LAR­GA VI­DA A LA NI­ÑEZ

Objetivo Bienestar - - LA OPINIÓN IMPORTA -

Si un día pu­die­ras te­ner a la ni­ña que fuis­te de­lan­te de ti, ¿qué le di­rías? Esta es una de esas pre­gun­tas que apa­re­cen en dis­tin­tos li­bros de au­to­ayu­da y una de esas fra­ses que, una vez leí­das, mi men­te de­ci­dió re­te­ner. Cuan­do me en­cuen­tro en esos mo­men­tos en los que la adul­ta en quien me he con­ver­ti­do to­ma el con­trol de la si­tua­ción –ha­cien­do de la vi­da un lu­gar in­ten­so y de­ma­sia­do se­rio pa­ra mi gus­to–, la Ve­ro-ni­ña sue­le apa­re­cer de re­pen­te, sin anun­ciar­se, pa­ra ti­rar de sus hi­los má­gi­cos y de­vol­ver­me a mi au­tén­ti­co yo, ese es­ta­do na­tu­ral de adul­ta-in­ter­mi­ten­te.

Co­mo ser adul­to ten­go mis res­pon­sa­bi­li­da­des y pri­vi­le­gios, fun­ciono den­tro de un sis­te­ma adul­to que a ve­ces me me­te en una rue­da de obli­ga­cio­nes que cum­plo co­mo pue­do y otras ve­ces me su­pera. Lo re­co­noz­co. Soy cu­rio­sa y dis­fru­to apren­dien­do de to­do aque­llo que re­co­ge­ría cual­quier ma­nual de cre­ci­mien­to per­so­nal que se pre­cie. Co­mo es ló­gi­co, mi men­te adul­ta quie­re en­ten­der el por­qué de ab­so­lu­ta­men­te to­do lo que me ro­dea o su­ce­de, apren­der pa­la­bras im­pro­nun­cia­bles y am­pliar los co­no­ci­mien­tos so­bre con­cep­tos que abren nue­vas pers­pec­ti­vas y po­si­bi­li­da­des so­bre el pre­sen­te, el pa­sa­do y el fu­tu­ro. Los en­tre­si­jos de mi men­te adul­ta me fas­ci­nan pe­ro, en­tre tú y yo, ¡se­guir­los tam­bién me pa­re­cen pro­fun­da­men­te ago­ta­do­res!

Por eso soy una gran de­fen­so­ra del es­ta­do de adul­tain­ter­mi­ten­te, por­que es la cla­ve ha­cia una vi­da hecha pa­ra dis­fru­tar­la con to­dos los sen­ti­dos. En reali­dad, cuan­to más ma­yor me ha­go, más apre­cio la ca­pa­ci­dad de con­ver­tir­me en una ni­ña por un ins­tan­te y de re­la­ti­vi­zar así to­da la car­ga adul­ta. Mi gran maes­tro es mi hi­jo, quien me ha en­se­ña­do a re­des­cu­brir la vi­da en­te­ra a tra­vés de su mi­ra­da so­bre el mun­do, lle­ván­do­me a des­apren­der al­gu­nas de las es­truc­tu­ras rí­gi­das que ha­bía cons­trui­do a mi al­re­de­dor. Em­pe­cé a mo­ver­me en un mun­do adul­to con 15 años y soy cons­cien­te de que hay una par­te de mí que se ha que­da­do a me­dio ca­mino de desa­rro­llo. Cuan­do era ado­les­cen­te ha­cía lo po­si­ble pa­ra di­si­mu­lar­lo y po­der en­ca­jar en mi nue­va reali­dad. Era una mu­cha­cha se­ria y res­pon­sa­ble, pe­ro cuan­do me en­con­tra­ba en un en­torno fa­mi­liar, me des­li­za­ba rá­pi­da­men­te ha­cia una ver­sión in­fan­til de esa ni­ña­mu­jer, dan­do rien­da suel­ta a la ri­sa fá­cil, a los jue­gos sin sen­ti­do apa­ren­te y a la ca­pa­ci­dad de es­tar en el aquí y el aho­ra, al­go que re­sul­ta uno de los ma­yo­res te­so­ros de la in­fan­cia.

Re­bo­zar­me en la are­na, bai­lar cuan­do no to­ca, co­mer con las ma­nos, pin­tar con los de­dos y ba­jar una colina ha­cien­do la cro­que­ta son so­lo unos po­cos ejem­plos de las prác­ti­cas más sanas y li­be­ra­do­ras que co­noz­co. ¡Un te­so­ro pa­ra el al­ma! No ha­ce fal­ta es­pe­rar que no mi­re na­die… ¡Prué­ba­lo! Se­gu­ra­men­te el me­jor mo­men­to pa­ra ha­cer­lo sea cuan­do me­nos te ape­tez­ca. En­ton­ces el pri­mer pa­so es es­bo­zar una son­ri­sa aun­que la ex­pre­sión de tu ca­ra sea otra. Pa­re­ce una ton­te­ría pe­ro... ¡fun­cio­na ! Re­cuer­da que pa­ra los ni­ños no tie­ne que ha­ber un por­qué, ni que se­guir la ló­gi­ca adul­ta. Ellos sim­ple­men­te ha­cen y, des­pués, el sen­ti­do apa­re­ce so­lo. ¡Es li­ber­tad ab­so­lu­ta y ma­gia to­tal!

Así que... ¿qué le di­ría yo a la ni­ña que fui?

Que no ten­ga tan­ta pri­sa, que la vi­da se cons­tru­ye vi­vién­do­la y que la ale­gría es una he­rra­mien­ta que fa­bri­ca dul­zor. Y que la vi­da, cuan­do es dul­ce, es sen­ci­lla­men­te mu­cho me­jor.

Soy una gran de­fen­so­ra

del es­ta­do de adul­tain­ter­mi­ten­te: es la cla­ve pa­ra dis­fru­tar de la vi­da

con to­dos los sen­ti­dos

FOTO: TEDDY IBO­RRA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.