CON­SE­JOS PA­RA LA SUS­TI­TU­CIÓN DEL EM­BRA­GUE

Nuestros Talleres - - Informe -

El au­men­to de la po­ten­cia y del par en los mo­to­res mo­der­nos su­po­ne to­do un que­bra­de­ro de ca­be­za pa­ra los fa­bri­can­tes de em­bra­gues. Es­te com­po­nen­te, si­tua­do en­tre el mo­tor y la trans­mi­sión, ca­da vez tie­nen que so­por­tar una ma­yor pre­sión co­mo con­se­cuen­cia del in­cre­men­to de la po­ten­cia, del par de tor­sión y de un ma­yor pe­so. No en vano, en los úl­ti­mos diez años, los tu­ris­mos de nueva ma­tri­cu­la­ción en Ale­ma­nia han au­men­ta­do su po­ten­cia de 120 a 138 CV, mien­tras que el pe­so me­dio se ha in­cre­men­ta­do en 50 kg.

Los ex­per­tos de ZF Ser­vi­ces in­di­ca que lo que a me­nu­do pa­re­ce ser un pro­ble­ma in­sig­ni­fi­can­te al prin­ci­pio, co­mo son los ti­ro­nes al po­ner­se en mar­cha, pue­de con­ver­tir­se rá­pi­da­men­te en una cos­to­sa re­pa­ra­ción. Si el em­bra­gue es­tá per­ma­nen­te­men­te su­je­to a una gran so­bre­car­ga pue­de ver­se da­ña­do. La fric­ción en­tre el dis­co y la pren­sa del em­bra­gue o el vo­lan­te bi­ma­sa pro­vo­ca­da por la so­bre­car­ga pue­de, a su vez, pro­vo­car so­bre­ca­len­ta­mien­tos ais­la­dos. Es­tos so­bre­ca­len­ta­mien­tos au­men­tan el ries­go de grie­tas en las su­per­fi­cies de fric­ción de la pren­sa de em­bra­gue y el vo­lan­te, así co­mo daños en el dis­co de em­bra­gue. Igual­men­te, pue­den pro­vo­car un fa­llo com­ple­to del vo­lan­te bi­ma­sa, ya que si el lu­bri­can­te es­pe­cial del vo­lan­te bi­ma­sa se ex­po­ne con­ti­nua­men­te al ca­lor, pue­de lle­gar a en­du­re­cer­se. Si es­to lle­ga­se a pa­sar, el vo­lan­te bi­ma­sa de­be­ría ser re­em­pla­za­do. Otros po­si­bles mo­ti­vos de em­bra­gues de­fec­tuo­sos pue­den ser los fo­rros man­cha­dos de gra­sa o acei­te por la par­te del ci­güe­ñal o por la par­te de la ca­ja de cam­bios. Ade­más, el ex­ce­so de gra­sa en el eje pri­ma­rio de la ca­ja de cam­bios o en el co­ji­ne­te pi­lo­to, pro­vo­can fre­cuen­te­men­te que los fo­rros se en­gra­sen o en­su­cien. To­do es­to, pue­de causar un cam­bio en el com­por­ta­mien­to de fric­ción en­tre el dis­co y la pren­sa de em­bra­gue o el vo­lan­te bi­ma­sa. Por lo tan­to, es im­por­tan­te ana­li­zar a fon­do el ori­gen del pro­ble­ma y so­lu­cio­nar­lo rá­pi­da­men­te.

En ge­ne­ral, cuan­do se sus­ti­tu­ye un em­bra­gue, es im­por­tan­te exa­mi­nar cui­da­do­sa­men­te los com­po­nen­tes ad­ya­cen­tes. Eso pue­de evi­tar daños ma­yo­res y una re­pa­ra­ción más com­ple­ja. Pa­ra los vehícu­los con un em­bra­gue ac­cio­na­do hi­dráu­li­ca­men­te, la en­tra­da de ai­re en el sis­te­ma tam­bién pue­de causar pro­ble­mas de fun­cio­na­mien­to. In­clu­so los co­ji­ne­tes del mo­tor des­gas­ta­dos o des­ajus­tes del mo­tor, pue­den ser ra­zo­nes pa­ra mo­di­fi­car el re­co­rri­do de ac­cio­na­mien­to del em­bra­gue. Si la fuen­te del pro­ble­ma se iden­ti­fi­ca en los com­po­nen­tes ad­ya­cen­tes, en­ton­ces se tie­ne que des­mon­tar la ca­ja de cam­bios y el em­bra­gue.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.