La im­por­tan­cia de la po­do­lo­gía en la Ter­ce­ra Edad

Nou Horta - - Publireportatge - Adrián Jau­re­gui, Po­dó­lo­go Sa­via.

El pro­fe­sor lon­di­nen­se Pe­ter Mi­llard ha­cía siem­pre re­fe­ren­cia a la im­por­tan­cia de la pre­ven­ción de la de­pen­den­cia y las en­fer­me­da­des que com­por­tan el en­ve­je­ci­mien­to. Pe­día a sus alum­nos que no hi­cie­ran per­der el tiem­po y el di­ne­ro a pa­cien­tes que es­tu­vie­ran en­ve­je­cien­do o que ya fue­ran ma­yo­res, si es­tos eran asin­to­má­ti­cos. Y que se cen­tra­ran en exa­mi­nar su au­di­ción, su vi­sión y sus pies. Es­tos tres pun­tos re­fle­jan la for­ma de in­ter­ac­tuar del pa­cien­te con su en­torno y su per­di­da afec­ta de for­ma gra­ve en tér­mi­nos de ais­la­mien­to y de­pen­den­cia. La po­do­lo­gía en el ám­bi­to ge­riá­tri­co res­pon­de a una ne­ce­si­dad. Los an­cia­nos son un gru­po de po­bla­ción con una gran pre­va­len­cia de tras­tor­nos re­la­cio­na­dos con los pies. Las re­vi­sio­nes pe­rió­di­cas por par­te de un po­dó­lo­go, son al­go im­pres­cin­di­ble pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de nues­tros re­si­den­tes. Des­de el con­se­jo en la elec­ción del cal­za­do ade­cua­do pa­ra ca­da si­tua­ción, has­ta el tra­ta­mien­to de úl­ce­ras, pa­san­do por la eli­mi­na­ción de du­re­zas y he­lo­mas, así co­mo un cor­te ade­cua­do de las uñas.

Tam­bién es im­por­tan­te in­for­mar tan­to a los re­si­den­tes co­mo a las fa­mi­lias so­bre la im­por­tan­cia de cui­dar sus pies.

Des­de el ser­vi­cio de po­do­lo­gía bus­ca­mos me­jo­rar, en la me­di­da de lo po­si­ble, la sa­lud de los pies de nues­tros re­si­den­tes pri­man­do, an­te to­do, la pre­ven­ción de fu­tu­ras le­sio­nes, so­bre to­do en pa­cien­tes dia­bé­ti­cos. La dia­be­tes es un gran pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca. Un pa­cien­te dia­bé­ti­co de ries­go po­do­ló­gi­co pre­sen­ta sig­nos que in­di­can una neu­ro­pa­tía o una ar­te­rio­pa­tía aso­cia­da o no a un tras­torno es­tá­ti­co, di­ná­mi­co o morfológico del pie, y es­to es al­go a lo que, tan­to el pro­pio dia­bé­ti­co co­mo su en­torno le res­tan im­por­tan­cia. Las zo­nas de ma­yor ries­go de ul­ce­ra­ción son las 5 cabezas me­ta­tar­sia­nas, la es­ti­loi­des del 5º me­ta­tar­siano (pro­mi­nen­cia ósea en el la­te­ral ex­te­rior del pie) y el ta­lón, ya que son zo­nas de hi­per­pre­sión y por lo tan­to sus­cep­ti­bles de pro­du­cir du­re­zas. Las úl­ce­ras tam­bién pue­den apa­re­cer por “mi­cro­trau­ma­tis­mos de re­pe­ti­ción”, es de­cir, pe­que­ños gol­pes de ba­ja con­si­de­ra­ción con­ti­nua­dos en una mis­ma zo­na. Otra cau­sa se­ría el ro­ce en cier­tas zo­nas a cau­sa de un cal­za­do mal ajus­ta­do o po­co ade­cua­do a las cir­cuns­tan­cias del pa­cien­te, así co­mo el uso inade­cua­do de ins­tru­men­tos cor­tan­tes.

Por es­to, es im­por­tan­te que tan­to nues­tros re­si­den­tes, co­mo los fa­mi­lia­res re­ci­ban una in­for­ma­ción po­do­ló­gi­ca es­pe­cia­li­za­da, pa­ra así com­ple­men­tar los cui­da­dos pro­por­cio­na­dos por nues­tro equi­po.

Las re­vi­sio­nes pe­rió­di­cas por par­te de un po­dó­lo­go, son al­go im­pres­cin­di­ble pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de nues­tros re­si­den­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.