TRA­BA­JO DE CAM­PO

El en­torno de es­ta fin­ca de ca­za ex­tre­me­ña se cue­la den­tro de la ca­sa pa­ra do­tar­la de una be­lle­za especial. Es la fuer­za de la na­tu­ra­le­za en es­ta­do pu­ro. Un can­to a la li­ber­tad in­ter­pre­ta­do por el es­tu­dio de la ar­qui­tec­ta Teresa Sa­pey con no­tas cá­li­das y

Nuevo Estilo - - SUMARIO - Rea­li­za­ción y fotos: Asier Rua. Tex­to: Mó­ni­ca Co­rre­de­ra

Es­ta ca­sa, con in­terio­ris­mo de la ar­qui­tec­ta Teresa Sa­pey, rin­de cul­to a la pa­sión de los due­ños por la ca­za y la vi­da sil­ves­tre.

Un mar de en­ci­nas y me­lo­jos, de ja­ras y aro­má­ti­cas, ro­dea es­ta vi­vien­da to­tal­men­te in­mer­sa en la na­tu­ra­le­za ex­tre­me­ña, con to­do lo que ello im­pli­ca. Es un en­cla­ve na­tu­ral, be­llo y sal­va­je, que dis­fru­ta de la má­gi­ca luz y la tran­qui­li­dad del en­torno. En es­te lu­gar pri­vi­le­gia­do se al­za la ca­sa, pe­que­ña y fa­mi­liar, cons­trui­da se­gún los de­seos de sus pro­pie­ta­rios, a quie­nes un día cau­ti­va­ron los en­can­tos de es­ta tie­rra ma­ra­vi­llo­sa. Pre­ci­sa­men­te ellos que­rían una vi­vien­da sen­ci­lla, sin os­ten­ta­cio­nes y de una so­la plan­ta, y así se la en­car­ga­ron al ar­qui­tec­to Miguel Oriol. Des­pués, el es­tu­dio de Teresa Sa­pey lle­vó a ca­bo el pro­yec­to de in­terio­ris­mo, que res­pon­de a la pa­sión de los due­ños por la ca­za y la vi­da sil­ves­tre. Por eso, en cuan­to uno tras­pa­sa el um­bral de la puer­ta de en­tra­da se ve sor­pren­di­do por las re­mi­nis­cen­cias del reino ani­mal, que se re­fle­ja por do­quier.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.