La ren­ta bá­si­ca des­de la li­ber­tad

Nou Torrentí - - Economia - No son po­cas las voces que en los úl­ti­mos me­ses se han al­za­do en ala­ban­zas y re­pri­men­das a una de las he­rra­mien­tas de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca más con­tro­ver­ti­da, de­no­mi­na­da ren­ta bá­si­ca (RB). Juan Fran­cis­co Albert Mo­reno Es­tu­dian­te de economía twitter: @jf_alb

Qui­zá la de­fi­ni­ción más sim­ple y acer­ta­da de RB nos la ob­se­quia el pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na y uno de los ma­yo­res ex­per­tos so­bre el te­ma, Da­niel Ra­ven­tós. El pro­fe­sor define la ren­ta bá­si­ca co­mo una asig­na­ción mo­ne­ta­ria in­con­di­cio­nal. Es pre­ci­sa­men­te en es­ta úl­ti­ma pa­la­bra don­de ra­di­ca la di­fe­ren­cia con otro ti­po de sub­si­dios que pue­de ga­ran­ti­zar­nos el Es­ta­do de Bie­nes­tar. La in­con­di­cio­na­li­dad ha­ce que to­do el mun­do in­de­pen­dien­te­men­te de cual­quier cir­cuns­tan­cia (sea ri­co o po­bre, tra­ba­je o no) ten­ga de­re­cho al co­bro de es­ta trans­fe­ren­cia. La si­guien­te pre­gun­ta pa­re­ce obli­ga­da, ¿se pue­de fi­nan­ciar la RB? Aun­que no es ob­je­ti­vo de es­te tex­to cen­trar­se en el de­ba­te del a fi­nan­cia­ción, hay que de­cir que es­te es un asun­to po­lé­mi­co y com­ple­jo. Por un la­do, ha­bría que es­ta­ble­cer la asig­na­ción mo­ne­ta­ria desea­da por ciu­da­dano y de­ci­dir qué ser­vi­cios, de­duc­cio­nes y otras trans­fe­ren­cias de­ja el Es­ta­do de pro­veer a cam­bio de la ren­ta. Por otra par­te, ha­bría que ana­li­zar con pro­fun­di­dad la re­for­ma fis­cal ne­ce­sa­ria pa­ra su fi­nan­cia­ción te­nien­do en cuan­ta los efec­tos di­ná­mi­cos que se pue­den pro­du­cir co­mo la re­duc­ción de la ba­se im­po­ni­ble al apli­car un ti­po ma­yor (lo que los eco­no­mis­tas lla­ma­mos elas­ti­ci­dad), la dis­mi­nu­ción de las ho­ras tra­ba­ja­das con su con­se­cuen­te dis­mi­nu­ción en la re­cau­da­ción o la re­duc­ción en los cos­tes de transac­ción si la re­for­ma fis­cal per­mí­te­la sim­pli­ci­dad im­po­si­ti­va. Sin em­bar­go, re­sul­ta más com­ple­jo la jus­ti­fi­ca­ción o la des­acre­di­ta­ción que se le pue­de ha­cer a es­te ins­tru­men­to ca­da vez más co­no­ci­do de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca des­de un pun­to de vis­ta éti­co-fi­lo­só­fi­co, y muy es­pe­cial­men­te, des­de ese con­cep­to abs­trac­to y ar­dua­men­te de­fi­ni­ble lla­ma­do li­ber­tad. De­cía Fran­klin D. Roo­se­velt, “La li­ber­tad in­di­vi­dual no pue­de exis­tir sin se­gu­ri­dad e in­de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca”. Es­to co­nec­ta de lleno con la no­ción de li­ber­tad des­de un pun­to de vis­ta re­pu­bli­cano, ¿se pue­de te­ner li­ber­tad sin te­ner la exis­ten­cia ma­te­rial ga­ran­ti­za­da?, ¿so­mos real­men­te li­bres si an­te una si­tua­ción de ne­ce­si­dad so­lo nos ofre­cen la op­ción de un em­pleo pre­ca­rio?, ¿por qué no ser li­bres pa­ra de­di­car nues­tra vi­da a lo que nos ha­ce fe­liz?, ¿hay li­ber­tad en una so­cie­dad tan de­sigual?. Es an­te es­tas cues­tio­nes cuan­do una RB nos pro­por­cio­na­ría una he­rra­mien­ta útil pa­ra al­can­zar un ma­yor gra­do de li­ber­tad, en­ten­dien­do la pa­la­bra li­ber­tad des­de es­ta óp­ti­ca. Aho­ra bien, si la RB es tan po­si­ti­va, ¿por qué hay gen­te que se opo­ne? El me­diá­ti­co economista J.R Ra­llo pa­re­ce te­ner­lo cla­ro. En su úl­ti­mo li­bro, “Con­tra la ren­ta bá­si­ca” , Ra­llo ar­gu­men­ta que no es jus­ti­fi­ca­ble nin­gún ti­po de coacción con­tra la li­ber­tad in­di­vi­dual, in­clu­yen­do por su­pues­to la coacción que ejer­ce el Es­ta­do. Es ob­vio con­cluir que si un su­je­to tie­ne de­re­cho in­con­di­cio­nal a per­ci­bir una RB, otro tie­ne la obli­ga­ción de fi­nan­ciar­la me­dian­te im­pues­tos. ¿Por qué qui­tar­le a al­guien su ren­ta pa­ra dár­se­la a otro si ni si­quie­ra sa­be­mos en que la gas­ta­rá?, ¿soy li­bre pa­ra desa­rro­llar mis pla­nes vi­ta­les si ten­go que tra­ba­jar el do­ble pa­ra ga­nar lo mis­mo por­que ten­go que fi­nan­ciar a otro con mis im­pues­tos? Es­tas son al­gu­nas de las cues­tio­nes que se plan­tean des­de una vi­sión más li­be­ral opues­tos a cual­quier op­ción de re­dis­tri­bu­ción, y muy es­pe­cial­men­te a la RB. No en vano, un ada­lid del pen­sa­mien­to li­be­ral co­mo F. Ha­yek afir­ma­ba: “Cuan­to más pla­ni­fi­ca el Es­ta­do, más di­fí­cil se vuel­ve la pla­ni­fi­ca­ción pa­ra el in­di­vi­duo”. Aquí se ex­po­nen al­gu­nos de los ar­gu­men­tos que pre­ten­den huir de la sim­pli­ci­dad que a ve­ces se uti­li­za pa­ra en­sal­zar o des­pres­ti­giar cual­quier pro­pues­ta po­lí­ti­ca. La úl­ti­ma pa­la­bra co­mo siem­pre, la tie­ne el ciu­da­dano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.