Las ha­bi­li­da­des so­cia­les

Nou Torrentí - - Recomanacions - C.I. Au­siàs March*

Hay al­gu­nas ac­cio­nes, ade­más de las más ha­bi­tua­les, que los ni­ños apren­den du­ran­te los pri­me­ros años de vida. Es­tas ha­bi­li­da­des que no se en­se­ñan a los ni­ños, en la ma­yo­ría de los ca­sos por­que su­po­ne­mos que se apren­den de ma­ne­ra in­cons­cien­te, son las ha­bi­li­da­des so­cia­les. Las ha­bi­li­da­des so­cia­les son las con­duc­tas que ma­ni­fies­tas cuan­do te re­la­cio­nas con los ami­gos, los com­pa­ñe­ros, la fa­mi­lia, los co­no­ci­dos, y ex­pre­sas tus sen­ti­mien­tos, tus de­seos, tus opi­nio­nes, tus de­re­chos de un mo­do ade­cua­do y res­pe­tan­do a los de­más. Nos es­ta­mos re­fi­rien­do a có­mo en­ta­blar amis­ta­des, ofre­cer ayu­da, ha­cer­se res­pe­tar, sa­ber in­ter­pre­tar la con­duc­ta de los de­más y po­ner­se en su lu­gar. Las con­duc­tas so­cial­men­te ha­bi­li­do­sas pro­du­cen im­por­tan­tes be- ne­fi­cios per­so­na­les: con­tri­bu­yen a pre­ver con­flic­tos, a evi­tar­los y a so­lu­cio­nar­los cuan­do se pre­sen­tan. Con ellas con­si­gues au­men­tar tu com­pe­ten­cia en la ma­ne­ra de desen­vol­ver­te en las si­tua­cio­nes in­ter­per­so­na­les. Esa com­pe­ten­cia so­cial se con­cre­ta en sa­ber ini­ciar y man­te­ner efi­caz­men­te con­ver­sa­cio­nes y ex­pre­sar to­dos tus sen­ti­mien­tos, opi­nio­nes o de­re­chos de una ma­ne­ra aser­ti­va, di­rec­ta, afron­tar los con­flic­tos con la se­gu­ri­dad de que pue­des re­sol­ver­los sin an­sie­dad, sin te­mor a nin­gu­na si­tua­ción y sin cos­te emo­cio­nal pa­ra ti. Sien­do com­pe­ten­te so­cial­men­te se pue­de con­se­guir éxi­tos per­so­na­les en las re­la­cio­nes con los de­más, se pue­de apren­der a evi­tar aque­llas con­se­cuen­cias in­de­sea­bles sin le­sio­nar los de­re­chos de los de­más. Es evi­den­te que si los pa­dres pre­ten­de­mos que nues­tros hi­jos apren­dan a re­la­cio­nar­se, a te­ner ami­gos e in­te­grar­se en so­cie­dad, he­mos de dar­les la opor­tu­ni­dad de lo­grar­lo, ya des­de los pri­me­ros años de la in­fan­cia. Cual­quier ni­ño apren­de de ma­ne­ra na­tu­ral a re­la­cio­nar­se con los de­más pe­ro, los pa­dres de­be­mos fa­ci­li­tar es­tos con­tac­tos.

Pau­tas a se­guir

De­be­mos en­se­ñar­les a ha­cer ami­gos y con­ser­var­los, pe­ro pa­ra ello lo pri­me­ro que he­mos de lo­grar es que nues­tro hi­jo “sea ami­go de sí mis­mo”, que se acep­te, quie­ra y va­lo­re tal como es. Hay que in­cul­car­les el sa­ber com­par­tir. Fo­men­tar la im­por­tan­cia de pres­tar ayu­da o pe­dir­la. Nues­tros hi­jos de­ben apren­der a po­ner­se en el lu­gar de los de­más. Apren­der a co­no­cer el es­ta­do de áni­mo de ca­da uno en ca­da mo­men­to nos ayu­da­rá a com­pren­der a los otros. En­se­ñar­les a sa­ber de­cir “no” de una ma­ne­ra edu­ca­da. De­ben atre­ver­se a ex­pre­sar sus ver­da­de­ros sen­ti­mien­tos u opi­nio­nes sin te­mor a que­dar mal. Fo­men­tar­les la ca­pa­ci­dad de ini­cia­ti­va. En­se­ñar­les a com­por­tar­se de un mo­do es­pon­tá­neo y na­tu­ral. Ha­cer­les ver la im­por­tan­cia de ser agra­de­ci­dos, de sa­ber pe­dir dis­cul­pas, y de to­do aque­llo que ha­ga agra­da­ble la con­vi­ven­cia a los de­más. Es im­por­tan­te que se­pan elo­giar las co­sas po­si­ti­vas de los de­más. La con­vi­ven­cia exi­ge un apren­di­za­je con­ti­nuo y es con­vi­vien­do como se apren­de a con­vi­vir.

*De­par­ta­men­to de Psi­co­pe­da­go­gía y Orien­ta­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.