RE­GLAS DE ORO Mó­ni­ca Es­gue­va

Objetivo Bienestar - - EL BLOC -

Sin so­ber­bia y sin ape­gos. Así nos co­nec­ta el mind­ful­ness con no­so­tras mis­mas. Tras 20 años in­vo­lu­cra­da en la me­di­ta­ción, la coach Mó­ni­ca Es­gue­va ha es­tu­dia­do con gran­des maes­tros es­pi­ri­tua­les orien­ta­les y ha re­ci­bi­do en­se­ñan­zas del Da­lai La­ma. Aho­ra pu­bli­ca el li­bro Mind­ful­ness. Una guía prác­ti­ca (Ze­nith), en el que, en­tre otras co­sas, nos en­se­ña a me­di­tar has­ta en un atas­co.

1.

Bus­ca el equi­li­brio

en­tre men­te, co­ra­zón y es­pí­ri­tu. La men­te nos ayu­da a ana­li­zar y dis­cer­nir, el co­ra­zón nos ha­ce per­ma­ne­cer em­pá­ti­cos y sen­si­bles, y el es­pí­ri­tu nos lle­va ha­cia la tras­cen­den­cia. Ne­ce­si­ta­mos los tres.

2.

Per­se­ve­ra y ten fe.

En ver­dad es po­si­ble con­quis­tar ca­si to­das las cum­bres, pe­ro ha­ce fal­ta un com­pro­mi­so gran­de y real con tus sue­ños. Sin eso aban­do­na­rás cuan­do apa­rez­can los obs­tácu­los (y, ten­lo por se­gu­ro, siem­pre apa­re­cen).

3.

En­tre­na el mind­ful­ness.

To­do ocu­rre en el pre­sen­te y, sin em­bar­go, nues­tra ca­be­za se pier­de en­tre un pa­sa­do que ya no exis­te y la preo­cu­pa­ción por un fu­tu­ro in­cier­to. Es­tar aquí y aho­ra nos ayu­da a dis­fru­tar y a te­ner más efec­ti­vi­dad.

4.

Cul­ti­va la com­pa­sión

y la sa­bi­du­ría. Cuan­do lle­gue la ho­ra de de­jar es­te mun­do es lo úni­co que te lle­va­rás con­ti­go. To­do lo de­más que po­see­mos es pres­ta­do y efí­me­ro.

5.

Ro­déa­te de bue­nas vi­bra­cio­nes.

Alé­ja­te de las per­so­nas tó­xi­cas, en­vi­dio­sas y que no te quie­ren bien. Y crea so­lo pen­sa­mien­tos po­si­ti­vos que ex­pan­dan los sen­ti­mien­tos que pro­du­cen bie­nes­tar.

6.

In­ten­ta que tus pa­la­bras

y ac­cio­nes be­ne­fi­cien. Nues­tro pa­so por la Tie­rra es real­men­te muy cor­to, no pier­das la opor­tu­ni­dad de crear buen kar­ma con tus hue­llas.

7.

Agra­de­ce.

Es el me­jor an­tí­do­to con­tra la que­ja, la de­pre­sión y la in­fe­li­ci­dad. So­mos se­res afor­tu­na­dos des­de to­dos los pun­tos de vis­ta, y ol­vi­dar­lo nos ca­ta­pul­ta di­rec­ta­men­te a la amar­gu­ra.

8.

No cri­ti­ques ni juz­gues.

Res­pe­tar las elec­cio­nes y la li­ber­tad aje­na nos ayu­da a po­ner el fo­co en lo ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te: me­jo­rar­nos no­so­tros mis­mos in­de­pen­dien­te­men­te de las pa­la­bras y ac­cio­nes de otros.

9.

Me­di­ta.

Apren­der a cal­mar la men­te re­du­ce el es­trés, for­ta­le­ce el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co y crea más neu­ro­nas en el neo­cór­tex. No iden­ti­fi­car­te con tus mi­les de pen­sa­mien­tos re­pe­ti­ti­vos re­sul­ta pro­fun­da­men­te li­be­ra­dor.

10.

Sé el cam­bio

que deseas ver en el mun­do. No es­pe­res a que otros li­de­ren el ca­mino. Ca­da uno de no­so­tros, des­de su rin­cón, es fun­da­men­tal pa­ra la trans­for­ma­ción de la hu­ma­ni­dad. ¡Áni­mo! No te des­ani­mes por­que otros no con­tri­bu­yan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.