¿Al­gu­na vez te has plan­tea­do si la Qui­ro­prác­ti­ca pue­de ayu­dar­te a ti?

“Cuan­do ha­bla­mos de Qui­ro­prác­ti­ca, ha­bla­mos de Sa­lud”

Nou Horta - - Publireportatge - Ro­main Fou­caud

Si en al­gún mo­men­to te ha sur­gi­do es­ta du­da, po­de­mos de­cir­te que la Qui­ro­prác­ti­ca be­ne­fi­cia a per­so­nas de to­das las eda­des, des­de be­bés has­ta an­cia­nos. Ya ten­gan sín­to­mas o do­lo­res o, sim­ple­men­te, sea a mo­do pre­ven­ti­vo; ya ten­gan un es­ti­lo de vi­da se­den­ta­ria o, por con­tra, lle­ven una vi­da más ac­ti­va. En de­fi­ni­ti­va, es la ter­ce­ra pro­fe­sión sa­ni­ta­ria a ni­vel mun­dial que ayu­da a to­do ti­po de per­so­na a con­se­guir un ma­yor bie­nes­tar, es de­cir, es­tá di­ri­gi­da a to­dos aque­llos que quie­ran te­ner me­jor ca­li­dad de vi­da.

Cuan­do ha­bla­mos de Qui­ro­prác­ti­ca, ha­bla­mos de Sa­lud

BE­BÉS: qui­zá te ex­tra­ñe que un be­bé de­ba ser ajus­ta­do en los pri­me­ros días de vi­da pe­ro es muy im­por­tan­te ya que du­ran­te el par­to, de­bi­do a la fuer­za que se ejer­ce es­ti­ran­do so­bre la ca­be­za-cue­llo, pue­de pro­du­cir­se la pri­me­ra su­blu­xa

ción a ni­vel cer­vi­cal. Tam­bién si se han uti­li­za­do fór­ceps, ven­to­sas o, in­clu­so la ce­sá­rea, su­po­ne un gran es­trés so­bre la co­lum­na del re­cién na­ci­do. Así, cual­quier par­to, in­clu­so el más fá­cil en apa­rien­cia, im­pli­ca ries­gos de trau­mas. Los vó­mi­tos, los có­li­cos, llan­tos inusua­les, fal­ta de ape­ti­to, la oti­tis o el in­som­nio, la tor­tí­co­lis… es­tán fre­cuen­te­men­te vin­cu­la­dos a pro­ble­mas ver­te­bra­les sub­ya­cen­tes. Por ello, es ne­ce­sa­rio que un Qui­ro­prác­ti­co exa­mi­ne cuan­do an­tes al be­bé tras el par­to, pa­ra ase­gu­rar­nos que no hay nin­gu­na in­ter­fe­ren­cia en su sis­te­ma ner­vio­so y que pue­da desa­rro­llar­se ple­na­men­te.

NI­ÑOS Y ADO­LES­CEN­TES: la ni­ñez con sus jue­gos, caí­das y “pe­que­ños ac­ci­den­tes”, es a me­nu­do una eta­pa de mu­cho ries­go. Aun­que los ni­ños pa­rez­can de go­ma no lo son y, los gol­pes, in­clu­so los más le­ves, pro­du­cen da­ños en la co­lum­na ver­te­bral. Ade­más, con la edad es­co­lar, se aña­den los ries­gos vin­cu­la­dos a mo­chi­las pe­sa­das, es­cri­to­rios y si­llas no adap­ta­das, le­sio­nes de­por­ti­vas, etc. Y, son en es­tas eda­des, en­tre los 3-6-10 años, cuan­do re­co­men­da­mos ha­cer una re­vi­sión pa­ra pre­ve­nir la te­mi­da es­co­lio­sis o si ob­ser­va­mos al­gu­nos sín­to­mas co­mo una ca­de­ra más al­ta, un hom­bro más al­to, omo­pla­tos que so­bre­sa- len, ca­mi­nar con los pies tor­ci­dos ha­cia den­tro o fue­ra, do­lo­res de ar­ti­cu­la­cio­nes, etc.

EM­BA­RA­ZA­DAS: el em­ba­ra­zo es una eta­pa de mu­chos cam­bios pa­ra la mu­jer. Cam­bios fí­si­cos (au­men­to de pe­so, la­xi­ci­dad de los li­ga­men­tos), cam­bios quí­mi­cos (cam­bios hor­mo­na­les, cam­bios de me­ta­bo­lis­mo) y cam­bios emo­cio­na­les (te­mo­res, es­ta­dos de áni­mo, ex­pec­ta­ti­vas…). Por ello, con la qui­ro­prác­ti­ca, con­se­gui­re­mos que el sis­te­ma ner­vio­so y los di­fe­ren­tes ór­ga­nos fun­cio­nen óp­ti­ma­men­te, eli­mi­nan­do las in­ter­fe­ren­cias, pa­ra el buen desa­rro­llo del be­bé. Ade­más de mi­ti­gar los sín­to­mas de ciá­ti­cas, lum­bal­gias, ma­reos, vó­mi­tos, ma­les­tar en ge­ne­ral… que son tan co­mu­nes en es­te pe­rio­do pa­ra la mu­jer. El cui­da­do qui­ro­prác­ti­co tam­bién ayu­da a res­ta­ble­cer el ba­lan­ce de los múscu­los y li­ga­men­tos pél­vi­cos y, por tan­to, con­du­ce a un par­to más fá­cil y se­gu­ro. Es de­cir, se tra­ba­ja­rá pa­ra ayu­dar al pro­ce­so na­tu­ral del par­to.

ADUL­TOS: en es­te ran­go de po­bla­ción en­con­tra­mos dos ver­tien­tes. Por un la­do, es­tán las per­so­nas que tie­nen un sín­to­ma o do­lor ya de­fi­ni­do co­mo por ejem­plo… ciá­ti­ca, lum­bal­gia, cer­vi­cal­gia, ma­reos, vér­ti­gos, es­co­lio­sis, in­som­nio, fi­bro­mial­gia, migrañas, her­nias dis

ca­les, etc. Y vie­nen pa­ra ob­te­ner ali­vio, co­rre­gir el pro­ble­ma y te­ner la me­jor ca­li­dad de vi­da po­si­ble. Por otro la­do, es­tán aque­llas per­so­nas que acu­den de for­ma pre­ven­ti­va pa­ra ga­nar en bie­nes­tar y con­se­guir que su cuer­po fun­cio­ne al 100%, li­bre de in­ter­fe­ren­cias.

DE­POR­TIS­TAS: sa­be­mos que los atle­tas o de­por­tis­tas es­tán so­me­ti­dos a gran­des es­fuer­zos fí­si­cos y, por ello, pue­de ser fre­cuen­te que sur­ja al­gún ti­po de le­sión co­mo es­guin­ce, des­ga­rro mus­cu­lar, ten­di­ni­tis etc. El Qui­ro­prác­ti­co, ayu- da­rá a re­cu­pe­rar­se de for­ma más rá­pi­da y com­ple­ta. Pe­ro la Qui­ro­prác­ti­ca no só­lo es pa­ra cuan­do se su­fre una le­sión, sino que, a un de­por­tis­ta con ajus­tes re­gu­la­res le va a pre­ve­nir de di­chas le­sio­nes, va a no­tar una me­jo­ra en el mo­vi­mien­to y fle­xi­bi­li­dad en las ar­ti­cu­la­cio­nes, op­ti­mi­za­rá el ren­di­mien­to de­por­ti­vo, etc. De he­cho son mu­chos los fa­mo­sos de­por­tis­tas que re­co­no­cen te­ner un Doc­tor en Qui­ro­prác­ti­ca co­mo, por ejem­plo, Ti­ger Woods, Ra­fael Na­dal, Usain Bolt, Se­re­na Wi­lliams…

TER­CE­RA EDAD: mu­chos son los be­ne­fi­cios que pue­den en­con­trar las per­so­nas de avan­za­da edad en la Qui­ro­prác­ti­ca. Nor­mal­men­te, cuan­do acu­den a con­sul­ta es por­que su­fren do­lo­res muy agu­dos

y cró­ni­cos y, por de­cir­lo de al­gu­na for­ma, es lo úni­co que les que­da por “pro­bar”. Por suer­te, ca­da vez hay más in­for­ma­ción y la gen­te es­tá to­man­do ma­yor con­cien­cia de Qué es y los Be­ne­fi­cios que tie­ne nues­tra pro­fe­sión. ¿Có­mo se les pue­de ayu­dar? Me­dian­te los ajus­tes ver­te­bra­les ten­drán más mo­vi­li­dad y fle­xi­bi­li­dad, me­jor equi­li­brio y coor­di­na­ción, re­du­ci­rán me­di­ca­ción, dis­mi­nui­rá la de­ge­ne­ra­ción ar­ti­cu­lar y, lo más im­por­tan­te, ob­ten­drán una me­jor ca­li­dad de vi­da. Es de­cir, apar­te de ob­te­ner un ali­vio de sín­to­mas, se no­ta­rá mu­cho más enér­gi­co, me­jor hu­mor, ma­yor des­can­so, me­jo­ra del sis­te­ma in­mu­ne, mo­ti­va­ción pa­ra es­tar más ac­ti­vo, etc.

“Es­ta­mos se­gu­ros de que la Qui­ro­prác­ti­ca a ti tam­bién pue­de ayu­dar­te”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.