“Si la vi­da nos da otra opor­tu­ni­dad, ¿por qué va­mos a es­tar la­men­tán­do­nos?”

En­tre­vis­ta­mos a la to­rren­ti­na Ruth Agui­lar, atle­ta e in­te­gran­te de la Se­lec­ción Es­pa­ño­la de Atle­tis­mo Adap­ta­do en la mo­da­li­dad de lan­za­mien­tos de dis­co, pe­so y ja­ba­li­na

Nou Torrentí - - En Portada - Dia­na Gi­meno

El pa­sa­do sá­ba­do 4 de ju­nio, se hi­zo en­tre­ga de los ga­lar­do­nes 2015 de la Fe­de­ra­ción de Aso­cia­cio­nes Ciu­da­da­nas de To­rrent, co­no­ci­da co­mo FAC, en el An­tic Mer­cat. El ga­lar­dón lo­cal fue en­tre­ga­do a la de­por­tis­ta to­rren­ti­na pa­ra­lím­pi­ca, Ruth Agui­lar Ful­gen­cio, re­co­no­cien­do su la­bor y ejem­plo ha­cia la ciu­da­da­nía. Ruth es atle­ta e in­te­gran­te de la Se­lec­ción Es­pa­ño­la de Atle­tis­mo Adap­ta­do en la mo­da­li­dad de lan­za­mien­tos de dis­co, pe­so y ja­ba­li­na; tam­bién es en­tre­na­do­ra de ba­lon­mano, Téc­ni­co Ele­men­tal en De­por­te Adap­ta­do y Ase­so­ra en Pla­nes de Ac­ce­si­bi­li­dad y Adap­ta­cio­nes. Ha si­do cam­peo­na en nu­me­ro­sas oca­sio­nes, y es la pri­me­ra mu­jer en si­lla de rue­das que par­ti­ci­pó en el Triatló de Va­len­cia en 2011. Ade­más, es miem­bro de la ini­cia­ti­va de la Fun­da­ción ON­CE ‘Trai­ners Paralímpicos’ (http://trai­ners­pa­ra­lim­pi­cos.fun­da­cio­non­ce.es/); una fun­da­ción en la que los pro­pios de­por­tis­tas paralímpicos son los que en­se­ñan a usar las he­rra­mien­tas y mé­to­dos que ellos mis­mos uti­li­zan pa­ra afron­tar re­tos o su­pe­rar di­fi­cul­ta­des, y po­der apli­car­los en cual­quier gru­po de tra­ba­jo, am­bien­te la­bo­ral, em­pre­sa o ins­ti­tu­ción. “Se tra­ta de un gru­po De­lu­xe, ya que so­mos úni­cos y ex­clu­si­vos”, nos cuen­ta Ruth or­gu­llo­sa.

EN­TRE­VIS­TA Pri­me­ro y an­tes que na­da, dar­te la en­ho­ra­bue­na por el ga­lar­dón. ¿Qué se sien­te al re­ci­bir un pre­mio de es­ta ín­do­le, re­co­no­cien­do tu fuer­za de vo­lun­tad y tu afán de su­pera­ción co­mo per­so­na y de­por­tis­ta?

Sien­to una ale­gría in­men­sa, por­que ade­más es­te ga­lar­dón sir­ve pa­ra rom­per las ba­rre­ras res­pec­to a la di­ver­si­dad fun­cio­nal, y tam­bién pa­ra re­co­no­cer a to­das aque­llas per­so­nas que tie­nen al­gún ti­po de dis­ca­pa­ci­dad y pien­san que no son ca­pa­ces de ha­cer mu­chas co­sas. Hay que rom­per con ese ti­po de es­te­reo­ti­pos, con esas ba­rre­ras. En de­fi­ni­ti­va, es­toy muy con­ten­ta, ya no so­lo por mí, sino tam­bién por to­do el co­lec­ti­vo que re­pre­sen­to, re­la­cio­na­do en gran par­te con el de­por­te adap­ta­do. Ha­ce dos años, apro­xi­ma­da­men­te, re­ci­bis­te tam­bién el Pre­mio AR­TIC. De­bes es­tar muy or­gu­llo­sa por ha­ber re­ci­bi­do am­bos re­co­no­ci­mien­tos. La ver­dad es que sí, y ya no so­lo el Pre­mio AR­TIC, sino que tam­bién me otor­ga­ron el Pre­mio Car­ta de Po­bla­ment, en To­rrent tam­bién. Des­pués de tan­tos años, más de vein­te, en los que he es­ta­do tra­ba­jan­do mu­cho de­por­ti­va­men­te y he con­se­gui­do mu­chos éxi­tos, da mu­cha ale­gría re­ci­bir es­te ti­po de re­co­no­ci­mien­tos y que me ten­gan en cuen­ta. Siem­pre di­cen que uno ‘no es pro­fe­ta en su tie­rra’, pe­ro yo pue­do de­cir que en mi ca­so sí, de­bi­do al fuer­te re­co­no­ci­mien­to que he re­ci­bi­do y es­toy re­ci­bien­do por mí tra­ba­jo aquí en To­rrent.

Tu ca­rre­ra pro­fe­sio­nal co­mo de­por­tis­ta em­pe­zó co­mo ju­ga­do­ra de ba­lon­mano, has­ta que su­fris­te un des­afor­tu­na­do ac­ci­den­te de trá­fi­co. Tras es­te, ¿có­mo trans­cu­rrió la fa­se de su­pera­ción?

El pri­mer año, ló­gi­ca­men­te, tie­nes que aco­plar­te a la nue­va sen­sa­ción, y so­bre to­do, tie­nes que acep­tar­lo. Es un pe­rio­do, di­ga­mos de ‘due­lo’ en el que tie­nes que acep­tar la nue­va si- tua­ción y ser cons­cien­te de que tu vi­da ha cam­bia­do, por lo que de­bes rein­ven­tar­te. Pe­se a que pue­das te­ner al­gu­na li­mi­ta­ción, si­gues sien­do la mis­ma per­so­na, y no tie­nes que de­jar de ha­cer las co­sas que te gus­tan. Así que de­ci­dí en­ca­mi­nar mi vi­da otra vez y re­con­du­cir­la ha­cia lo que más me gus­ta­ba, que era el de­por­te; y ahí fue cuan­do me me­tí en el de­por­te adap­ta­do y em­pe­cé a des­ta­car por mi cons­ti­tu­ción fí­si­ca y mis cua­li­da­des. ¿Qué sig­ni­fi­có pa­ra ti la par­ti­ci­pa­ción en los Jue­gos de Lon­dres de 2012? Pa­ra mí fue un sue­ño cum­pli­do, sin du­dar a du­das. Ir a los Jue­gos de Lon­dres era un ob­je­ti­vo que cum­plir, y aun­que el ca­mino fue muy du­ro y en al­gu­na oca­sión pen­sé que qui­zás no lle­ga­ría, no que­ría por lo me­nos in­ten­tar­lo, y lo con­se­guí. Soy una per­so­na muy in­quie­ta, y ten­go mis pro­pias me­tas mar­ca­das pa­ra po­der lle­var a ca­bo tar­de o tem­prano.

Bai­la­ri­na, atle­ta de lan­za­mien­to de dis­co, pe­so y ja­ba­li­na, rea­li­za­ción de cur­sos de bu­ceo, ve­la, pa­ra­pen­te... ¡Sen­ti­mos una gran ad­mi­ra­ción por tu ca­pa­ci­dad de rea­li­zar tan­tas ac­ti­vi­da­des di­fe­ren­tes! ¿Qué más te fal­ta por ha­cer?

—Ríe— Me fal­tan aún bas­tan­tes co­sas por ha­cer, ¿eh? Lo que pa­sa es que soy un ‘cu­lo de mal asien­to’. Siem­pre me he cen­tra­do en las dis­ci­pli­nas en las que he des­ta­ca­do y me he em­plea­do a fon­do, y lue­go apar­te, mi tiem­po li­bre tam­bién lo he de­di­ca­do a ha­cer lo que más me gus­ta, que es el de­por­te, co­mo pa­ra­pen­te, bu­ceo… Ade­más, tam­bién he com­pa­gi­na­do to­do ello con mi for­ma­ción; soy ex- per­ta en educación vial y con­fe­ren­cian­te, ya que per­te­nez­co a ‘Trai­ners Paralímpicos’, un gru­po de éli­te del cual hi­ce la pre­sen­ta­ción el día de en­tre­ga de pre­mios. ¿Có­mo com­pa­gi­nas tu ac­ti­va vi­da co­mo de­por­tis­ta con la vi­da per­so­nal? Pues es di­fí­cil, por­que nor­mal­men­te las chi­cas siem­pre nos cues­ta más por los ro­lles que te­ne­mos y que asu­mi­mos. En es­te sen­ti­do, pien­so que de­be­ría­mos evo­lu­cio­nar un po­co, y es­pe­ro que va­ya ha­bien­do ca­da vez más re­co­no­ci­mien­to a to­das aque­llas ‘ma­mis’ que es­ta­mos ahí. Yo he in­ten­ta­do com­pa­gi­nar­lo co­mo he po­di­do, y des­de lue­go, con la ayu­da de mi fa­mi­lia, que ha si­do la fór­mu­la cla­ve pa­ra po­der lle­var a ca­bo to­dos mis ob­je­ti­vos. Las per­so­nas que nos ro­dean son las pie­zas que to­dos ne­ce­si­ta­mos pa­ra ha­cer que la ‘má­qui­na’ fun­cio­ne. ¿Qué men­sa­je en­via­rías a aque­llas per­so­nas que es­tén vi­vien­do una si­tua­ción si­mi­lar a la que tu vi­vis­te tras el ac­ci­den­te? ¿Qué les di­rías pa­ra en­viar­les áni­mo? Lo esen­cial es te­ner una bue­na ac­ti­tud an­te to­do, no pen­sar en lo que no po­de­mos ha­cer, ya que to­dos te­ne­mos dis­ca­pa­ci­da­des, sino en lo que sí so­mos ca­pa­ces de ha­cer. Si la vi­da nos da otra opor­tu­ni­dad y po­de­mos se­guir ha­cia de­lan­te, ¿por qué va­mos a es­tar la­men­tán­do­nos? ¡Es to­do lo con­tra­rio! Hay que ale­grar­se de po­der se­guir aquí, de po­der se­guir vi­vien­do ro­dea­da de tu gen­te y pu­dien­do ha­cer lo que más nos gus­ta a ca­da uno. No hay que pen­sar que he­mos te­ni­do ma­la suer­te, sino que so­mos muy afor­tu­na­dos de se­guir vi­vien­do, de se­guir jun­to con nues­tras fa­mi­lias y so­bre to­do de se­guir sien­do fe­li­ces, pues­to que no hay na­da que nos lo im­pi­da.

Ruth nos ha he­cho re­fle­xio­nar so­bre lo que las per­so­nas so­mos ca­pa­ces de ha­cer si nos lo pro­po­ne­mos, que hay que lu­char por cum­plir nues­tros sue­ños y so­bre to­do, que nun­ca hay que de­jar de son­reír. To­do un ejem­plo a se­guir, gra­cias y ¡si­gue así!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.