Los nom­bres de las ca­lles

Nou Horta - - Editorial - ra­faes­crig­fa­yos.es

Hay al­go que me ha lla­ma­do siem­pre la aten­ción. Al­go en lo que to­dos los go­bier­nos mu­ni­ci­pa­les, les ha gus­ta­do ver­se re­fle­ja­dos; im­po­ner su im­pron­ta pa­ra ma­yor glo­ria de sus egos, co­mo si con ello hi­cie­ran al­go ver­da­de­ra­men­te me­ri­to­rio. Me es­toy re­fi­rien­do al no­men­clá­tor de las ciu­da­des. Me es­toy re­fi­rien­do a esos nom­bres de ca­lles, pla­zas o par­ques, que du­ran­te años van a fi­gu­rar ro­tu­la­dos con le­tra im­pre­sa en el callejero de la ciu­dad y en la es­qui­na de la ca­lle so­bre una pla­ca de alu­mi­nio o, en el me­jor de los ca­sos, un digno azu­le­jo de ce­rá­mi­ca. Ya es­cri­bí so­bre es­to ha­ce un tiem­po, con­cre­ta­men­te en fe­bre­ro de 2016 y en es­te mis­mo pe­rió­di­co, y se­gu­ra­men­te no se­rá la úl­ti­ma vez que lo ha­ga por­que el te­ma es así de ju­go­so. Co­mo an­tes de­cía, siem­pre me ha lla­ma­do la aten­ción el he­cho de lo que, has­ta ese mo­men­to, co­no­cía­mos to­dos con un de­ter­mi­na­do nom­bre, a par­tir de una fe­cha, se lla­me de otra for­ma. El ró­tu­lo de una ca­lle, es al­go muy im­por­tan­te y creo que no de­be­ría ser­vir co­mo ar­gu­men­to po­lí­ti­co con que los go­bier­nos mu­ni­ci­pa­les, mar­quen sus di­fe­ren­cias con el an­te­ce­sor. Jus­to es que se ha­ga, con el con­si­guien­te con­sen­so, cuan­do los nom­bres exis­ten­tes, pue­dan he­rir sus­cep­ti­bi­li­da­des por ha­ber­se bau­ti­za­do con cri­te­rios to­tal­men­te po­lí­ti­cos o par­ti­dis­tas. ¿Có­mo evi­tar esa po­li­ti­za­ción y los cam­bios que ge­ne­ra? Sen­ci­lla­men­te em­plean­do cri­te­rios apo­lí­ti­cos y hu­yen­do de los opor­tu­nis­mos tan re­cu­rren­tes. Pe­ro no es así y se vuel­ve a caer en lo mis­mo.

¿Qué ocu­rrió en Nue­va York, ha­ce aho­ra 200 años, cuan­do se pla­ni­fi­ca­ron sus ca­lles? Que se pre­vió una cua­drí­cu­la en án­gu­lo rec­to y cuan­do se creó Cen­tral Park, unos 30 años des­pués, esas ca­lles se nu­me­ra­ron a uno y otro la­do: West Si­de, al oes­te y East Si­de, al es­te. Las 11 ave­ni­das que co­rren pa­ra­le­las, de nor­te a sur, y las 155 ca­lles per­pen­di­cu­la­res que las cru­zan, tras el nú­me­ro se les aña­dió la E o la W se­gún es­tu­vie­ran a uno u otro la­do del par­que y ahí se aca­bó la his­to­ria. Di­fí­cil per­der­se hoy en día en una ur­be de 8.500 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, con las ca­lles per­fec­ta­men­te nu­me­ra­das.

Pa­ra ha­cer al­go así, ya he­mos lle­ga­do tar­de. Pe­ro pa­ra bau­ti­zar nue­vas ca­lles o re­bau­ti­zar aque­llas cu­yos nom­bres nos pue­dan chi­rriar a to­dos, exis­ten mu­chas for­mas de ha­cer­lo, mu­chas, me­nos esas que se ha­cen con cri­te­rios ab­so­lu­ta­men­te po­lí­ti­cos y opor­tu­nis­tas. Y eso es lo que se ha con­ju­ga­do es­tos úl­ti­mos días en el Ayun­ta­mien­to de Va­len­cia que ha de­ci­di­do cam­biar el nom­bre de unas cin­cuen­ta ca­lles por otros más de acuer­do con su gus­to y su ideo­lo­gía. Tam­bién lo hi­cie­ron igual los ayun­ta­mien­tos del pa­sa­do. Es­to es así, go­bier­ne quien go­bier­ne. En es­te ca­so es muy lla­ma­ti­vo por­que no se han to­ma­do tiem­po ni pa­ra res­pi­rar y, al hi­lo de la fa­mo­sa Ley de la Memoria His­tó­ri­ca, le han aña­di­do la cues­tión tan en bo­ga en es­tos mo­men­tos de la igual­dad y la reivin­di­ca­ción de la mu­jer, con lo que se van a re­ti­rar de las ca­lles el nom­bre de per­so­na­jes no afi­nes a la Re­pú­bli­ca y en su lu­gar, se­rán re­bau­ti­za­das con nom­bres de hom­bres y de mu­je­res que, sal­vo al­gu­nas ex­cep­cio­nes, su úni­co ba­ga­je es la mi­li­tan­cia de iz­quier­das o la lu­cha fe­mi­nis­ta. Una ac­ti­tud de ma­nual, quí­ta­te tú pa­ra po­ner­me yo. Ve­re­mos lo que ocu­rre cuan­do cam­bien las tor­nas, su­pon­go que vol­ver a em­pe­zar. Y así ad in­fi­ni­tum.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.