UN SI­TIO A TU ME­SA

De su pri­me­ra mi­sión, pro­te­ger el man­tel y la me­sa, ha de­ri­va­do a una fun­ción de­co­ra­ti­va.

Nuevo Estilo - - SUMARIO / OCTUBRE 2018 - Por BEA­TRIZ SA­TRÚS­TE­GUI

El ba­jo­pla­to. El có­mo y el por qué de es­te ele­men­to, con­ta­do por Bea­triz Sa­trús­te­gui.

Ma­riano Té­llez-Gi­rón y Beau­fort-Spon­tin, XII du­que de Osu­na, no era de Bil­bao, pe­ro co­mo si lo fue­ra. Cuen­ta la leyenda que, en una ce­na que dio en San Pe­ters­bur­go al zar Ale­jan­dro II, lan­zó al río Ne­va una va­ji­lla completa de oro ma­ci­zo. Pla­to que se en­su­cia­ba,pla­to que se ti­ra­ba por la ven­ta­na al río. ¿La­var? No, la­var no, la­var pla­tos es de feos.

Ma­riano no era na­da feo, pe­ro tam­po­co muy ori­gi­nal.Ti­rar pla­tos al río, que ya es­ta­ba vis­to, re­sul­ta que es una cos­tum­bre muy es­pa­ño­la. El con­de de Ten­di­lla ya lo ha­bía he­cho, va­rios si­glos an­tes,en Ro­ma.En ese ca­so,la va­ji­lla era de pla­ta y el in­ge­nio de Ten­di­lla, ma­yor que el de Osu­na,pues ha­bía co­lo­ca­do,en se­cre­to, una red so­bre el Tí­ber y así sus sir­vien­tes pu­die­ron re­cu­pe­rar,en la os­cu­ri­dad de la no­che, has­ta el úl­ti­mo pla­to de pla­ta con cu­yo lan­za­mien­to flu­via­lTen­di­lla ha­bía epa­ta­do al Pa­pa.

Las va­ji­llas de me­ta­les pre­cio­sos –lan­za­das o con­ser­va­das– siem­pre fue­ron lo más. En Es­pa­ña te­ne­mos una de las me­jo­res, más an­ti­guas y com­ple­tas mues­tras del gé­ne­ro: el te­so­ro deVi­lle­na, una va­ji­lla de oro que da­ta, más o me­nos, de mil años an­tes de Cris­to.Ahí es na­da. Va­ji­llas de pla­ta tam­bién te­ne­mos unas cuan­tas. No en vano, se des­ti­na­ba a Es­pa­ña la ma­yo­ría de la pla­ta del Nue­vo Mun­do. Pla­tos, cuen­cos, so­pe­ras, fuen­tes, ta­zas de con­so­mé… de to­do. Lo que nun­ca nos ha con­ven­ci­do mu­cho aquí han si­do los ba­jo­pla­tos. ¿Man­de? Sí, esos pla­tos gran­des pla­tea­dos que pa­re­cen fuen­tes re­don­das y que se co­lo­can ba­jo el pla­to de co­mer.

Los fran­ce­ses lo lla­man pla­to de pre­sen­ta­ción y los in­gle­ses, char­ger (sí, car­ga­dor, co­mo el del iPho­ne).An­tes eran prin­ci­pal­men­te de oro y pla­ta.Aho­ra vuel­ven a es­tar de mo­da aun­que en mimbre,ma­de­ra,plás­ti­co o cris­tal:lo que se te ocu­rra.Ini­cial­men­te ser­vían pa­ra pro­te­ger el man­tel de man­chas y la me­sa, del ca­lor del pla­to.Aho­ra, su fun­ción, prin­ci­pal­men­te de­co­ra­ti­va, es evi­tar de­jar el man­tel des­nu­do en­tre pla­to y pla­to. De ahí pre­ci­sa­men­te el re­torno del ba­jo­pla­to. Hoy en día, en po­cas ca­sas cuen­tan con un "Fer­mín" que, se­rio, muy tie­so y bra­zo a la es­pal­da, re­ti­ra el pla­to su­cio por la de­re­cha y co­lo­ca el lim­pio por la iz­quier­da à la Down­ton Ab­bey.Aho­ra, lo que se lle­va es el pro­ce­di­mien­to y ar­te de "api­lar" y re­ti­rar pla­tos, mu­chas ve­ces per­pe­tra­do por los pro­pios in­vi­ta­dos y a ini­cia­ti­va de los mis­mos, que co­gen ca­rre­ri­lla y son co­mo una la­va­do­ra: ini­cia­do el pro­gra­ma, ya no hay quien los pa­re.

Lo de api­lar, aho­ra se to­le­ra bas­tan­te, pe­ro en otros tiem­pos era un cri­men de le­sa ma­jes­tad. Por eso, una co­no­ci­da y cur­si se­ño­ra, que lo fo­men­ta­ba, te­nía por cos­tum­bre pre­ten­der di­si­mu­lar el cri­men ins­tru­yen­do a los co­men­sa­les en fin­gi­do fran­cés: «¡Api­lez! ¡api­lez! S'il vous plait». Co­mo si dar la or­den con acen­to ga­lo y ver­bo in­ven­ta­do "le­ga­li­za­ra" el api­la­do.

De­sen­ga­ñaos; el api­la­do no tie­ne exi­men­te. Es co­mo ir a 140 km/ho­ra por la au­to­pis­ta: to­do el mun­do lo ha­ce, pe­ro per­mi­ti­do no es­tá. Co­mo ate­nuan­te, al­gu­nos pro­po­nen a nues­tro pro­ta­go­nis­ta de hoy, el ba­jo­pla­to, que tie­ne por vir­tud di­si­mu­lar un po­co, en­tre api­la­mien­to y re­par­to, el blan­co de­sier­to del man­tel. La ver­dad: ¡frus­le­rías! Pon el ba­jo­pla­to si te gus­ta, sin más.Yo lo uso a ve­ces, pe­ro sin mo­ti­vo ocul­to, só­lo cuan­do me pa­re­ce que la me­sa que­da más bo­ni­ta. Con­fie­so que odio el api­la­do, pe­ro tam­bién creo que no hay que ago­biar­se con las nor­mas del buen ha­cer. Por­que, sin­ce­ra­men­te, pues­tos a ello, ni ba­jo­pla­tos ni "na": a fal­ta de un Fer­mín, lo ele­gan­te de ver­dad si­gue sien­do ti­rar la va­ji­lla al río.

Bea­triz Sa­trús­te­gui es la im­pul­so­ra de la tien­da on­li­ne

So­cié­té de la Ta­ble, es­pe­cia­li­za­da en me­na­je y decoración de me­sas.

Es lo que los fran­ce­ses lla­man pla­to de pre­sen­ta­ción y los in­gle­ses, char­ger (sí, car­ga­dor, co­mo el del iPho­ne)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.