¿QUÉ NU­TRI­CIÓN NE­CE­SI­TAS?

Objetivo Bienestar - - SUMARIO - Dr. Jo­sé Ma­ría Or­do­vás Ca­te­drá­ti­co de Nu­tri­ción. Di­rec­tor del La­bo­ra­to­rio de Nu­tri­ción y Ge­né­ti­ca de la Uni­ver­si­dad de Tufts en Bos­ton. Di­rec­tor cien­tí­fi­co del Ins­ti­tu­to Ma­dri­le­ño de Es­tu­dios Avan­za­dos e in­ves­ti­ga­dor del Cen­tro Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­cio­ne

La nu­tri­ción es po­si­ble­men­te la más apli­ca­da y po­pu­lar de las cien­cias. Esta es la ca­ra po­si­ti­va de la moneda, la ca­ra ne­ga­ti­va es que de­bi­do a su po­pu­la­ri­dad, ca­da in­di­vi­duo tie­ne su opi­nión acer­ca de lo que cons­ti­tu­ye una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble y no tie­ne nin­gún re­pa­ro en co­mu­ni­car­lo, e in­clu­so al­gu­nos pre­di­car­lo, in­de­pen­dien­te­men­te de sus cre­den­cia­les pro­fe­sio­na­les. Co­mo re­sul­ta­do es­ta­mos ex­pues­tos a men­sa­jes que os­ci­lan en­tre “can­tos de si­re­na” y “que vie­ne el lo­bo”. Ejem­plos de lo pri­me­ro son las de­ce­nas de die­tas mi­la­gro­sas que pro­me­ten lo im­po­si­ble lle­van­do a los cré­du­los al nau­fra­gio de su sa­lud. Con res­pec­to a lo se­gun­do, es­ta­mos con­ti­nua­men­te ex­pues­tos al vi­li­pen­dio de ali­men­tos o nu­trien­tes, que vol­ve­rán a ser en­sal­za­dos a cos­ta del des­pre­cio de otros. Re­cor­de­mos el asal­to que du­ran­te dé­ca­das han su­fri­do los acei­tes por su al­to con­te­ni­do en gra­sa y a pe­sar de las evi­den­cias cien­tí­fi­cas de los be­ne­fi­cios de al­gu­nos de ellos (acei­te de oli­va), su cul­pa­bi­li­dad to­da­vía se man­tie­ne en la so­cie­dad, a pe­sar de que en es­tos mo­men­tos el “lo­bo” son los azú­ca­res sim­ples. Afor­tu­na­da­men­te hay ver­da­des irre­vo­ca­bles. La pri­me­ra es que ne­ce­si­ta­mos co­mer pa­ra vi­vir. La se­gun­da es que si lo ha­ce­mos bien ten­dre­mos una vi­da más sa­na y de ma­yor ca­li­dad. La nu­tri­ción sa­na va mas allá de la adop­ción (por ejem­plo, acei­te de oli­va) o re­cha­zo (por ejem­plo, be­bi­das azu­ca­ra­das) de ali­men­tos úni­cos, más bien se ba­sa en la adop­ción de pa­tro­nes de ali­men­ta­ción sa­lu­da­bles en los que hay ca­bi­da pa­ra (ca­si) to­do, siem­pre que se man­ten­gan las pro­por­cio­nes ade­cua­das a lo lar­go del tiem­po, y ha­blan­do de tiem­po, el cuán­do con­su­mi­mos los ali­men­tos es un fac­tor im­por­tan­te pa­ra ma­xi­mi­zar la re­la­ción en­tre nu­tri­ción y sa­lud.

La “cien­cia” de la nu­tri­ción se re­mon­ta mi­les de años pe­ro no fue has­ta el si­glo pa­sa­do que el ri­gor y los mé­to­dos cien­tí­fi­cos con­tem­po­rá­neos ob­tu­vie­ron re­sul­ta­dos es­pec­ta­cu­la­res. La si­tua­ción ac­tual es di­fe­ren­te, he­mos pa­sa­do de una malnu­tri­ción de­fi­ci­ta­ria a una malnu­tri­ción, en los paí­ses desa­rro­lla­dos, ba­sa­da en el ex­ce­so de ca­lo­rías y de­fi­cien­te en nu­trien­tes. Pa­ra re­me­diar es­te pro­ble­ma, di­ver­sos or­ga­nis­mos han crea­do guías nu­tri­cio­na­les. Sin em­bar­go, es­tas re­co­men­da­cio­nes es­tán di­ri­gi­das a la po­bla­ción ge­ne­ral y no con­si­de­ran que ca­da in­di­vi­duo es úni­co y con ne­ce­si­da­des nu­tri­cio­na­les es­pe­cí­fi­cas en ba­se a sus ge­nes y al am­bien­te. Pre­ci­sa­men­te en re­co­no­ci­mien­to de esta reali­dad, la in­ves­ti­ga­ción nu­tri­cio­nal se em­bar­ca ha­ce ya un par de dé­ca­das en la nu­tri­ción per­so­na­li­za­da ba­sa­da en el ge­no­ma (nu­tri­ge­né­ti­ca). El ob­je­ti­vo es po­der ajus­tar las re­co­men­da­cio­nes nu­tri­cio­na­les a las ne­ce­si­da­des de ca­da in­di­vi­duo ba­sán­do­se en la in­for­ma­ción ob­te­ni­da del es­tu­dio de sus ge­nes. Me­dian­te esta cien­cia, se po­drá co­no­cer los me­ca­nis­mos bio­ló­gi­cos que han con­du­ci­do o que pue­den con­du­cir a un in­di­vi­duo a ga­nar ex­ce­so de pe­so y per­mi­ti­rá re­co­men­dar la die­ta mas apro­pia­da pa­ra pre­ve­nir o re­me­diar el so­bre­pe­so o la obe­si­dad. Es­to po­drá apli­car­se a la ma­yor par­te de las en­fer­me­da­des co­mu­nes co­mo la dia­be­tes, la en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar, e in­clu­so pa­ra el cán­cer y do­len­cias neu­ro­ló­gi­cas. Has­ta que la in­ves­ti­ga­ción só­li­da nos lle­ve a apli­car es­tas tec­no­lo­gías, hay que ser pre­ca­vi­dos y no caer víc­ti­mas de los “can­tos de si­re­na”. Si al­go es de­ma­sia­do bueno pa­ra ser ver­dad es que po­si­ble­men­te no lo sea.

Pa­ra el doc­tor Or­do­vás, uno de los pa­dres de la nu­tri­ge­nó­mi­ca, se ha prac­ti­ca­do una me­di­ci­na muy bio­ló­gi­ca, de­jan­do de la­do

un po­co as­pec­tos esen­cia­les, co­mo es el he­cho de que la ale­gría de vi­vir es par­te esen­cial pa­ra man­te­ner la sa­lud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.