Despilfarro: La his­to­ria in­ter­mi­na­ble

Nou Torrentí - - Especial Eleccions - Aí­da González-Flei­tas de la Ser­na Can­di­da­ta a la al­cal­día de Torrent VOX

Ten­go que con­fe­sar que las pro­me­sas elec­to­ra­les que los gran­des par­ti­dos han ido di­fun­dien­do a tra­vés de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de Torrent, me es­tán cau­san­do un in­quie­tan­te desa­so­sie­go. Y es así, por­que, en su esen­cia, aven­tu­ran un in­cre­men­to del gas­to pú­bli­co in­efi­cien­te al arro­gar­se com­pe­ten­cias que es­tán fue­ra de ám­bi­to pro­pio de los en­tes lo­ca­les, lo cual crea las in­de­sea­das du­pli­ci­da­des en­tre Ad­mi­nis­tra­cio­nes Pú­bli­cas. Es­pe­cial sor­pre­sa pro­vo­ca la úl­ti­ma pro­me­sa elec­to­ral de la om­ni­pre­sen­te Sra. Fol­ga­do so­bre “al­qui­ler jo­ven” pa­ra jó­ve­nes de en­tre 18 y 30 años y que po­dría su­po­ner un des­em­bol­so pa­ra los to­rren­ti­nos y to­rren­ti­nas de has­ta 300 al mes. Hay que re­cor­dar, que es­te anun­cio se efec­túa cuan­do to­da­vía la Ge­ne­ra­li­tat Va­len­cia­na no ha abo­na­do los más de 200 mi­llo­nes de eu­ros que adeu­da a mi­les de be­ne­fi­cia­rios de las ayu­das con­ce­di­das del Plan de Vi­vien­da 2009-2012, y que ya se pu­so en mar­cha en tiem­pos del go­bierno del Sr. Za­pa­te­ro, pues su­po­ne una vuel­ta a la de­no­mi­na­da Ren­ta Bá­si­ca de Eman­ci­pa­ción im­plan­ta­da por el pro­pa­gan­dís­ti­co Mi­nis­te­rio de la Vi­vien­da de la Sra. Co­rre­dor, que tu­vo que ser re­ti­ra­da por el Par­ti­do Po­pu­lar en el 2011 an­te el ago­ta­mien­to de fon­dos pú­bli­cos. Es­ta me­di­da, tal y como es­tá di­se­ña­da por la Sra. Fol­ga­do, su­po­ne una cla­ra du­pli­ci­dad del gas­to pú­bli­co pa­ra los con­tri­bu­yen­tes de Torrent, ya que la com­pe­ten­cia en ma­te­ria de vi­vien­da la os­ten­ta la Ge­ne­ra­li­tat en ex­clu­si­va, tal y como le atri­bu­ye en el ar­tícu­lo 49.3 del Es­ta­tu­to de Au­to­no­mía, y su ges­tión se desa­rro­lla des­de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Obras Pú­bli­cas, Pro­yec­tos Ur­ba­nos y Vi­vien­da, que en la ac­tua­li­dad se ha­lla afa­na­do tra­mi­tan­do, por un la­do, las ayu­das al al­qui­ler de vi­vien­da de­ri­va­das de los es­ca­sos fon­dos que el Es­ta­do ha asig­na­do a la Co­mu­ni­tat Va­len­cia­na pa­ra la eje­cu­ción del Plan Es­ta­tal de Vi­vien­da 20132016, y por otro, el abono de la tre­men­da deu­da de­ri­va­da de ayu­das im­pa­ga­das de pla­nes an­te­rio­res. Y aun­que de­bo re­co­no­cer que es­ti­mo muy loa­ble la fi­na­li­dad de la me­di­da, sin em­bar­go, no com­par­to el me­dio ele­gi­do por la Sra. Fol­ga­do, pues con­si­de­ro la sub­ven­ción un ins­tru­men­to in­efi­caz, da­do que es­te ti­po de in­ter­ven­ción en el mer­ca­do, in­yec­tan­do di­ne­ro pú­bli­co al sec­tor in­mo­bi­lia­rio, de­ri­va­rá, como se vio en los años 2008 a 2010, en una subida de pre­cios del al­qui­ler de vi­vien­da re­si­den­cial, de mo­do que los fon­dos pú­bli­cos mu­ni­ci­pa­les ter­mi­na­rán en ma­nos de in­ver­so­res in­mo­bi­lia­rios pri­va­dos. Cau­sa ver­da­de­ra lás­ti­ma, como el par­ti­do an­ta­ño de li­be­ral y de de­re­chas, se afa­na en man­te­ner una po­lí­ti­ca pro­pa­gan­dís­ti­ca, errá­ti­ca e in­ter­ven­cio­nis­ta pro­pia de la per­so­na que nos abo­có a es­ta pro­fun­da cri­sis, el inefa­ble Sr. Za­pa­te­ro, a fin de con­se­guir vo­tos ti­ran­do de ar­cas mu­ni­ci­pa­les. Por es­te mo­ti­vo, no quie­ro un par­ti­do cu­yos car­gos pú­bli­cos mal­gas­ten mi di­ne­ro, y por ello el equi­po de VOX apos­ta­mos en es­tas Elec­cio­nes Mu­ni­ci­pa­les, por pro­po­ner un pre­su­pues­to mu­ni­ci­pal con­tro­la­do re­du­cien­do in­efi­cien­cias, re­du­cien­do los gas­tos po­lí­ti­cos, su­pri­mien­do sub­ven­cio­nes a par­ti­dos po­lí­ti­cas, car­gos po­lí­ti­cos, mi­no­ran­do sus suel­dos, eli­mi­nan­do per­so­nal con­tra­ta­do a de­do, re­du­cien­do em­pre­sas pú­bli­cas in­ne­ce­sa­rias, aca­ban­do con la du­pli­ci­dad de com­pe­ten­cias en­tre ad­mi­nis­tra­cio­nes, en de­fi­ni­ti­va gas­tar aque­llo que es ver­da­de­ra­men­te ne­ce­sa­rio pa­ra el desa­rro­llo de las com­pe­ten­cias pro­pias del En­te Lo­cal con­si­de­ran­do como pro­pia, en to­do ca­so, la me­jo­ra en la aten­ción so­cial y hu­ma­ni­ta­ria tan ne­ce­sa­ria en el mo­men­to en que vi­vi­mos. La jus­ta con­se­cuen­cia se­ría aco­me­ter una dis­mi­nu­ción de la pre­sión fis­cal, re­du­cien­do ti­po de gra­va­men del IBI al 0'4%, y bo­ni­fi­can­do a las fa­mi­lias que su­fren ma­yo­res car­gas como fa­mi­lias nu­me­ro­sas o con per­so­nas de­pen­dien­tes a car­go y pen­sio­nis­tas en un 90%. Asi­mis­mo, pro­por­cio­nar un me­jor tra­ta­mien­to fis­cal a los em­pren­de­do­res y au­tó­no­mos a fin de fa­vo­re­cer la crea­ción de em­pleo, quie­nes, a nues­tro en­ten­der, no ten­drían que tri­bu­tar por el IAE en tan­to no ob­ten­gan be­ne­fi­cios, así como la re­duc­ción pro­gre­si­va del IVTM. Es­toy con­ven­ci­da que re­du­cir im­pues­tos es el mo­do más efi­caz de ayu­dar en la eman­ci­pa­ción de nues­tros jó­ve­nes pues re­dun­da en opor­tu­ni­da­des de em­pleo y otor­ga li­ber­tad pa­ra de­ci­dir como y en que gas­tar el di­ne­ro con­se­gui­do con su es­fuer­zo, en con­tra­po­si­ción a sub­si­dios li­mi­ta­ti­vos, efí­me­ros e in­efi­ca­ces, y que só­lo fo­men­ta la in­ver­sión in­mo­bi­lia­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.