Fit­ball: EL EJER­CI­CIO MÁS RE­DON­DO

Alia­do per­fec­to en el en­tre­na­mien­to fun­cio­nal, la fit­ball -o ba­lón sui­zo- fa­vo­re­ce tu es­ta­bi­li­dad y te ayu­da a co­rre­gir la pos­tu­ra. Aun­que se aso­cia al slow gym, su gran ver­sa­ti­li­dad con­vier­te a la pe­lo­ta en una he­rra­mien­ta ideal pa­ra ejer­ci­cios de al­ta i

Objetivo Bienestar - - FITNESS - Tex­to: Ma­ría Ló­pez Vi­vas. Ilus­tra­cio­nes: Kar­ma Pont

Con­ce­bi­da co­mo un ins­tru­men­to pa­ra la reha­bi­li­ta­ción y la cu­ra de le­sio­nes, la pri­me­ra fit­ball fue crea­da en 1963 por un fa­bri­can­te de plás­ti­cos ita­liano. Sus bon­da­des te­ra­péu­ti­cas, sin em­bar­go, se re­la­cio­nan con dos doc­to­ras ra­di­ca­das en Sui­za –de ahí su nom­bre–que usa­ron la es­fe­ra en pro­gra­mas de tra­ta­mien­to pa­ra re­cién na­ci­dos y te­ra­pia fí­si­ca pa­ra per­so­nas con pro­ble­mas neu­ro­ló­gi­cos. Fue­ron fi­sio­te­ra­peu­tas es­ta­dou­ni­den­ses quie­nes co­pia­ron es­tas téc­ni­cas y la pe­lo­ta se po­pu­la­ri­zó en en­tor­nos clí­ni­cos. De ahí pa­só al en­tre­na­mien­to de­por­ti­vo en ge­ne­ral, co­mo un buen alia­do pa­ra la ru­ti­na de acon­di­cio­na­mien­to. La fit­ball pron­to ga­nó adep­tos en los gim­na­sios y se con­vir­tió en ma­te­rial es­tre­lla pa­ra la cla­se de yo­ga y pi­la­tes.

EN­TRE­NA­MIEN­TO FUN­CIO­NAL

Ade­más de la pre­ven­ción y el tra­ta­mien­to de le­sio­nes, pa­ra lo que es ex­tre­ma­da­men­te efec­ti­vo, el ba­lón sui­zo ase­gu­ra una bue­na to­ni­fi­ca­ción del co­re y fa­vo­re­ce el en­tre­na­mien­to fun­cio­nal. Pre­ci­sa­men­te, Juan Luis Mu­ñoz, per­so­nal trai­ner de los cen­tros Hol­mes Pla­ce, en­mar­ca las bon­da­des de la pe­lo­ta den­tro de es­te ti­po de en­treno: “Aquel que ha­ces pa­ra me­jo­rar las cua­li­da­des que ne­ce­si­tas en tu día a día”. “Pe­ro –aña­de– la fit­ball ga­ran­ti­za un acon­di­cio­na­mien­to fí­si­co in­te­gral, pues te ayu­da a tra­ba­jar no so­lo la coor­di­na­ción y la fle­xi­bi­li­dad, sino tam­bién la fuer­za y la re­sis­ten­cia; por eso es una he­rra­mien­ta tan com­ple­ta”. Y es que gra­cias a esta es­fe­ra po­de­mos me­jo­rar nues­tra con­di­ción fí­si­ca (fuer­za, re­sis­ten­cia y fle­xi­bi­li­dad) pe­ro tam­bién el equi­li­brio, la coor­di­na­ción y la ac­ti­tud pos­tu­ral… y to­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.