OB­JE­TI­VO: LA MÁ­XI­MA REN­TA­BI­LI­DAD

el sec­tor de los ta­lle­res de re­pa­ra­ción de vehícu­los se ha vis­to afec­ta­do por la cri­sis glo­bal, aun­que el des­cen­so en la ac­ti­vi­dad ha si­do me­nor que en la ven­ta de vehícu­los nue­vos. Se pro­du­cen me­nos des­pla­za­mien­tos, pe­ro si­gue sien­do ne­ce­sa­rio re­vi­sar, m

Nuestros Talleres - - Mecánica - Tex­to Fernando To­rre­ci­lla Fo­tos GTP

En un ta­ller es­tán­dar se fac­tu­ran prin­ci­pal­men­te dos ti­pos de bie­nes: la mano de obra y los re­cam­bios. Ha­bi­tual­men­te se tra­ba­ja en ba­se a un ma­nual de tiem­pos, un do­cu­men­to que cla­si­fi­ca to­das las ope­ra­cio­nes y les de­di­ca un tiem­po teó­ri­co de tra­ba­jo, que se fac­tu­ra al clien­te. Ob­via­men­te, en el ta­ller siem­pre ha­brá ope­ra­rios más o me­nos há­bi­les y con más o me- nos ex­pe­rien­cia, pe­ro sus di­fe­ren­cias de ren­di­mien­to no re­per­cu­ten en la fac­tu­ra emi­ti­da al clien­te, de­bi­do a que el ma­nual de tiem­pos re­fle­ja lo que un tra­ba­ja­dor me­dio tar­da­ría en efec­tuar di­cha re­pa­ra­ción.

Por otro la­do, pa­ra es­ti­mar el nú­me­ro de clien­tes que po­drían vi­si­tar el ta­ller de­be­ría­mos con­tar con los da­tos del par­que de au­to­mó­vi­les de la zo­na (in­for­ma­ción que po­see la DGT) y ha­cer un aná­li­sis en ba­se a su ubi­ca­ción y pre­sen­cia de com­pe­ten­cia.

Otros da­tos de­ter­mi­nan­tes que de­be­mos de­fi­nir son el pre­cio al que se va a fac­tu­rar la mano de obra y el pre­cio que cues­ta una ho­ra de tra­ba­jo. Am­bos es­tán re­la­cio­na­dos, pues evi­den­te­men­te el pre­cio al pú­bli­co vie­ne mar­ca­do por la de­man­da y la com­pe­ten­cia. En el cos­te de una ho­ra de tra­ba­jo de un me­cá­ni­co se in­clu­yen su suel­do y la co­ti­za­ción a la Se­gu­ri­dad So­cial, pe­ro tam­bién el tiem­po en el que no es­tá tra­ba­jan­do pa­ra un clien­te, ya sea por va­ca­cio­nes, otras ta­reas o in­clu­so fal­ta de tra­ba­jo.

Sin du­da, la prin­ci­pal y má­xi­ma prio­ri­dad de los pro­gra­mas y ges­tión en el ta­ller es ayu­dar a que és­te sea ren­ta­ble. De­bi­do a esa ra­zón, fir­mas co­mo Au­da­tex, to­da una re­fe­ren­cia en es­te seg­men­to, han desa­rro­lla­do dis­tin­tas he­rra­mien­tas y ser­vi­cios en es­ta di­rec­ción. Una de ellas es el Ser­vi­cio de Con­sul­to­ría pa­ra la Ren­ta­bi­li­dad del Ta­ller, me­dian­te el cual la com­pa­ñía rea­li­za un es­tu­dio per­so­na­li­za­do de ren­ta­bi­li­dad pa­ra ca­da es­ta­ble­ci­mien­to de acuer­do a sus cos­tes fi­jos y gas­tos de per­so­nal, ayu­dan­do a de­ter­mi­na el cos­te de la ho­ra de mano de obra a apli­car pa­ra ga­ran­ti­zar la ren­ta­bi­li­dad del ne­go­cio. Co­mo es­tán­dar de va­lo­ra­ción del mer­ca­do es­tá Au­dap­lus, pa­ra la rea­li­za­ción de pre­su­pues­tos de re­pa­ra­ción a par­tir de una com­ple­ta ba­se de da­tos con el 99% de los mo­de­los de tu­ris­mos (in­clu­yen­do hí­bri­dos y eléc­tri­cos), to­do­te­rre­nos, mo­tos, ca­mio­nes y vehícu­los es­pe­cia­les. El re­pa­ra­dor pue­de ob­te­ner in­for­ma­ción ágil y pre­ci­sa pa­ra el cálcu­lo de los man­te­ni­mien­tos pre­ven­ti­vos y co­rrec­ti­vos del vehícu­lo.

In­part, la so­lu­ción in­te­gral

Por su par­te, In­part es una so­lu­ción in­te­gral pa­ra la ges­tión del re­cam­bio. Se tra­ta de una sis­te­ma que permite ac­ce­der a tra­vés de una úni­ca he­rra­mien­ta web a cual­quier dis­tri­bui­dor de re­cam­bios, pu­dien­do ele­gir en­tre un am­plio aba­ni­co de re­fe­ren­cias y lo­grar así que los pre­su­pues­tos se adap­ten a las ne­ce­si­da­des de ca­da clien­te. Tam­bién apor­ta trans­pa­ren­cia a to­do el pro­ce­so de ges­tión del re­cam­bio y ga­ran­ti­za la tra­za­bi­li­dad del su­mi­nis­tro rea­li­za­do por el dis­tri­bui­dor.

La úl­ti­ma no­ve­dad de Au­da­tex es Au­damo­bi­le, una app pa­ra la rea­li­za­ción ágil y pre­ci­sa de pre­su­pues­tos de re­pa­ra­ción des­de ta­blets. En­tre sus ven­ta­jas, ayu­da a ges­tio­nar mejor el tiem­po y a ga­nar efi­cien­cia, dan­do la po­si­bi­li­dad de aho­rrar has­ta sie­te mi­nu­tos en la ela­bo­ra­ción del pre­su­pues­to de re­pa­ra­ción.

Au­damo­bi­le iden­ti­fi­ca de for­ma exac­ta el vehícu­lo a tra­vés de la ma­trí­cu­la y pue­de ac­ce­der a una po­ten­te ba­se de da­tos con más de tres mi­llo­nes de re­fe­ren­cias y más de 1.000 pie­zas por ca­da mo­de­lo. Del mis­mo mo­do, la app sin­cro­ni­za de for­ma au­to­má­ti­ca los pre­su­pues­tos y fo­to­gra­fías con Au­dap­lus. Otra ven­ta­ja es que se pue­de tra­ba­jar con Au­damo­bi­le in­clu­so sin co­ne­xión a In­ter­net.

Pa­ra José Luis Ga­ta, res­pon­sa­ble de Mer­ca­do Pos­ven­ta de Au­da­tex, los ta­lle­res pue­den aho­rrar un 15% de tiem­po di­gi­ta­li­zan­do to­do el pro­ce­so de pos­ven­ta. “Con el uso de dis­tin­tas apli­ca­cio­nes y so­lu­cio­nes di­gi­ta­les, el ta­ller pue­de agi­li­zar to­dos los pa­sos y ade­lan­tar la en­tre­ga del vehícu­lo al clien­te, lo que re­dun­da en una mejor ex­pe­rien­cia de ser­vi­cio e, in­clu­so, en un pre­cio más com­pe­ti­ti­vo por to­da la efi­cien­cia ga­na­da. Ade­más, hay más po­si­bi­li­da­des de fi­de­li­zar al clien­te gra­cias a es­tas me­jo­ras”, ar­gu­men­ta, an­tes de apun­tar que pa­ra con­se­guir to­do es­to es fun­da­men­tal con­ver­tir en di­gi­tal y mó­vil las fa­ses de ela­bo­ra­ción del pre­su­pues­to, la ges­tión del re­cam­bio y la in­for­ma­ción téc­ni­ca pa­ra la re­pa­ra­ción.

El In­ter­net de las Co­sas

El pro­ce­sa­mien­to in­te­li­gen­te de da­tos, el au­ge del lla­ma­do ‘In­ter­net of Things’ (In­ter­net de las Co­sas) y el au­men­to de la co­nec­ti­vi­dad de pro­duc­tos con su en­torno ofre­cen un enor­me po­ten­cial a los ta­lle­res de au­to­mó­vi­les. Así, les fa­ci­li­ta la pro­gra­ma­ción y pla­ni­fi­ca­ción de las ci­tas y me­jo­ra los pro­ce­sos de tra­ba­jo in­di­vi­dua­les du­ran­te el ser­vi­cio. Los da­tos del vehícu­lo y el his­to­rial de re­pa­ra­cio­nes ya es­tán dis­po­ni­bles en cuan­to el vehícu­lo lle­ga al ta­ller. El equi­po de diag­no­sis in­ter­cam­bia au­to­má­ti­ca­men­te los da­tos en­tre sí, fa­ci­li­tán­do­le al pro­fe­sio­nal del ta­ller el ac­ce­so en tiem­po real a la in­for­ma­ción im­por­tan­te del fa­bri­can­te.

Du­ran­te la pa­sa­da edi­ción de Au­to­me­cha­ni­ka, Bosch pre­sen­tó su pri­mer soft­wa­re ‘Con­nec­ted Re­pair’, ca­paz de co­nec­tar los equi­pos de diag­no­sis de la fir­ma ale­ma­na que se en­cuen­tren dis­po­ni­bles en el ta­ller. De es­ta for­ma, los da­tos del vehícu­lo son pues­tos a dis­po­si­ción de to­dos los de­más sis­te­mas ba­sa­dos en or­de­na­do­res.

A fin de ac­ce­der a los da­tos de un vehícu­lo ya iden­ti­fi­ca­do, el pro­fe­sio­nal del ta­ller só­lo tie­ne que in­tro­du­cir la ma­trí­cu­la res­pec­ti­va del vehícu­lo o el nú­me­ro de bas­ti­dor en la es­ta­ción de tra­ba­jo que es­té uti­li­zan­do.

Pa­ra su­ce­si­vas ci­tas ya no se­rá ne­ce­sa­ria nin­gu­na iden­ti­fi­ca­ción adi­cio­nal, pues me­dian­te el nú­me­ro de la ma­trí­cu­la o del bas­ti­dor se tie­ne ac­ce­so a la his­to­ria com­ple­ta del vehícu­lo, in­clu­yen­do el ac­ce­so a to­dos los re­sul­ta­dos de las diag­no­sis rea­li­za­das en cual­quier es­ta­ción de tra­ba­jo.

Iden­ti­fi­ca­ción del vehícu­lo

Ade­más, el soft­wa­re uti­li­za una in­no­va­do­ra iden­ti­fi­ca­ción del vehícu­lo que permite a los tes­ters in­di­vi­dua­les po­der

com­ple­men­tar pa­rá­me­tros es­pe­cí­fi­cos del mis­mo. En una pos­te­rior ci­ta, es­tos pa­rá­me­tros de iden­ti­fi­ca­ción se uti­li­za­rán de nue­vo, aho­rran­do de es­te mo­do un pre­cio­so tiem­po de con­fi­gu­ra­ción en las es­ta­cio­nes in­di­vi­dua­les de tra­ba­jo, fa­ci­li­tan­do los pro­ce­sos y evi­tan­do du­pli­ci­da­des in­ne­ce­sa­rias. Uti­li­zan­do una ima­gen fo­to­grá­fi­ca, el es­ta­do del vehícu­lo pue­de ser do­cu­men­ta­do por el ta­ller en un pro­to­co­lo es­tan­da­ri­za­do e im­pri­mi­ble. Es­to permite in­for­mar a los clien­tes acer­ca de las re­pa­ra­cio­nes ne­ce­sa­rias de una ma­ne­ra trans­pa­ren­te.

Por me­dio de un có­di­go de ac­ti­va­ción, el soft­wa­re se ac­ti­va pa­ra la co­ne­xión de to­do el ta­ller, pu­dien­do em­plear­se en cual­quie­ra de los or­de­na­do­res del cen­tro. Pa­ra un ren­di­mien­to óp­ti­mo, Bosch re­co­mien­da uti­li­zar un ser­vi­dor in­de­pen­dien­te. Fi­nal­men­te, la in­for­ma­ción so­bre el ci­clo de vi­da del vehícu­lo se pue­de guar­dar en el ta­ller y ac­ce­der a ella des­de ca­da es­ta­ción de tra­ba­jo in­di­vi­dual, si fue­ra ne­ce­sa­rio. El uso de una in­ter­faz es­tán­dar ha­ría tam­bién po­si­ble la co­ne­xión con la ma­yo­ría de los sis­te­mas de ges­tión del dis­tri­bui­dor. De es­ta for­ma cual­quier pro­fe­sio­nal, in­de­pen­dien­te­men­te de que ha­ya tra­ba­ja­do con an­te­rio­ri­dad con di­cho vehícu­lo, pue­de ac­ce­der a to­do su his­to­rial.

el soft­wa­re 'con­nec­ted re­pair' de bosch es ca­paz de co­nec­tar los equi­pos de diag­no­sis de la fir­ma ale­ma­na que se en­cuen­tren en el ta­ller Pa­ra au­da­tex, con el uso de dis­tin­tas apli­ca­cio­nes di­gi­ta­les, el ta­ller Pue­de ade­lan­tar la en­tre­ga del vehícu­lo

los úl­ti­mos pro­gra­mas de ges­tión per­mi­ten lo­ca­li­zar to­das las pie­zas del vehícu­lo a par­tir de la ma­trí­cu­la.

bosch ha pre­sen­ta­do sus úl­ti­mas pro­pues­tas pa­ra el ta­ller en au­to­me­cha­ni­ka Frank­furt.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.