Elec­tri­ci­dad y Elec­tró­ni­ca

El co­che es uno de los pro­duc­tos de gran con­su­mo que ha su­fri­do las evo­lu­cio­nes más no­ta­bles. Con el anun­cio del co­che au­tó­no­mo pa­ra los pró­xi­mos años, la si­tua­ción va a cam­biar has­ta el pun­to de que el con­cep­to pro­pio del con­duc­tor po­dría po­ner­se en cues

Nuestros Talleres - - Portada - Tex­to: Re­dac­ción NT / Fo­tos: Bosch

Ce­te­lem pre­sen­ta en 2016 una nue­va edi­ción de El Ob­ser­va­to­rio Ce­te­lem Au­to, un es­tu­dio que en 2015 am­plia­ba su pe­rí­me­tro a es­ca­la mun­dial, y en el que es­te año ha in­cor­po­ra­do tam­bién a Mé­xi­co, al­can­za­do los 15 paí­ses ana­li­za­dos y más de 8.500 en­cues­tas rea­li­za­das. Es­ta vez, la en­ti­dad ana­li­za to­do lo que tie­ne que ver con el co­che co­nec­ta­do y con el fu­tu­ro co­che 100% au­tó­no­mo. “Que­ría­mos sa­ber lo que pien­san los con­su­mi­do­res al res­pec­to, y las co­sas pa­re­cen cla­ras: los con­duc­to­res es­tán ma­yo­ri­ta­ria­men­te dis­pues­tos a ce­der la con­duc­ción a la tec­no­lo­gía”. Res­pec­to a Es­pa­ña, ocho de ca­da diez con­su­mi­do­res creen en la reali­dad del vehículo au­tó­no­mo, fi­gu­ran­do en­tre los eu­ro­peos más op­ti­mis­tas, de­trás de Por­tu­gal. Se­gún los en­cues­ta­dos na­cio­na­les, el co­che co­nec­ta­do es, so­bre to­do, un ver­da­de­ro pro­gre­so en tér­mi­nos de con­fort (87%), un me­dio de ga­nar tiem­po (84%) y un ver­da­de­ro pro­gre­so en tér­mi­nos de se­gu­ri­dad (81%). Sin em­bar­go, los con­su­mi­do­res de nues­tro país opi­nan que el co­che co­nec­ta­do es un vehículo ca­ro (70%) y to­da­vía re­ser­va­do a los tec­nó­fi­los (41%).

Pro­fun­dos cam­bios

El fu­tu­ro pró­xi­mo del co­che es­tá co­nec­ta­do. Las tec­no­lo­gías han per­mi­ti­do que el con­duc­tor pue­da ha­cer fren­te a si­tua­cio­nes di­fí­ci­les y pe­li­gro­sas en la ca­rre­te­ra, gra­cias, so­bre to­do, a nu­me­ro­sos sis­te­mas de asis­ten­cia. Pe­ro, se­gún el in­for­me, es la lle­ga­da de sis­te­mas in­te­gra­les de na­ve­ga­ción mó­vil, lo que ha cam­bia­do to­do. “Los tra­yec­tos, en to­dos sus com­po­nen­tes, se op­ti­mi­zan. La uti­li­za­ción de los smartp­ho­nes in­tro­du­cen tam­bién una di­men­sión más lú­di­ca muy 2.0, del co­che”.

Con el co­che au­tó­no­mo, el sec­tor su­fri­rá gran­des mo­vi­mien­tos pa­ra ha­cer cir­cu­lar es­te nue­vo ti­po de vehícu­los. Y, so­bre to­do, los fa­bri­can­tes tra­di­cio­na­les ten­drán que ha­cer fren­te a nue­vas lle­ga­das que ges­tio­nan ya con éxi­to la fu­tu­ra ma­te­ria pri­ma del sec­tor au­to­mo­vi­lís­ti­co: la in­for­ma­ción. Ac­to­res que, co­mo Goo­gle so­bre to­do, han rea­li­za­do im­por­tan­tes in­ver­sio­nes de di­ne­ro y de co­no­ci­mien­to, pa­ra ha­cer cir­cu­lar lo an­tes po­si­ble un vehículo au­tó­no­mo. Hoy en día, el fa­mo­so “Goo­gle Car” ha re­co­rri­do cer­ca de tres mi­llo­nes de ki­ló­me­tros, de los que más de 1,5 mi­llo­nes han si­do en mo­do 100% au­tó­no­mo, y la em­pre­sa di­ce es­tar lis­ta pa­ra co­mer­cia­li­zar los pri­me­ros co­ches en 2020. El mis­mo ob­je­ti­vo tie­ne Tesla o Mer­ce­des-Benz, por ci­tar al­gu­nos ejem­plos. A ni­vel le­gal, se tra­ta­rá de de­fi­nir nue­vas re­glas pa­ra ha­cer cir­cu­lar es­te nue­vo ti­po de vehícu­los. En Eu­ro­pa so­bre to­do, pe­ro tam­bién en Bra­sil, Mé­xi­co y Su­dá­fri­ca, la Con­ven­ción de Viena so­bre

la cir­cu­la­ción por ca­rre­te­ra, que en­tró en vi­gor en 1977 y ra­ti­fi­ca­da por 72 paí­ses (pe­ro no por Es­ta­dos Uni­dos, Chi­na y Ja­pón), no per­mi­te la cir­cu­la­ción de co­ches au­tó­no­mos por ca­rre­te­ra, ya que es­ti­pu­la que el con­duc­tor, que de­be te­ner las ma­nos en el vo­lan­te en to­do mo­men­to, es el due­ño y res­pon­sa­ble. Pe­ro un gru­po de tra­ba­jo se en­cuen­tra en re­fle­xio­nes pa­ra una po­si­ble mo­di­fi­ca­ción que po­drá adop­tar­se de aquí a 2017.

Los se­gu­ros suben

En cuan­to al mer­ca­do de los se­gu­ros, el sec­tor tam­bién se ve­rá in­flui­do, se­gún re­co­ge en sus pá­gi­nas El Ob­ser­va­to­rio Ce­te­lem Au­to, de for­ma que la de­ter­mi­na­ción de las res­pon­sa­bi­li­da­des en ca­so de ac­ci­den­tes (que se­rán más com­pli­ca­dos) pro­vo­ca­rá nue­vas con­tro­ver­sias. “En un mun­do de co­ches au­tó­no­mos, el con­duc­tor pa­ga­rá me­nos por su se­gu­ro, ya que el cos­te glo­bal de si­nies­tros dis­mi­nui­rá. Por tan­to, los co­ches de­be­rán ase­gu­rar­se con­tra los fa­llos de equi­pa­mien­to y sis­te­mas di­gi­ta­les y se­gu­ra­men­te con­tra su pi­ra­teo a dis­tan­cia, pe­ro sus ries­gos no re­ve­la­rán res­pon­sa­bi­li­da­des del ocu­pan­te del vehículo”, in­di­ca el es­tu­dio.

Con el co­che co­nec­ta­do, son los se­gu­ros fun­da­dos por el uso del vehículo (UBIu­sa­ge-ba­sed in­su­ran­ce) los que se co­mer­cia­li­za­rán, se tra­ta de “Payd “(pay as you dri­ve: pa­gue se­gún su con­duc­ción), pe­ro so­bre to­do de “Phyd” (pay how you dri­ve, pa­gue se­gún su comportamiento de con­duc­ción).

Los con­duc­to­res más ejem­pla­res pue­den re­du­cir las pri­mas de se­gu­ro gra­cias a la in­clu­sión de cri­te­rios per­so­na­les en el cálcu­lo del ries­go: el ki­lo­me­tra­je real re­co­rri­do, el es­ti­lo de con­duc­ción, la ve­lo­ci­dad en las cur­vas y con res­pec­to al trá­fi­co o las con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas, pe­ro tam­bién al ti­po de in­fra­es­truc­tu­ra uti­li­za­da, el mo­do de con­duc­ción ele­gi­do (au­tó­no­mo o no) o, in­clu­so, la pre­sión de los neu­má­ti­cos. Pe­ro Ce­te­lem aler­ta: “re­du­cir el pre­su­pues­to del se­gu­ro no se con­si­gue sin una con­tra­par­ti­da: ha­ce fal­ta acep­tar la co­mu­ni­ca­ción de to­dos es­tos nue­vos da­tos”.

Man­te­ni­mien­to pre­ven­ti­vo

Man­te­ni­mien­to y se­gu­ri­dad van de la mano, apun­ta el in­for­me de Ce­te­lem: “un co­che con un buen man­te­ni­mien­to y re­vi­sio­nes, li­mi­ta de he­cho los ries­gos de ave­ría, ya que reac­cio­na me­jor en las si­tua­cio­nes di­fí­ci­les”. Con el co­che co­nec­ta­do, el “man­te­ni­mien­to cu­ra­ti­vo” de­ja lu­gar al “man­te­ni­mien­to pre­ven­ti­vo” ga­ran­ti­zan­do un in­ter­cam­bio per­ma­nen­te y di­rec­to en­tre el co­che y el fa­bri­can­te, o el ta­ller en­car­ga­do de su man­te­ni­mien­to.

Los da­tos re­la­ti­vos a la se­gu­ri­dad y al des­gas­te de las pie­zas son re­mon­ta­das au­to­má­ti­ca­men­te, per­mi­tien­do la re­pa­ra­ción del co­che a dis­tan­cia, o in­for­ma al con­duc­tor de un even­tual man­te­ni­mien­to pa­ra evi­tar una ave­ría. Más ge­ne­ral­men­te ade­más, la ge­ne­ra­li­za­ción de la 4G fa­ci­li­ta­rá el desa­rro­llo de las apli­ca­cio­nes de­di­ca­das al man­te­ni­mien­to pre­dic­ti­vo; de he­cho, AT&T y GM han anun­cia­do tam­bién su acuer­do pa­ra in­te­grar co­ne­xio­nes 4G a los nue­vos co­ches. Por otro la­do, el con­duc­tor, al es­tar me­jor in­for­ma­do, po­drá ges­tio­nar me­jor su gas­to. Con las in­for­ma­cio­nes y diag­nós­ti­cos da­dos por el vehículo co­nec­ta­do, se con­ver­ti­rá en un ma­yor ex­per­to del es­ta­do de sa­lud de su co­che. “El ries­go de de­jar­se ha­cer una in­ter­ven­ción inú­til u one­ro­sa se re­du­ci­rá”, se­ña­la Ce­te­lem, pa­ra aña­dir que, gra­cias a las in­for­ma­cio­nes en tiem­po real, es­tas he­rra­mien­tas y apli­ca­cio­nes fa­ci­li­ta­rán las de­ci­sio­nes pre­su­pues­ta­rias de to­do con­duc­tor que así lo desee. El es­ta­do de­ta­lla­do de los gas­tos efec­tua­dos en el co­che es­ta­rán dis­po­ni­bles a bor­do del vehículo (car­bu­ran­te, man­te­ni­mien­to, par­king, pea­jes, ta­sas ki­lo­mé­tri­cas, y tam­bién los se­gu­ros).

A PAR­TIR DE SUS SIS­TE­MAS DE CO­NEC­TI­VI­DAD, EL VEHÍCULO ES CA­PAZ DE TRANS­MI­TIR UNA MUL­TI­TUD DE DA­TOS QUE IN­FOR­MAN DE SU PO­SI­CIÓN, SU VE­LO­CI­DAD, EL ES­TA­DO DE SUS COM­PO­NEN­TES, LA PRE­SIÓN DEL NEU­MÁ­TI­CO Y TAM­BIÉN IN­FOR­MA­CIÓN DEL CON­DUC­TOR Y SU COMPORTAMIENTO

Las prio­ri­da­des

El con­su­mi­dor, ha­bi­tual­men­te opues­to a to­do in­cre­men­to de cos­tes, acep­ta es­ta vez un au­men­to del pre­cio del co­che. Es­ti­ma las fun­cio­na­li­da­des ofre­ci­das por los co­ches co­nec­ta­dos. Son ver­da­de­ra­men­te úti­les y jus­ti­fi­can un so­bre­cos­te. Le­jos de ser un gad­get, el co­che co­nec­ta­do (y en el mis­mo tér­mino el co­che au­tó­no­mo) se pre­sen­ta co­mo una palanca de cre­ci­mien­to pa­ra los mer­ca­dos au­to­mo­vi­lís­ti­cos. Pa­ra en­con­trar su pú­bli­co, el co­che co­nec­ta­do de­be­rá ga­ran­ti­zar, en pri­mer lu­gar, la se­gu­ri­dad de las per­so­nas, aun­que la op­ti­mi­za­ción de los tiem­pos de tra­yec­to es tam­bién prio­ri­dad pa­ra los en­cues­ta­dos, tan­to co­mo la me­jo­ra del con­fort de la con­duc­ción. De acuer­do al es­tu­dio de Ce­te­lem, hay mul­ti­tud de sis­te­mas que sus­ci­tan un in­te­rés en los con­duc­to­res en­cues­ta­dos, in­de­pen­dien­te de su pre­cio. En pri­me­ra po­si­ción, se si­túan los sis­te­mas de in­mo­vi­li­za­ción del co­che en ca­so de ro­bo (89%), sa­tis­fa­cien­do, de es­ta for­ma, sus exi­gen­cias en tér­mi­nos de se­gu­ri­dad.

Pa­ra res­pon­der a las ne­ce­si­da­des de los con­su­mi­do­res, el co­che co­nec­ta­do de­be­rá igual­men­te in­te­grar sis­te­mas de op­ti­mi­za­ción de pre­su­pues­to co­mo la lo­ca­li­za­ción de es­ta­cio­nes de ga­so­li­na o ta­lle­res eco­nó­mi­cos (82%), e in­clu­so mó­du­los de eco-con­duc­ción (81%), dan­do con­se­jos so­bre la con­duc­ción a adop­tar pa­ra re­du­cir el con­su­mo de car­bu­ran­te. Es­tas so­lu­cio­nes son por las que los con­duc­to­res es­ta­rían dis­pues­tos a pa­gar más por su vehículo.

“Del co­che co­nec­ta­do al co­che au­tó­no­mo, hay al­go más que una di­fe­ren­cia se­mán­ti­ca”, mues­tra una de las con­clu­sio­nes de El Ob­ser­va­to­rio Ce­te­lem Au­to 2016, “una ver­da­de­ra re­vo­lu­ción que sus­ci­ta nu­me­ro­sas pre­gun­tas, sien­do la pri­me­ra la po­si­bi­li­dad de su fa­bri­ca­ción”. Pa­ra tres de ca­da cua­tro en­cues­ta­dos, el co­che au­tó­no­mo se­rá una reali­dad muy pró­xi­ma, ya que el 81% es­pe­ra su lle­ga­da an­tes de diez años y el 52%, an­tes de cin­co años.

CON EL CO­CHE CO­NEC­TA­DO, EL “MAN­TE­NI­MIEN­TO CU­RA­TI­VO” DE­JA LU­GAR AL “MAN­TE­NI­MIEN­TO PRE­VEN­TI­VO”, GA­RAN­TI­ZAN­DO UN IN­TER­CAM­BIO PER­MA­NEN­TE Y DI­REC­TO EN­TRE EL CO­CHE Y EL FA­BRI­CAN­TE, O EL TA­LLER EN­CAR­GA­DO DE SU MAN­TE­NI­MIEN­TO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.