Aec­cVa­len­cia: “El con­se­jo prin­ci­pal es te­ner ‘sen­ti­do co­mún’”

La ex­po­si­ción so­lar pro­lon­ga­da e inade­cua­da pue­de cau­sar una se­rie de ries­gos pa­ra nues­tra sa­lud. La Dra. Sa­bri­na Kindem (aec­cVa­len­cia) res­pon­de una se­rie de pre­gun­tas al res­pec­to

Nou Horta (Sud) - - Entrevistes - Dia­na Gi­meno

Du­ran­te los días de ve­rano nos gus­ta re­la­jar­nos, ir a la pla­ya, to­mar el sol, ir de va­ca­cio­nes... Pe­ro te­ne­mos que te­ner muy cuen­ta que una ex­po­si­ción so­lar inade­cua­da pue­de ser muy per­ju­di­cial pa­ra nues­tra sa­lud. Por ello, he­mos que­ri­do en­tre­vis­tar a la der­ma­tó­lo­ga Sa­bri­na Kindem Gó­mez pa­ra que nos in­for­me so­bre los ries­gos que pue­de te­ner una ex­po­si­ción so­lar pro­lon­ga­da e inade­cua­da y có­mo po­der pre­ve­nir­los. La Dra. Sa­bri­na Kindem co­la­bo­ra con la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la Con­tra el Cán­cer de Va­len­cia (aec­cVa­len­cia) en la Cam­pa­ña de Pre­ven­ción de Ries­gos So­la­res des­de el año 2011. Den­tro de la der­ma­to­lo­gía, su prin­ci­pal es­tu­dio se cen­tra en la en­fer­me­dad tu­mo­ral, de ahí que ha­ya rea­li­za­do co­la­bo­ra­cio­nes en cen­tros ex­tran­je­ros pa­ra la in­ves­ti­ga­ción del cán­cer de piel, co­mo en la Uni­ver­sity of Ca­li­for­nia en San Fran­cis­co (UCSF), du­ran­te el año 2014. ¿Qué con­se­jos ofre­céis a la po­bla­ción pa­ra to­mar el sol co­rrec­ta­men­te? ¿Y pa­ra aque­llas per­so­nas que tra­ba­jan ba­jo el sol du­ran­te to­do el día? El con­se­jo prin­ci­pal es te­ner ‘sen­ti­do co­mún’. Hay que evi­tar las ho­ras de má­xi­ma in­ten­si­dad so­lar (de 13 a 16 ho­ras) y no ex­po­ner­se al sol úni­ca­men­te, sino que for­me par­te de una ac­ti­vi­dad co­mo dar un pa­seo o ha­cer de­por­te. Ade­más hay que in­ten­tar siem­pre apli­car an­tes un fo­to­pro­tec­tor y usar com­ple­men­tos co­mo go­rras o som­bre­ros. Tam­bién es re­co­men­da­ble el uso de som­bri­llas, pren­das con fo­to­pro­tec­tor o ca­mi­se­tas pa­ra ni­ños. En el ca­so de los be­bés con me­nos de 6 me­ses no es sa­lu­da­ble ex­po­ner­los al sol en la pla­ya ni apli­car­les cre­ma so­lar. En­tre los 6 me­ses y los 2 años se re­co­mien­da usar fil­tros fí­si­cos, es­to es cre­mas so­la­res es­pe­cí­fi­cas pa­ra esa edad. A par­tir de los dos años se de­ben apli­car cre­mas so­la­res pe­diá­tri­cas de far­ma­cia. Pa­ra aque­llas per­so­nas que tra­ba­jan al sol to­do el día es im­por­tan­te adop­tar me­di­das más ex­haus­ti­vas. En­tre ellas, apli­car la cre­ma so­lar en áreas que sue­len que­dar ol­vi­da­das y que tie­nen ma­yor ries­go de epi­der­moi­des co­mo ore­jas, la­bios (so­bre to­do el in­fe­rior) y el dor­so de la na­riz. Re­cien­te­men­te ha­béis pu­bli­ca­do una cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria, la cual ha te­ni­do mu­cha vi­ra­li­dad en In­ter­net, don­de apa­re­ce una tos­ta­da bien he­cha y otra que­ma­da, acom­pa­ña­da por el tex­to: “No te pa­ses de mo­re­na, que do­ra­da es­tas más bue­na”. Di­cha cam­pa­ña ha ob­te­ni­do tan­to men­sa­jes po­si­ti­vos co­mo crí­ti­cas. ¿Pen­sáis que ha ha­bi­do un ma­len­ten­di­do con las per­so­nas que opi­nan que se tra­ta de un men­sa­je con un tras­fon­do se­xis­ta? La ver­dad es que sí nos han sor­pren­di­do un po­co el tra­ta­mien­to que se le ha da­do a una cam­pa­ña de pre­ven­ción de los ries­gos so­la­res que, ade­más, lan­za­mos ha­ce tiem­po, y que es­te año he­mos re­to­ma­do. Co­mo se ha evi­den­cia­do, la creatividad cons­ta de dos ver­sio­nes de car­te­les de­di­ca­dos tan­to a mu­je­res co­mo a hom­bres. Es­ta es nues­tra po­lí­ti­ca de co­mu­ni­ca­ción que apli­ca­mos siem­pre en to­dos los so­por­tes de información y con­cien­cia­ción di­ri­gi­dos a la so­cie­dad. Por lo tan­to, na­da más ale­ja­do de nues­tra mi­sión que tra­tar de lan­zar un men­sa­je con tras­fon­do se­xis­ta, por­que la­men­ta­ble­men­te el cán­cer no en­tien­de de se­xos. ¿Cuá­les son las pri­me­ras ‘mar­cas’ que nos in­for­man de un po­si­ble cán­cer de piel? ¿Có­mo de­be­mos ac­tuar? El sol no só­lo fa­vo­re­ce la apa­ri­ción del me­la­no­ma, el cán­cer cu­tá­neo ma­ligno más co­no­ci­do y alar­man­te, pe­ro afor­tu­na­da­men­te no el más fre­cuen­te. La ex­po­si­ción so­lar fa­vo­re­ce la apa­ri­ción de otros cán­ce­res de piel más fre­cuen­tes en el ser hu­mano co­mo el car­ci­no­ma ba­so­ce­lu­lar o el epi­der­moi­de. Es­tos tu­mo­res se pre­sen­tan co­mo le­sio­nes cos­tro­sas o he­ri­das de lar­ga evo­lu­ción que no se lle­gan a cu­rar. Sue­len sa­lir en zo­nas ex­pues­tas más sen­si­bles co­mo ore­jas, pár­pa­dos o cue­ro ca­be­llu­do de per­so­nas con pér­di­da de pe­lo. Las pri­me­ras mar­cas que in­di­can que la piel ha si­do da­ña­da por una ex­po­si­ción so­lar cró­ni­ca son las que­ra­to­sis ac­tí­ni­cas. Se tra­ta de le­sio­nes ro­sa­das con des­ca­ma­ción su­per­fi­cial y su­po­nen un signo de alar­ma pa­ra el der­ma­tó­lo­go. Exis­ten di­fe­ren­tes ti­pos de cre­mas con pro­tec­ción so­lar en el mercado y de dis­tin­tas mar­cas. ¿Cuá­les son las más ade­cua­das pa­ra ca­da ti­po de piel? Es im­por­tan­te des­ta­car que el fac­tor de pro­tec­ción so­lar só­lo es una me­di­da del tiem­po que la per­so­na pue­de es­tar ex­pues­ta al sol sin que­mar­se. Es­to es, a ma­yor nú­me­ro que se apli­que ma­yor tiem­po se evi­ta­rá que se pro­duz­ca un eri­te­ma o en­ro­je­ci­mien­to de la piel pre­vio a la que­ma­du­ra. Se­gún el fo­to­ti­po de ca­da per­so­na (o ca­pa­ci­dad de reac­ción an­te la ex­po­si­ción so­lar), pa­ra los más cla­ros (per­so­nas ru­bias con ojos cla­ros) se re­co­mien­da apli­car un fac­tor de pro­tec­ción 50 o su­pe­rior. Pa­ra pie­les con me­nos ten­den­cia a que­mar­se se pue­de usar un fac­tor me­dio co­mo 30. Cuan­do la piel se nos que­ma, pos­te­rior­men­te em­pie­za a pe­lar­se. Mu­cha gen­te opi­na que “no pa­sa na­da, des­pués eso es mo­reno”. ¿Qué con­se­cuen­cias pue­de te­ner esa ac­ti­tud? ¿Por qué nues­tra piel reac­cio­na así des­pués de ha­ber es­ta­do ex­pues­ta al sol? Se con­si­de­ra que­ma­du­ra cuan­do hay un en­ro­je­ci­mien­to de la piel que du­ra más de 24 ho­ras. Si ade­más pos­te­rior­men­te se pe­la esa zo­na de la piel afec­ta­da se con­vier­te en un signo cla­ro de que­ma­du­ra so­lar real. Las que­ma­du­ras so­la­res en los pri­me­ros 15 años de vi­da su­po­nen el fac­tor de ries­go más im­por­tan­te pa­ra su­frir me­la­no­ma en edad adul­ta, por lo que gran par­te de su pre­ven­ción de­pen­de de los há­bi­tos de pro­tec­ción fren­te a la luz so­lar en la in­fan­cia y ado­les­cen­cia. En la po­bla­ción adul­ta, las que­ma­du­ras, ade­más de da­ñar a la piel y au­men­tar la predisposición al cán­cer, con­lle­van la apa­ri­ción de man­chas so­la­res co­mo lén­ti­gos (man­chas ma­rro­nes), arru­gas y en­ve­je­ci­mien­to pre­coz. ¿Qué ti­po de cam­pa­ñas es­táis rea­li­zan­do ac­tual­men­te pa­ra pre­ve­nir el cán­cer de piel? La más im­por­tan­te es la Cam­pa­ña de Información y Pre­ven­ción de los Ries­gos So­la­res que lle­va­mos a más de 70 mu­ni­ci­pios de Va­len­cia, co­le­gios de en­se­ñan­za, cen­tros de ma­yo­res y em­pre­sas de abril a di­ciem­bre. Con es­ta ac­tua­ción, la Uni­dad Mó­vil de aecc Va­len­cia re­co­rre­mos más de 8.000 ki­ló­me­tros pa­ra in­for­mar de los ries­gos que con­lle­va la so­bre­ex­po­si­ción so­lar so­bre la sa­lud, co­mo el en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro y com­pli­ca­cio­nes más gra­ves co­mo el cán­cer de piel. Pe­ro so­bre to­do con es­ta Cam­pa­ña rea­li­za­mos una fun­da­men­tal la­bor de de­tec­ción pre­coz del cán­cer de piel, por­que el me­jor pre­dic­tor de buen pro­nós­ti­co es su diag­nós­ti­co tem­prano. Bas­ta se­ña­lar que un car­ci­no­ma ba­so­ce­lu­lar tie­ne un por­cen­ta­je de cu­ra­ción del 100% cuan­do se de­tec­ta a tiem­po. Pa­ra ello, efec­tua­mos re­vi­sio­nes der­ma­to­ló­gi­cas gra­tui­tas in si­tu a los ciu­da­da­nos que lo so­li­ci­ten. En ca­da lo­ca­li­dad, aten­de­mos una me­dia de 70 per­so­nas dia­ria­men­te. En los ca­sos del car­ci­no­ma ba­so ce­lu­lar, la cam­pa­ña se ha am­plia­do de abril a di­ciem­bre (has­ta la fe­cha se rea­li­za­ba só­lo en el pe­rio­do es­ti­val), an­te la ne­ce­si­dad de con­cien­ciar a la po­bla­ción de que es im­pres­cin­di­ble la pro­tec­ción so­lar to­do el año por­que los ra­yos UV pue­den cau­sar le­sio­nes en la piel en cual­quier es­ta­ción y a cual­quier tem­pe­ra­tu­ra. La gen­te con ten­den­cia a te­ner lu­na­res, ¿de­be te­ner ma­yor pre­cau­ción con el sol que el res­to? Efec­ti­va­men­te. Las per­so­nas con múl­ti­ples lu­na­res de­ben te­ner ma­yor pre­cau­ción res­pec­to a las que­ma­du­ras so­la­res. Y es muy im­por­tan­te que pro­te­jan to­do su cuer­po, no úni­ca­men­te las zo­nas con lu­na­res, ya que el 70% de me­la­no­mas apa­re­cen ‘de no­vo’ so­bre la piel don­de no ha­bía lu­na­res. En es­tos ca­sos, se de­ben re­vi­sar más los lu­na­res que apa­re­cen nue­vos que los que ya es­ta­ban en la piel. Por su par­te, la exis­ten­cia de lu­na­res su­po­ne un fac­tor de ries­go pa­ra me­la­no­ma pa­cien­tes con más de 50 lu­na­res que su­peren los 3 mm, y au­men­ta el ries­go si al­guno de ellos pre­sen­ta ca­rac­te­rís­ti­cas atí­pi­cas co­mo un ta­ma­ño su­pe­rior a los 5 mm., for­mas asi­mé­tri­cas, va­rios co­lo­res o bor­des irre­gu­la­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.