He­rra­mien­tas de Cor­te: He­rra­mien­tas pen­sa­das por y pa­ra el pro­fe­sio­nal

Nueva Ferretería - - Sumario -

La va­lo­ra­ción ge­ne­ral que se ha­ce del mer­ca­do de he­rra­mien­tas de cor­te es po­si­ti­va, ya que el p pri­mer se­mes­tre ha ex­pe­ri­men­ta­do un cre­ci­mien­to que, en el ca­so de al­gu­nas em­pre­sas en­cues­ta­das ha si­do de has­ta un 8%. Lo cier­to es que el mer­ca­do pro­fe­sio­nal-in­dus­trial pre­sen­ta un escenario más fa­vo­ra­ble que el mer­ca­do do­més­ti­co y ello es de­bi­do a que exis­te una ma­yor con­cien­cia­ción so­bre la se­gu­ri­dad que de­be apor­tar es­te pro­duc­to.

El mer­ca­do ac­tual de he­rra­mien­ta de cor­te es­tá atra­ve­san­do ac­tual­men­te por un mo­men­to de transición en­tre pro­duc­tos de mar­cas “A” a pro­duc­tos de mar­cas pro­pias. Es un sec­tor que ne­ce­si­ta una trans­for­ma­ción pro­fun­da pa­ra ser com­pe­ti­ti­vos en los pró­xi­mos años. En cual­quier ca­so, en el sec­tor, tal co­mo nos co­men­tan em­pre­sas en­cues­ta­das, se ne­ce­si­ta una ma­yor con­cien­cia­ción de se­gu­ri­dad y la con­si­guien­te ra­cio­na­li­za­ción de stocks pa­ra evi­tar la ca­du­ci­dad del ar­tícu­lo y pa­ra pre­ve­nir ac­ci­den­tes la­bo­ra­les. Las ten­den­cias que se im­po­nen en es­te sec­tor pa­san por ofre­cer una am­plia gama que sea ca­paz de cu­brir la ma­yor par­te de la de­man­da que los clien­tes pue­dan te­ner por par­te de los con­su­mi­do­res fi­na­les en lo que se re­fie­re a he­rra­mien­ta de cor­te con­si­guien­do así re­du­cir la complejidad ope­ra­ti­va que re­quie­re te­ner múl­ti­ples pro­vee­do­res. Por otro la­do, un enfoque muy im­por­tan­te en co­mu­ni­ca­ción es cla­ve y la ex­po­si­ción re­le­van­te en el pun­to de ven­ta de for­ma que sea más sen­ci­llo el pro­ce­so de com­pra por par­te del con­su­mi­dor fi­nal y así eli­mi­nar tra­ba­jo al per­so­nal de tien­da. Ya hay mu­chos co­mer­cios que se es­tán adap­tan­do a los nue­vos tiem­pos, di­gi­ta­li­zan­do sus negocios, mo­der­ni­zan­do sus tien­das, di­se­ñan­do es­ta­ble­ci­mien­tos más ló­gi­cos e in­tui­ti­vos, crean­do pá­gi­nas web de sus negocios y en mu­chos ca­sos lan­zán­do­se a la ven­ta on­li­ne. Otra de las ten­den­cias es atraer a los usua­rios a sus es­ta­ble­ci­mien­tos, en es­tos úl­ti­mos años mu­chos dis­tri­bui­do­res han ce­le­bra­do jor­na­das de puer­tas abier­tas, la pro­xi­mi­dad es un ele­men­to di­fe­ren­cia­dor y un va­lor fun­da­men­tal pa­ra sa­car ade­lan­te los negocios. El ob­je­ti­vo en el ám­bi­to de la innovación es ha­cer que el pro­fe­sio­nal tra­ba­je con ma­yor pre­ci­sión y ve­lo­ci­dad me­dian­te el uso de he­rra­mien­tas pen­sa­das por y pa­ra él. He­rra­mien­tas que, du­ran más y re­quie­ren me­nos es­fuer­zo de uso. Ofre­cen ca­rac­te­rís­ti­cas ex­clu­si­vas que per­mi­ten un uso más sen­ci­llo. Es ver­dad que es un mer­ca­do al que le cues­ta mu­cho adap­tar­se a los cam­bios, pe­ro tam­bién es nor­mal, en gran me­di­da las em­pre­sas que lo for­man son pe­que­ñas y fa­mi­lia­res, in­flu­ye la fal­ta de tiem­po y la for­ma­ción en nuevas tec­no­lo­gías, pe­ro en los úl­ti­mos años exis­te un avan­ce im­por­tan­te. Es­ta ti­po­lo­gía de ne­go­cio tie­ne que con­fiar en sus cen­tra­les de com­pra, que en es­te cam­po tie­nen que desem­pe­ñar una la­bor fun­da­men­tal, ya no se tra­ta só­lo de ne­go­ciar pre­cios de com­pra si no de ha­bi­li­tar he­rra­mien­tas a sus so­cios pa­ra que pue­dan ser más com­pe­ti­ti­vos. Por otro la­do, el con­trol de los da­tos es fun­da­men­tal pa­ra to­dos los ac­to­res que for­man el sec­tor y en es­ta área se es­tá avan­zan­do mu­cho. Ade­más, es im­por­tan­te po­ner al clien­te en el cen­tro de los negocios y su di­gi­ta­li­za­ción ayu­da­rá mu­cho a ello.

Ca­li­dad su­pe­rior

La ca­li­dad es, sin du­da, un ar­gu­men­to de pe­so pa­ra su ven­ta. En un mer­ca­do en el que ca­da vez más los dis­tri­bui­do­res apues­tan por mar­cas pro­pias, los fa­bri­can­tes tie­nen la obli­ga­ción de ofre­cer so­lu­cio­nes con una ca­li­dad su­pe­rior que ofrez­ca al usua­rio fi­nal unas ven­ta­jas. De he­cho, así, no só­lo es un ar­gu­men­to, es el prin­ci­pal. La ca­li­dad es lo que les di­fe­ren­cia de los im­por­ta­do­res y pro­duc­tos que no cum­plen las ex­pec­ta­ti­vas del usua­rio. Hay que te­ner en cuen­ta que hay una cantidad de he­rra­mien­ta de cor­te que se ven­de di­rec­ta­men­te al usua­rio fi­nal por par­te de los gran­des es­pe­cia­lis­tas que vie­nen de Eu­ro­pa, si la dis­tri­bu­ción quie­re com­pe­tir con ellos, só­lo le que­da aliar­se a una em­pre­sa que ofrez­ca un pro­duc­to de al­ta ca­li­dad, que no se sal­te el ca­nal de dis­tri­bu­ción, que les fa­ci­li­te so­por­te téc­ni­co cuan­do lo ne­ce­si­ten y for­ma­ción a sus co­mer­cia­les de ca­lle pa­ra que pue­dan acu­dir con se­gu­ri­dad y con­fian­za a los ta­lle­res y em­pre­sas que me­ca­ni­zan. La dis­tri­bu­ción no se pue­de con­for­mar con ven­der lo fá­cil y lo que le pi­den en el mos­tra­dor, tie­nen que dar un pa­so más, con el pro­duc­to más téc­ni­co…y los fa­bri­can­tes es­tán ahí pa­ra ir de su mano. La ca­li­dad, du­ra­bi­li­dad y fa­ci­li­dad de uso son los atri­bu­tos que más se tie­nen en cuen­ta a la ho­ra de di­se­ñar los pro­duc­tos. Los pro­vee­do­res des­ta­can, ade­más, su pro­xi­mi­dad y fle­xi­bi­li­dad pa­ra con el clien­te, Por otro la­do, esa ca­li­dad de sus pro­duc­tos es lo que les de­fi­ne. Otro va­lor fun­da­men­tal es ser un fa­bri­can­te y con­tar con unas ins­ta­la­cio­nes pun­te­ras en ma­qui­na­ria y sis­te­mas de pro­duc­ción.

Tam­bién hay em­pre­sas, que des­ta­can por su es­pe­cia­li­za­ción en ma­te­ria­les com­pli­ca­dos, sien­do ex­per­tos en me­ca­ni­za­do de inoxi­da­bles, en ma­te­ria­les anti-des­gas­te, en alu­mi­nios…y en la gama de cons­truc­ción, en por­ce­lá­ni­cos y en to­do ti­po de hor­mi­go­nes… Sus pro­duc­tos son fun­da­men­ta­les pa­ra rea­li­zar el tra­ba­jo de ma­ne­ra óp­ti­ma y efi­cien­te. La sin­to­nía con la dis­tri­bu­ción es per­fec­ta a to­dos los ni­ve­les. Los pro­vee­do­res apre­cian y de­fien­den el va­lor aña­di­do de la dis­tri­bu­ción co­mo par­te del va­lor del pro­duc­to. Creen que el fa­bri­can­te de­be dar a la dis­tri­bu­ción so­lu­cio­nes que per­mi­tan un con­ver­sión al­ta de los usua­rio (vi­si­ta-ven­ta). Apar­te de un pro­duc­to de ca­li­dad a un pre­cio ade­cua­do, ayu­dar a ofre­cer una co­mu­ni­ca­ción efi­cien­te con el usua­rio fi­nal co­mu­ni­can­do los prin­ci­pa­les be­ne­fi­cios pa­ra el con­su­mi­dor fi­nal del pro­duc­to. La dis­tri­bu­ción es un pi­lar fun­da­men­tal, hay que es­cu­char­les y apo­yar­les, en mu­chos ca­sos son pe­que­ñas em­pre­sas que ne­ce­si­tan de su apo­yo y a su vez ellos ne­ce­si­tan de aque­llos pa­ra su pro­pia su­per­vi­ven­cia. Mu­chos me­dia­nos-pe­que­ños dis­tri­bui­do­res dan el im­pul­so ne­ce­sa­rio pa­ra se­guir ade­lan­te.

Cer­ca­nía y apo­yo

Por ello, pa­ra apo­yar­les, desa­rro­llan una dis­tri­bu­ción se­lec­ti­va y com­pro­me­ti­da con el dis­tri­bui­dor, lo que les per­mi­te una gran cer­ca­nía y sen­si­bi­li­dad ha­cia és­te: for­ma­ción con­ti­nua, apo­yo téc­ni­co con­jun­to in-si­tu del usua­rio fi­nal, ges­tión de stocks, am­plia gama de pro­duc­to y un po­si­cio­na­mien­to jus­to de pre­cios y con­di­cio­nes. Al­gu­nos in­clu­so pro­cu­ran es­tar siem­pre ahí, lo que se tra­du­ce en apo­yar­les en sus ferias o jor­na­das de puer­tas abier­tas, en ayudarles en las im­plan­ta­cio­nes con fi­nan­cia­ción, con cam­pa­ñas co­mer­cia­les, etc. Pe­ro el pun­to fun­da­men­tal que apor­tan es la for­ma­ción, el ca­nal ne­ce­si­ta mar­car una di­fe­ren­cia con su com­pe­ten­cia a la ho­ra de lle­gar al usua­rio fi­nal y es­ta di­fe­ren­cia­ción se con­si­gue con ser­vi­cio y co­no­ci­mien­to. La in­dus­tria de la he­rra­mien­ta de cor­te en Es­pa­ña es­tá a un nivel muy al­to y muy ma­du­ra en­tre los prin­ci­pa­les paí­ses eu­ro­peos. De he­cho, hay que con­si­de­rar a nues­tro país co­mo lí­der en pro­duc­ción in­dus­trial en sec­to­res tec­no­ló­gi­cos pun­te­ros co­mo au­to­mo­ción, ae­ro­náu­ti­ca, eó­li­ca, ace­ro inoxi­da­ble, etc., en don­de las he­rra­mien­tas de cor­te son una par­te muy im­por­tan­te de la pro­duc­ción. Al mis­mo tiem­po, el sec­tor de la fe­rre­te­ría es el más es­pe­cia­li­za­do del mer­ca­do, ofre­cien­do una ven­ta asis­ti­da muy ele­va­da y que mu­chos usua­rios to­da­vía va­lo­ran, al­go que Ama­zon y los ac­to­res de ven­ta on­li­ne, no tie­nen ni ten­drán (de mo­men­to), es el tra­to per­so­nal. Ge­ne­rar con­fian­za en sus clien­tes les tie­ne que ayu­dar a sub­sis­tir y po­der com­pe­tir en es­ta nue­va era. Pa­ra los pró­xi­mos me­ses se es­ti­ma un cre­ci­mien­to mo­de­ra­do se­gún los au­men­tos de pro­duc­ción in­dus­trial del país y cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co ge­ne­ral. La ex­pec­ta­ti­va es op­ti­mis­ta y se pre­vé ce­rrar el año en po­si­ti­vo, pe­ro tam­bién hay que ser pru­den­tes, ya que el in­cre­men­to de los pre­cios de la ma­te­rias pri­mas es­tá pa­san­do fac­tu­ra a las cuen­tas de re­sul­ta­dos, y se es­pe­ra que no afec­te ne­ga­ti­va­men­te ca­ra a 2019.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.