¿POR QUÉ NOS GUS­TAN TAN­TO?

Objetivo Bienestar - - ES TENDENCIA -

Una de las ven­ta­jas de los ali­men­tos ri­cos en pro­teí­nas es que no hay que co­ci­nar­los de­ma­sia­do. Co­ges un fi­le­te de pes­ca­do y lo ha­ces a la plan­cha o fríes una pe­chu­ga de po­llo y la ce­na ya es­tá ca­si lis­ta. Por si fue­ra po­co, las pro­teí­nas sa­cian mu­cho. Ade­más, las pro­teí­nas de las car­nes y pes­ca­dos sue­len ir acom­pa­ña­das por cier­ta can­ti­dad de gra­sa, lo que las con­vier­te en un ali­men­to muy sa­bro­so. Jo­sé An­to­nio Ló­pez es­gri­me otra po­si­ble ra­zón: “Tal vez co­me­mos tan­tas pro­teí­nas por­que los otros dos ma­cro­nu­trien­tes, los hi­dra­tos de car­bono y las gra­sas, arras­tran el sam­be­ni­to de que en­gor­dan. Sin em­bar­go, aun­que exis­te la creen­cia de que las pro­teí­nas son ino­cuas pa­ra la sa­lud, se tra­ta de un error”. “Las pro­teí­nas ani­ma­les –in­ter­vie­ne Lu­cía Bul­tó– siem­pre han te­ni­do en Es­pa­ña un au­ra de su­per­ali­men­to, por ser de los ali­men­tos que más di­ne­ro cues­tan. Por eso mu­chas ma­dres di­cen: “Ni­ño, có­me­te la car­ne y dé­ja­te las pa­ta­tas, si quie­res”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.