TRANS­PA­REN­CIA FREN­TE A LA PRE­SIÓN SO­BRE EL RE­CAM­BIO DE DE­TER­MI­NA­DAS ASE­GU­RA­DO­RAS

Nuestros Talleres - - Reportaje -

La Aso­cia­ción de Ta­lle­res de Ma­drid ha que­ri­do mos­trar la cre­cien­te preo­cu­pa­ción de los ta­lle­res por las pre­sio­nes de las ase­gu­ra­do­ras so­bre el re­cam­bio, “un eje es­tra­té­gi­co del sec­tor”, se­gún Ase­tra, “en torno al mis­mo gi­ran múl­ti­ples ele­men­tos que cons­ti­tu­yen as­pec­tos cla­ves de la po­lí­ti­ca co­mer­cial del ta­ller y de sus re­la­cio­nes con las ase­gu­ra­do­ras y clien­tes”. En­tre los as­pec­tos cla­ve des­ta­ca­dos por la en­ti­dad, en un co­mu­ni­ca­do a sus aso­cia­dos, se en­cuen­tra “el PVP y el mar­gen co­mer­cial (des­cuen­tos, rap­pel, etc.), el in­ten­to de im­po­si­ción del ti­po de re­cam­bio que se ins­ta­la y la obli­ga­ción de ad­qui­rir­lo a de­ter­mi­na­dos pro­vee­do­res en el ca­so de al­gu­na ase­gu­ra­do­ra”.

De­ber de in­for­mar

Fren­te a es­tas prác­ti­cas, de las que Ase­tra ha ve­ni­do ad­vir­tien­do, “el ta­ller só­lo pue­de es­gri­mir la res­pon­sa­bi­li­dad de su ins­ta­la­ción co­mo ar­ma de de­fen­sa”, se­ña­la la aso­cia­ción en su cir­cu­lar. “Y es que, aun­que las con­se­cuen­cias de es­ta res­pon­sa­bi­li­dad pue­den ser im­por­tan­tes por sus efec­tos en la repu­tación del ta­ller y en los tiem­pos in­ver­ti­dos en una re­pa­ra­ción, a na­die más pa­re­ce im­por­tar­le”.

“El res­to de agen­tes bus­can a tra­vés de tras­la­dar su pre­sión al ta­ller una me­jo­ra de su po­si­ción com­pe­ti­ti­va, de su cuen­ta de re­sul­ta­dos”.

En de­fi­ni­ti­va, con­ti­núa el do­cu­men­to, “al­gu­nas ase­gu­ra­do­ras pre­ten­den que el ta­ller sea el ‘pim pam pum’ de su jue­go, que ge­ne­ra un círcu­lo vi­cio­so que es pre­ci­so rom­per pa­ra sa­cu­dir­se la pre­sión a la que alu­día­mos”. En es­te con­tex­to, Ase­tra en­tien­de que “el ta­ller tie­ne el de­ber... y el de­re­cho de in­for­mar al usua­rio del ti­po de re­cam­bio que em­plea, co­mo un mé­to­do in­elu­di­ble pa­ra ha­cer va­ler su po­si­ción en es­ta ca­de­na, e in­cre­men­tar el va­lor de su ser­vi­cio a tra­vés de la in­for­ma­ción, de la ga­ran­tía de la re­pa­ra­ción y la res­pon­sa­bi­li­dad que ofre­ce”.

Cla­ri­dad en la fac­tu­ra

Só­lo des­de la trans­pa­ren­cia, des­ta­ca la aso­cia­ción ma­dri­le­ña, “se po­drá rom­per la pre­sión de de­ter­mi­na­das ase­gu­ra­do­ras y el círcu­lo vi­cio­so que se cier­ne so­bre el ta­ller, tra­tan­do de que ca­da uno (ta­ller, ase­gu­ra­do­ra, clien­te) asu­ma su pro­pia res­pon­sa­bi­li­dad an­te la po­lí­ti­ca de re­cam­bio que se prac­ti­ca en ca­da ope­ra­ción, e in­clu­so sus efec­tos en la con­tra­ta­ción del se­gu­ro”.

Di­cha cir­cu­lar in­for­ma­ti­va re­fle­ja que “la trans­pa­ren­cia rom­pe con la opa­ci­dad, ha­ce al clien­te co­no­ce­dor de la po­lí­ti­ca del ta­ller y, so­bre to­do, de la po­lí­ti­ca de su com­pa­ñía ase­gu­ra­do­ra, po­nién­do­lo an­te el re­to de adop­tar de­ci­sio­nes una vez que co­no­ce la in­for­ma­ción so­bre el re­cam­bio em­plea­do”.

Pa­ra Ase­tra, la trans­pa­ren­cia por la que abo­ga se tra­du­ce en “plas­mar en la fac­tu­ra de for­ma diá­fa­na, de mo­do que el clien­te lo en­tien­da, el ti­po de re­cam­bio em­plea­do, ya sea el mis­mo con el que el vehículo sa­le de fá­bri­ca, que al­gu­na ase­gu­ra­do­ra quie­re que se ins­ta­le por­que es el que ase­gu­ran en la pó­li­za, o el lla­ma­do re­cam­bio de ca­li­dad equi­va­len­te, que otras quie­ren ins­ta­lar y al­gu­na im­po­ne a par­tir de una de­ter­mi­na­da edad del au­to­mó­vil”. Fi­nal­men­te, des­de la Aso­cia­ción de Ta­lle­res de Ma­drid anun­cian a sus aso­cia­dos que, pró­xi­ma­men­te, tra­ta­rá de fa­ci­li­tar mo­de­los de tex­tos que pue­dan plas­mar­se en fac­tu­ra de mo­do inequí­vo­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.