“En el dis­co po­de­mos en­con­trar die­ren­tes es­ti­los mu­si­ca­les”

Des­pués de dos años, y ha­ber de­ja­do su vi­da en Va­len­cia, Es­can­dril vuel­ve con un nue­vo tra­ba­jo, “El fa­ro de los ne­cios” que nos cuen­ta, ex­pe­rien­cias, vi­ven­cias e im­pre­sio­nes

Nou Horta - - Portada -

En­tre­vis­ta­mos a Es­can­dril y nos cuen­ta su nue­vo tra­ba­jo “El fa­ro de los ne­cios”

¿Có­mo sur­ge gra­bar es­te sép­ti­mo dis­co, y cuán­to tiem­po te ha cos­ta­do?

Pues ca­si año y pi­co de com­po­ner­lo y ma­que­tar­lo, ya que soy muy per­fec­cio­nis­ta a la ho­ra de gra­bar, edi­tar y mas­te­ri­zar, ya que me gus­ta ha­cer a mí to­do el tra­ba­jo, y aún así cuan­do ter­mino nun­ca aca­ba de gus­tar­me, siem­pre pien­sas que po­drías ha­cer­lo me­jor. Sur­ge en su ma­yo­ría a tra­vés de mis ex­pe­rien­cias per­so­na­les, y otras que es­ta­mos vi­vien­do día a día. Tie­nen que ver con lo que yo he vi­vi­do y con lo que es­toy vi­vien­do aho­ra, ha ha­bi­do un cam­bio de en­fo­que con el cam­bio de vi­da de Va­len­cia ca­pi­tal a vi­vir en la mon­ta­ña.

¿Por qué el “El fa­ro de los ne­cios”?

En el sin­gle de mi dis­co, “El fa­ro de los ne­cios” he que­ri­do re­fe­rir­me a la luz que a ve­ces bus­ca­mos cuan­do nos sen­ti­mos per­di­dos, y ter­mi­na­mos encontrando una que vie­ne de muy le­jos, de­ján­do­nos lle­var por ella, pe­ro que al fi­nal de una lar­ga travesía no nos ter­mi­na lle­van­do a buen puer­to.

Ya que lo que de ver­dad creía que era im­por­tan­te, no es así, y lo que has­ta aho­ra pen­sa­ba que era bueno no lo es, y des­cu­bres de ver­dad lo que te lle­na en la vi­da. Aun­que pue­da pa­re­cer al­go muy me­ta­fó­ri­co, es­te ti­po de re­fle­xión se pue­de in­ter­pre­tar, dán­do­te cuen­ta de quie­nes son tus ver­da­de­ros ami­gos, co­mo yo nom­bro en la can­ción a “Ana Li” por po­ner­le un nom­bre a la amis­tad. Que­ría que so­na­ra a un país le­jano, y con nom­bre de mu­jer.

¿Ade­más de tus te­mas qué más po­de­mos en­con­trar en es­te dis­co?

En el dis­co hay dos co­ver, dos ver­sio­nes del Ga­to Pé­rez “Ebrios de So­le­dad” y “Días de es­cue­la”, dos te­mas muy idó­neos pa­ra me­ter­los en el dis­co por­que lle­va­ban una lí­nea muy pa­re­ci­da.

¿Có­mo de­fi­ni­rías el es­ti­lo del dis­co, qué has que­ri­do trans­mi­tir?

El con­te­ni­do de las le­tras es lo más im­por­tan­te, se pue­den en­con­trar di­fe­ren­tes es­ti­los mu­si­ca­les, es muy sa­bi­ne­ro. Me gus­ta que la le­tra trans­mi­ta, se­gún el es­ti­lo de las le­tras in­ten­to dar­le el es­ti­lo mu­si­cal.

¿Apar­te del sin­gle que can­ción des­ta­ca­rías del dis­co?

To­das son mis fa­vo­ri­tas por­que son co­mo mis hi­jos, no pue­do que­rer una más que a otra, pe­ro si tu­vie­ra que ele­gir una, se­ría la de “Son­rió”, es una can­ción que ha­bla so­bre el mal­tra­to de gé­ne­ro, pe­ro has­ta el fi­nal no nos da­mos cuen­ta que ha si­do la mu­jer, la que can­sa­da del mal­tra­to aca­ba fi­nal­men­te con la vi­da del ma­ri­do.

Há­bla­nos de al­gu­nas de las co­la­bo­ra­cio­nes del dis­co.

Pues no ha ha­bi­do mu­chas, pe­ro si me gus­ta­ría des­ta­car los tres so­los de gui­ta­rra del sin­gle, son al­go des­ga­rra­do­res co­mo so­lo po­día ha­cer­lo la gui­ta­rra de Jo­sé Ruiz, mi ami­go “pe­pei­tor” gui­ta­rris­ta del gru­po Que­lo­nio, es un gui­ta­rris­ta con una tra­yec­to­ria muy im­por­tan­te, ne­ce­si­ta­ba uno so­los muy ca­ñe­ros. Nos cos­tó mu­cho dar con el fee­ling que que­ría­mos dar­le a la can­ción, y de he­cho tu­vi­mos que ha­cer un mon­tón de to­mas de au­dio has­ta dar en el cla­vo. Y por otra par­te, los so­los de te­cla­do son de Ma­no­lo Ban­vas­tem, te­clis­ta del mí­ti­co gru­po va­len­ciano de reg­gae “Jack Ma­ce­tas”, que ha co­la­bo­ra­do en to­dos mis dis­cos, me ha apor­ta­do mu­cho por­que es muy buen mú­si­co y gran com­po­si­tor, me ha in­flui­do bas­tan­te y me ha ayu­da­do a la ho­ra de pro­du­cir las can­cio­nes, y en es­te dis­co no po­día fal­tar.

¿Có­mo ha si­do la ex­pe­rien­cia de gra­bar en Ara­ñuel (Cas­te­llón)?

Ten­go que de­cir que la pro­duc­ción de es­te dis­co de 10 can­cio­nes, me ha gus­ta­do mu­cho, por­que el en­torno en el que ha si­do gra­ba­do y com­pues­to ha si­do fun­da­men­tal, y me ha apor­ta­do jus­to lo que yo bus­ca­ba, un en­torno mag­ní­fi­co el pue­blo de Ara­ñuel, su rio, sus mon­ta­ñas y sus ma­ra­vi­llo­sas gen­tes.

¿A quién te gus­ta­ría agra­de­cer, es­te dis­co?

Tam­bién ten­go que de­cir que si no es por la cer­ca­nía y la amis­tad que he en­con­tra­do allí con Ru­bén, Ja­vi me­tal, Est­her, “Ve­ro la fla­ca”, Fer­nan­do, Mª del Mar, Vi­cen­te, Sil­va­na, Jua­ni­llo, Pa­lo­ma, El­vi­ra y Eric y un lar­go et­cé­te­ra, “El fa­ro de los ne­cios” me se­gui­ría alum­bran­do sin en­con­trar don­de echar el an­cla. He ro­to con mi vi­da an­te­rior y el ci­clo de amis­ta­des que ten­go aho­ra me han ayu­da­do mu­cho a adap­tar­me a mi nue­va vi­da, me han in­fluen­cia­do de ma­ne­ra po­si­ti­va

¿Có­mo sur­ge for­mar par­te de Rock Sta­tion?

Es el gru­po que hay en es­te pue­ble­ci­to, en Ara­ñuel. Pues a ni­vel mu­si­cal, han de­ci­di­do con­tar tam­bién con­mi­go a pe­sar de ya te­ner dos gui­ta­rras. Me han aco­gi­do muy bien, ¡es una ca­ña!, ha­ce­mos bo­los por los pue­blos de la co­mar­ca, con tres gui­ta­rras, ba­jo y ba­te­ría, no hay na­da me­jor que un buen di­rec­to.

Pa­ra fi­na­li­zar, ¿dón­de po­de­mos en­con­trar tú úl­ti­mo dis­co?

De mo­men­to es­toy ha­cien­do ac­tua­cio­nes de mis te­mas en acús­ti­co, en ga­ri­tos de los pue­blos de Cas­te­llón, pe­ro es­pe­ro en bre­ve po­der su­bir­lo a youtu­be.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.