MA­TRI­MO­NIOS Y DI­VOR­CIOS

Objetivo Bienestar - - LA OPINIÓN IMPORTA - Mar­ta Ro­bles

Periodista y es­cri­to­ra

Hay quien di­ce que no hay na­da peor que un mal ma­tri­mo­nio, pe­ro eso es por­que no le ha to­ca­do vi­vir de cer­ca un mal di­vor­cio. De­cía Geor­ge Ber­nard Shaw que “cuan­do dos per­so­nas es­tán ba­jo la in­fluen­cia de la más vio­len­ta, la más in­sa­na, la más ilu­so­ria y la más fu­gaz de las pa­sio­nes, se les pi­de que ju­ren que se­gui­rán con­ti­nua­men­te en esa con­di­ción ex­ci­ta­da, anor­mal y ago­ta­do­ra has­ta que la muer­te los se­pa­re”. Es­tá cla­ro que el es­cri­tor ir­lan­dés no te­nía una bue­na con­si­de­ra­ción ni del amor ni del ma­tri­mo­nio. No es mi ca­so. Yo soy una ro­mán­ti­ca em­pe­der­ni­da y pien­so que, sin amor –pa­sión in­clui­da-, la vi­da no me­re­ce la pe­na. Y creo tam­bién en el ma­tri­mo­nio, siem­pre que los con­tra­yen­tes es­tén dis­pues­tos a asu­mir que los sen­ti­mien­tos, co­mo la ener­gía, ni se crean, ni se des­tru­yen, se trans­for­man. Eso, y que ten­gan bien pre­sen­te que el mis­mo día en el que con­si­de­ren que su ma­tri­mo­nio no se pue­de rom­per, de­ja­rán de cui­dar­lo y se vol­ve­rá fá­cil­men­te que­bra­di­zo. Con to­do, igual que los ja­rro­nes chi­nos y mi­le­na­rios pue­den caer­se y ha­cer­se añi­cos, aun es­tan­do co­lo­ca­dos en el lu­gar de má­xi­ma se­gu­ri­dad, los ma­tri­mo­nios se pue­den des­pe­da­zar, in­clu­so tra­tán­do­los con el ma­yor de los cui­da­dos. La gran­de­za de sa­ber se­pa­rar­se sin ha­cer­se da­ño, re­par­tién­do­se la vi­da con ge­ne­ro­si­dad y fa­ci­li­tan­do a los hi­jos una si­tua­ción siem­pre com­pli­ca­da es co­sa de unos po­cos. El res­to pa­sa por el tran­ce ha­cién­do­le la vi­da im­po­si­ble al con­tra­rio has­ta que reha­ce la su­ya. Has­ta que eso ocu­rre, se mas­ca la tra­ge­dia y sin lle­gar a la re­cor­ta­da (al­gu­nos lo ha­cen) se su­ce­den las más su­cias ar­ti­ma­ñas, que van des­de las ma­ni­pu­la­cio­nes de los hi­jos, al ro­bo de los bie­nes co­mu­nes, pa­san­do por crí­ti­cas a ter­ce­ros o men­ti­ras in­dis­cri­mi­na­das. John Stuart Mill di­jo que “hay, sin du­da, hom­bres y mu­je- res a quie­nes no sa­tis­fa­rá la igual­dad, con quie­nes no ha­brá paz ni so­sie­go mien­tras no reine su vo­lun­tad sin tra­ba al­gu­na. Pa­ra esta cla­se de per­so­nas es­tá hecha de mol­de la ley del di­vor­cio. Na­cie­ron pa­ra vi­vir so­las, y a na­die de­be obli­gar­se a que aso­cie su vi­da con la de ta­les se­res”; pe­ro él na­ció en el si­glo XIX y na­die su­po­nía que la exis­ten­cia se­ría tan lar­ga. Aho­ra, don­de ca­si to­do tie­ne fe­cha de ca­du­ci­dad, in­clui­das las re­la­cio­nes fir­ma­das an­te la ley, una co­sa es ca­sar­se con vo­lun­tad de éxi­to y otra que el tiem­po e in­clu­so la aper­tu­ra de un mun­do tec­no­ló­gi­co con­duz­ca al fra­ca­so. Con to­do, si uno en­cuen­tra a la pa­re­ja ade­cua­da, no hay me­jor es­ta­do que el ma­tri­mo­nial, du­re lo que du­re, por aque­llo que de­cía Jor­ge Bu­cay: “Cuan­do me con­vier­to en un ser com­ple­to, que no ne­ce­si­ta de otro pa­ra so­bre­vi­vir, se­gu­ra­men­te voy a en­con­trar a al­guien com­ple­to con quien com­par­tir lo que ten­go y lo que él tie­ne. Ese es, de he­cho, el sen­ti­do de la pa­re­ja. No la sal­va­ción, sino el en­cuen­tro. O, me­jor di­cho, los en­cuen­tros. Yo con­ti­go. Tú con­mi­go. Yo con­mi­go. Tú con­ti­go. No­so­tros con el mun­do”. Aun­que el con­tra­to de­be­ría in­cluir una cláu­su­la que di­je­ra: “Me com­pro­me­to a rom­per con la mis­ma ge­ne­ro­si­dad con la que me uno”. O al­go así. So­bre to­do, en una re­la­ción tan par­ti­da­ria de las “fa­mi­lias nu­me­ro­sas” co­mo Zsa Zsa Ga­bor, que siem­pre de­cía. “Creo en las fa­mi­lias nu­me­ro­sas. To­da mujer de­be­ría te­ner al me­nos tres ma­ri­dos”.

Mis re­co­men­da­cio­nes:

1. Los pa­dres no se di­vor­cian de sus hi­jos, por Pau­lino Cas­tells (Aguilar). Claves pa­ra se­guir con ellos tras la se­pa­ra­ción.

2. Nº 5 L’EAU, lo más nue­vo de Cha­nel. Un cam­bio ra­di­cal. Co­mo un di­vor­cio.

3. Te odio co­mo nun­ca qui­se a na­die, de Luis Ra­mi­ro (No­viem­bre poe­sía).

La gran­de­za de sa­ber se­pa­rar­se sin ha­cer­se da­ño, re­par­tién­do­se la vi­da con ge­ne­ro­si­dad,

es co­sa de po­cos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.