Nu­tri­ción y ter­ce­ra edad

Nou Horta - - Publireportatge - CEN­TROS SAVIA

El pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to con­lle­va a una se­rie de cam­bios cor­po­ra­les, fi­sio­ló­gi­cos y fun­cio­na­les que mo­di­fi­can las ne­ce­si­da­des nu­tri­cio­na­les de las per­so­nas e in­flu­yen en la ca­pa­ci­dad de ob­te­ner los nu­trien­tes ne­ce­sa­rios. Al­gu­nos cam­bios fi­sio­ló­gi­cos que pue­den ser cau­san­tes de una malnu­tri­ción son:

• Cam­bios en la com­po­si­ción cor­po­ral

• Cam­bios en la mas­ti­ca­ción

• Cam­bios en el gus­to

• Cam­bios en el sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar

Ade­más, afec­tan otros fac­to­res no fí­si­cos que pue­den pro­vo­car la pér­di­da del ape­ti­to o el in­te­rés por la co­mi­da:

• Me­nos ac­ti­vi­dad fí­si­ca

• Per­di­da de la ru­ti­na la­bo­ral

• Uti­li­za­ción cró­ni­ca de me­di­ca­men­tos

La pre­sen­cia de malnu­tri­ción pue­de in­ter­ve­nir de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va en la evo­lu­ción de las en­fer­me­da­des cró­ni­cas y agu­das de nues­tros re­si­den­tes, el re­tra­so de la cu­ra­ción de al­gu­na he­ri­da, apa­ri­ción de otras pa­to­lo­gías o las en­fer­me­da­des de­ge­ne­ra­ti­vas pro­pias del en­ve­je­ci­mien­to. Por ello, una va­lo­ra­ción nu­tri­cio­nal com­ple­ta du­ran­te el in­gre­so de un/a re­si­den­te en el Cen­tro y un se­gui­mien­to ri­gu­ro­so en la es­tan­cia del/la mis­mo/a, son los pun­tos cla­ves pa­ra no es­tar en ries­go nu­tri­cio­nal y es­tar fuer­tes y sa­lu­da­bles.

Es muy im­por­tan­te adap­tar al má­xi­mo el me­nú a las ca­rac­te­rís­ti­cas de la per­so­na ma­yor, pa­ra ase­gu­rar­nos que en su ali­men­ta­ción no fal­te nin­gún nu­trien­te esen­cial. Apor­tar ener­gía su­fi­cien­te (5 co­mi­das al día), pro­teí­nas de bue­na ca­li­dad y fá­ci­les de di­ge­rir (hue­vo, car­ne ma­gra, pes­ca­do), ade­cua­do apor­te de cal­cio (le­che, que­so, yo­gu­res) y una hi­dra­ta­ción ade­cua­da (agua, zu­mos, ge­la­ti­nas…) van a per­mi­tir que la per­so­na dis­fru­te al má­xi­mo de to­do su po­ten­cial pa­ra lle­var a ca­bo sus ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas y de ocio.

En Savia dis­po­ne­mos de die­tis­tas que se en­car­gan de ve­lar por la ido­nei­dad de los me­nús y de rea­li­zar se­gui­mien­to a los/as re­si­den­tes que pre­sen­ten al­gún ries­go nu­tri­cio­nal. Dis­po­ne­mos de un gran aba­ni­co de me­nús adap­ta­dos pa­ra to­do ti­po de pa­to­lo­gías, gus­tos y pre­fe­ren- cias, ade­más de la po­si­bi­li­dad de ele­gir en­tre dos me­nús ba­sa­les. Asi­mis­mo, pa­ra po­der aten­der con ma­yor pre­ci­sión a los/as re­si­den­tes con pro­ble­mas de mas­ti­ca­ción y de­glu­ción, dis­po­ne­mos de “Me­nús Tex­tu­ri­za­dos” un sis­te­ma que emul­sio­na los ali­men­tos dán­do­les una tex­tu­ra que per­mi­te pre­sen­tar­los con di­ver­sas for­mas y pa­re­ci­das al ali­men­to ori­gi­nal, sin dis­mi­nuir el va­lor nu­tri­cio­nal y se­gún tes­ti­mo­nios de al­gu­nos/ as de nues­tros/as re­si­den­tes, re­cu­pe­ran­do los sa­bo­res ol­vi­da­dos, que an­tes no dis­po­nían con los tra­di­cio­na­les tri­tu­ra­dos. No po­de­mos ol­vi­dar que co­mer es uno de los pla­ce­res de la vi­da, y tan im­por­tan­te es co­mer co­mo el mo­do en que se co­ci­na y se pre­sen­tan los pla­tos. Adap­tar el me­nú a los gus­tos de la per­so­na ma­yor, in­clu­yen­do pla­tos tra­di­cio­na­les y co­ci­nán­do­los con es­me­ro es cla­ve pa­ra con­se­guir una bue­na acep­ta­ción por par­te del/a re­si­den­te, lo que al fi­nal se tra­du­ci­rá en un me­jor es­ta­do de sa­lud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.