec­cio­na­do pre­do­mi­na en ex­ce­so un de­ter­mi­na­do ti­po de pro­gra­ma, acuer­de un lí­mi­te. 10. Or­ga­ni­zar­les ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas, reunio­nes con ami­gos, ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre... pa­ra ir re­du­cien­do el tiem­po de­di­ca­do a la te­le­vi­sión. 11. Dé ejem­plo. Pla­ni­fi­que lo que va a ver, en lu­gar de ir "za­pean­do" de ca­nal en ca­nal en bus­ca de al­go que le en­gan­che. 12. Con­ver­tir­la en un ins­tru­men­to vá­li­do en la for­ma­ción del ni­ño o del ado­les­cen­te, a to­dos los ni­ve­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.