SI SE QUIE­REN, LO PRAC­TI­CAN

Objetivo Bienestar - - EL BLOC -

SON HO­NES­TAS Las pa­re­jas que se quie­ren se di­cen las co­sas. No es­pe­ran a que la bo­la del ma­les­tar es­ta­lle en su in­te­rior. Y si se en­cuen­tran a su ex por la ca­lle, pue­den com­par­tir­lo con su pa­re­ja y co­men­tar­lo co­mo si ha­bla­sen con su ami­go o amiga del al­ma.

PA­SAN TIEM­PO JUN­TAS No sir­ve que lo es­tén com­par­tién­do­lo con sus hi­jos –a los que ado­ran–, o el res­to de su fa­mi­lia o ami­gos –a quie­nes tam­bién quie­ren–. Dis­fru­tan te­nien­do ci­tas a me­nu­do (con o sin se­xo) y apar­tan­do el mó­vil o la ta­ble­ta (de eso ha­bla­re­mos más ade­lan­te en es­te nú­me­ro) en ese mo­men­to.

NO LES ASUS­TA HA­CER PLA­NES POR SU CUEN­TA En­tién­da­se: su equi­li­brio emo­cio­nal no se re­sien­te si uno u otro miem­bro de la pa­re­ja ce­na con sus ami­gos, se mar­cha un fin de se­ma­na o so­lo con­si­go mis­mo. La in­de­pen­den­cia en una pa­re­ja es tan im­por­tan­te co­mo la in­ti­mi­dad.

SON AMA­BLES CON EL OTRO Y le con­ce­den el be­ne­fi­cio de la du­da. En­tien­den que pue­da te­ner un mal día y no le exi­gen que mues­tre siem­pre ale­gría.

DE­MUES­TRAN SU APRE­CIO Y no es de­cir “te quie­ro” (que tam­bién). Es apre­ciar que ha­ga la co­la­da, re­co­ja la me­sa, co­ci­ne o te ven­ga a bus­car en co­che. Y hay que de­cir­le “gra­cias”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.