Sal­ve­mos la li­bre­ría

Nuevo Estilo - - SUMARIO / OCTUBRE 2018 -

Po­co a po­co, co­mo pa­sa con mu­chas ex­tin­cio­nes im­por­tan­tes, es­ta­mos vien­do es­ca­sear la li­bre­ría en las ca­sas. Has­ta ha­ce na­da, era im­pres­cin­di­ble en to­do sa­lón que se pre­cia­ra.A ella lle­ga­ban los li­bros que se guar­da­ban co­mo te­so­ros y que re­ve­la­ban los gus­tos de sus pro­pie­ta­rios. Ya no.Y tie­ne su ex­pli­ca­ción: las nue­vas de­co­ra­cio­nes se adap­tan a los nue­vos há­bi­tos de vi­da. ¿Es­to quie­re de­cir que se lee me­nos? Pue­de ser, pe­ro tam­bién que se ha­ce en so­por­tes di­gi­ta­les y, so­bre to­do, que ya no te­ne­mos nin­gún in­te­rés en guar­dar vo­lú­me­nes, go­ber­na­dos por la cul­tu­ra del dis­fru­tar y desechar. ¡Ojo!, que es­to no me pa­re­ce ni bien ni mal, so­lo es­toy po­nien­do el de­do en la lla­ga de la li­bre­ría, que tan esen­cial ha si­do en la mass de­co es­pa­ño­la.

Per­mi­tid­me que ha­ga un po­co de his­to­ria. Una vez de­ja­da atrás la boi­se­rie de ma­de­ra os­cu­ra -o es­ti­lo cas­te­llano, en el peor de los ca­sos-, en los años ochen­ta lle­gó la li­bre­ría de obra, rec­ta y grue­sa, mo­der­na, pin­ta­da del mis­mo co­lor que la pa­red; a quie­nes la ins­ta­la­mos nos pa­re­cía lo más, un sím­bo­lo de que el país avan­za­ba, es­té­ti­ca­men­te ha­blan­do, des­de nues­tro cuar­to de es­tar. En los no­ven­ta des­cu­brió el di­se­ño y se tor­nó mi­ni­mal, ne­gra, lineal... El cam­bio de mi­le­nio tra­jo un boom –¿bur­bu­ja?– de nue­vos pi­sos pe­que­ños y el mer­ca­do res­pon­dió con com­po­ni­bles don­de lo mis­mo ca­bía el te­le­vi­sor con su apa­ra­to de ví­deo que to­da la va­ji­lla tras unas puer­tas ce­rra­das. Hoy, la ten­den­cia di­ce que en ca­da una de ellas se ce­le­bra una Ex­po­si­ción Uni­ver­sal –la de quien vi­ve allí–, y pie­zas de di­se­ño, ar­te o re­cuer­dos se al­ter­nan crean­do di­fe­ren­tes ma­pas pri­va­dos. Y, sí, en las más be­llas tam­bién hay li­bros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.