“HE HE­CHO MIL DIE­TAS, PE­RO NIN­GU­NA ME FUN­CIO­NA”

Objetivo Bienestar - - NUTRICIÓN -

QUI­ZÁ HAS PRO­BA­DO HAS­TA UNA DO­CE­NA DE DIE­TAS: la de la so­pa, la di­so­cia­da, la de los ba­ti­dos sus­ti­tu­ti­vos, la de la lu­na… Una tras otra han ido des­fi­lan­do por tu vi­da (y por tu co­ci­na) sin éxi­to. Es po­si­ble que al­gu­na te ayu­da­ra a per­der unos cuan­tos ki­los, se­gu­ro que te ale­gras­te mu­cho. Pe­ro a los po­cos me­ses (pue­de que se­ma­nas) vis­te con ho­rror có­mo la bás­cu­la em­pe­za­ba a su­mar gra­mos. Es­ta­bas su­frien­do un efec­to re­bo­te en to­da re­gla. Des­pués de to­do ese re­co­rri­do a lo me­jor has lle­ga­do a pen­sar que no hay so­lu­ción pa­ra ti. Que tú es­tás hecha de otra pas­ta dis­tin­ta de las otras per­so­nas y que nin­gu­na die­ta te fun­cio­na­rá. Pues te equi­vo­cas, aún hay es­pe­ran­za pa­ra ol­vi­dar­te de esos ki­los de más.

La ma­yo­ría de die­tas fra­ca­san por va­rios mo­ti­vos, dos de los cua­les son ló­gi­cos. El pri­me­ro es que nos plan­tean una for­ma de ali­men­ta­ción muy ex­tra­ña. A ve­ces las die­tas nos obli­gan a no co­mer nun­ca más le­gum­bres, ni arroz, ni pas­ta o fru­tas. O peor aún, nos ani­man a sus­ti­tuir co­mi­das en­te­ras por pro­duc­tos pro­ce­sa­dos que en­ci­ma no tie­nen nin­gún sa­bor. De for­ma que una aca­ba har­tán­do­se de ser con­si­de­ra­da “bi­cho ra­ro” y aban­do­na la die­ta re­gre­san­do a sus vie­jas cos­tum­bres, aque­llas que pre­su­mi­ble­men­te le lle­va­ron a co­ger pe­so. La se­gun­da ra­zón es pre­ci­sa­men­te que co­mo esas die­tas ex­tra­ñas no nos mos­tra­ban lo que ha­cía­mos mal en re­la­ción a nues­tra ali­men­ta­ción, una vez las de­je­mos de la­do vol­ve­re­mos a nues­tros há­bi­tos y re­cu­pe­ra­re­mos el pe­so. HU­YE DE LAS PRO­ME­SAS RÁ­PI­DAS Y RESTRICTIVAS Po­ner­le re­me­dio, aun­que no es tan com­ple­jo, sí lle­va tiem­po y fuer­za de vo­lun­tad. La lu­cha con­tra el so­bre­pe­so pa­sa por dar­se cuen­ta de ver­dad –con­cien­ciar­se– de que los há­bi­tos ali­men­ta­rios que te­nía­mos no eran los más ade­cua­dos pa­ra no­so­tros. De­be­mos en­con­trar y afian­zar otras cos­tum­bres de ali­men­ta­ción que sean sanas, di­ver­ti­das y que se aco­mo­den a nues­tro rit­mo de vi­da. Al­gu­nas per­so­nas son muy ca­pa­ces de iden­ti­fi­car aque­llos há­bi­tos ali­men­ta­rios in­co­rrec­tos, pe­ro tam­bién hay otras mu­chas per­so­nas que pien­san que lo ha­cen to­do bien y no en­tien­den por qué no adel­ga­zan. En es­tos ca­sos, lo me­jor, lo más efi­caz y lo que más su­fri­mien­tos nos aho­rra­rá en el fu­tu­ro, es acu­dir a la con­sul­ta de un pro­fe­sio­nal. Un die­tis­ta-nu­tri­cio­nis­ta se­rá el en­car­ga­do de de­tec­tar los fa­llos y nos ayu­da a co­rre­gir­los ofre­cien­do alternativas sos­te­ni­bles que sea po­si­ble man­te­ner y adop­tar a lar­go pla­zo, la cla­ve pa­ra no vol­ver a en­gor­dar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.