EL LU­JO CA­LLA­DO

ES­TE PI­SO DEL BA­RRIO DE LAS LE­TRAS, EN MA­DRID, MUES­TRA EL ES­TI­LO SE­RENO, BE­LLO Y FUN­CIO­NAL DE VEN­TU­RA ES­TU­DIO. ES LA RE­SI­DEN­CIA DE UNO DE SUS SO­CIOS, Y SE USÓ CO­MO LA­BO­RA­TO­RIO EN EL QUE PRO­BAR FÓR­MU­LAS A APLI­CAR EN SUS PRO­YEC­TOS.

Nuevo Estilo - - SUMARIO / OCTUBRE 2018 - Rea­li­za­ción: Ama­ya de To­le­do. Tex­to: Mí­riam Al­cai­re. Fo­tos: Pa­blo Sa­ra­bia

Ven­tu­ra Es­tu­dio nos en­se­ña su ban­co de prue­bas: un pi­so se­reno, fun­cio­nal y muy be­llo.

La reha­bi­li­ta­ción de es­ta ca­sa, si­tua­da en un edi­fi­cio del si­glo XIX, fue co­mo quien cor­ta un tra­je al mi­lí­me­tro ajus­tán­do­lo a las he­chu­ras, es­ti­lo de vi­da y ne­ce­si­da­des exac­tas de su usuario, que aquí se tra­ta de uno de los so­cios de Ven­tu­ra Es­tu­dio. Pe­ro es­ta no es una ex­cep­ción, así es co­mo les gus­ta tra­ba­jar a Juan Car­los Fer­nán­dez y Re­yes Cas­te­llano en to­dos los pro­yec­tos que eje­cu­tan: «Que­re­mos que la ex­pe­rien­cia sea po­si­ti­va de prin­ci­pio a fin, por lo que ha­ce­mos par­tí­ci­pe al clien­te a lo lar­go del pro­ce­so. En es­te ca­so co­nc­re­to, ade­más, he­mos uti­li­za­do el pi­so co­mo un ban­co de prue­bas,. Lo he­mos lla­ma­doVen­tu­ra Lab por­que al mis­mo tiem­po era un la­bo­ra­to­rio en el que po­nía­mos en mar­cha ideas que no ha­bía­mos po­di­do desa­rro­llar an­tes».

La re­for­ma re­sul­tan­te es na­tu­ral y cien por cien prag­má­ti­ca, y aun­que se han res­pe­ta­do el ca­rác­ter y los ma­te­ria­les ori­gi­na­les, los nue­vos ele­men­tos se dis­tin­guen sin es­tri­den­cias. Has­ta el úl­ti­mo rin­cón se ren­ta­bi­li­zó con so­lu­cio­nes dis­tri­bu­ti­vas en las que los es­pa­cios se co­mu­ni­can me­dian­te va­nos. En el área pú­bli­ca, el co­me­dor, in­te­gra­do en el sa­lón, co­nec­ta con la co­ci­na, lo que per­mi­te dis­fru­tar de una me­sa de dia­rio pa­ra co­mer en la que tam­bién tra­ba­jan.Al mis­mo tiem­po, pue­de ser­vir has­ta pa­ra diez in­vi­ta­dos. En el ám­bi­to pri­va­do, el dor­mi­to­rio se abre al ves­ti­dor y al cuar­to de ba­ño tam­bién de for­ma con­ca­te­na­da.

La iluminación se ha cui­da­do al ex­tre­mo y se uti­li­za de ma­ne­ra prác­ti­ca pa­ra real­zar y di­fe­ren­ciar los am­bien­tes. Las bom­bi­llas, de la fir­ma So­raa, van pro­vis­tas de fil­tros an­ti­des­lum­bran­tes y dis­tin­tas aper­tu­ras de án­gu­lo, y los apli­ques y lám­pa­ras del sa­lón y otras zo­nas de la vi­vien­da son pie­zas de va­lor ca­si es­cul­tó­ri­co. Los es­pa­cios son li­ge­ros, ves­ti­dos con te­las na­tu­ra­les, fun­cio­na­les y or­de­na­dos, pe­ro tam­bién muy per­so­na­les. Su con­cep­to ar­qui­tec­tó­ni­co y el in­terio­ris­mo ilus­tran a la perfección las pre­fe­ren­cias es­té­ti­cas del equi­po de Ven­tu­ra Es­tu­dio: «Nos gus­ta el lu­jo ca­lla­do, no la ostentación».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.