Eu­ro­pa, Mun­dell y las áreas mo­ne­ta­rias óp­ti­mas

Nou Horta (Sud) - - Editorial I Opinió - Des­pués de una his­to­ria re­ple­ta de gue­rras, los pa­dres fun­da­do­res de la Unión Eu­ro­pea se pu­sie­ron ma­nos a la obra con la am­bi­ción de con­se­guir una paz du­ra­de­ra. Es­te pro­ce­so de in­te­gra­ción pro­si­gue y el año 1999 na­ce por fin la mo­ne­da úni­ca co­mún. Es im­po

En vis­ta de las ten­sio­nes ac­tua­les en Eu­ro­pa, es opor­tuno plan­tear­se si fue acer­ta­da la im­plan­ta­ción del eu­ro, en otras pa­la­bras: ¿es la eu­ro­zo­na un área mo­ne­ta­ria óp­ti­ma (AMO)? El pre­mio no­bel R. Mun­dell, en su bre­ve pe­ro in­flu­yen­te ar­tícu­lo: 'A Theory of Op¬ti­mum Cu­rrency Areas' fue el pri­me­ro en di­lu­ci­dar cuán­do po­de­mos con­si­de­rar una re­gión co­mo AMO. Pa­ra ello y así re­sol­ver el pro­ble­ma de los shocks asi­mé­tri­cos sos­tie­ne que es­ta de­be te­ner fle­xi­bi­li­dad de fac­to­res de pro­duc­ción (ca­pi­tal y tra­ba­jo). Por ejem­plo, si se pro­du­ce un shock asi­mé­tri­co que oca­sio­na una caí­da en la de­man­da de pro­duc­tos es­pa­ño­les a fa­vor de ale­ma­nes, los tra­ba­ja­do­res es­pa­ño­les po­drán ir al país teu­tón en bus­ca de opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les, lo que pro­du­ci­ría una caí­da en la ta­sa de des­em­pleo en nues­tro país y, a su vez, un au­men­to de mano de obra en Ale­ma­nia que re­la­ja­ría las ten­sio­nes in­fla­cio­nis­tas. Aun­que mu­chas ve­ces se con­si­de­ra a Mun­dell co­mo el pa­dre del eu­ro, hay ra­zo­nes pa­ra pen­sar que la mo­vi­li­dad la­bo­ral en Eu­ro­pa es es­ca­sa. Ba­rre­ras co­mo el idio­ma, dis­tin­tos sis­te­mas de bie­nes­tar so­cial o ra­zo­nes cul­tu­ra­les ex­pli­can es­te he­cho. Pe­ro aun­que la mo­vi­li­dad fue­se per­fec­ta, ¿se­ría desea­ble? Otro pre­mio no­bel, Paul Krug­man, afir­ma que la mo­vi­li­dad la­bo­ral pue­de te­ner efec­tos per­ni­cio­sos en Eu­ro­pa, la emi­gra­ción de la mano de obra po­dría agu­di­zar el pro­ble­ma de­mo­grá­fi­co ac­tual con una so­cie­dad en­ve­je­ci­da. Si la gen­te jo­ven aban­do­na el país en bus­ca opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les, ¿quién pa­ga­rá los im­pues­tos pa­ra man­te­ner a los ju­bi­la­dos? Ade­más, si es la gen­te más pre­pa­ra­da la que emi­gra po­dría da­ñar el cre­ci­mien­to po­ten­cial. Por es­to, Krug­man es par­ti­da­rio de otra teo­ría so­bre las AMO, la cual ha­ce in­ci­den­cia en las trans­fe­ren­cias fis­ca­les pa­ra ha­cer fren­te a es­tos shocks. Ca­rac­te­rís­ti­ca, que por otra par­te, tam­po­co po­see Eu­ro­pa con un pre­su­pues­to tan ín­fi­mo que so­lo abar­ca el 1% del PIB. Las ra­zo­nes po­lí­ti­cas pe­sa­ron más que las eco­nó­mi­cas en el di­se­ño del eu­ro, los pa­dres fun­da­do­res pen­sa­ron que la in­te­gra­ción eco­nó­mi­ca trae­ría de la mano la in­te­gra­ción po­lí­ti­ca pa­ra dar so­lu­ción a la pri­me­ra. Es­pe­re­mos que así sea, por­que co­mo di­jo Da­vid Ta­guas: "Fue­ra del eu­ro ha­ce frío".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.