In­tes­tino in­rri­ta­ble, MA­LES­TAR CON­TI­NUO

Tan frus­tran­te co­mo in­com­pren­si­ble, el Sín­dro­me de In­tes­tino Irri­ta­ble o có­lon irri­ta­ble no tie­ne un diag­nós­ti­co cla­ro, co­mo tam­po­co una so­lu­ción de­fi­ni­ti­va. Hin­cha­zón, dolores o ga­ses pue­den ser las se­ña­les, en­tre otras, de que lo su­fri­mos. El ejer­ci­cio

Objetivo Bienestar - - SALUD -

Es uno de los tras­tor­nos di­ges­ti­vos más co­mu­nes. Aun­que no hay datos ri­gu­ro­sos al res­pec­to, se es­ti­ma que el Sín­dro­me del In­tes­tino Irri­ta­ble (SII) afec­ta a ca­si el 8% de la po­bla­ción en Es­pa­ña; en es­pe­cial, a las mu­je­res. Su in­ci­den­cia y sus des­agra­da­bles sín­to­mas con­di­cio­nan la vi­da de mu­chas per­so­nas. Pe­se a ello, es uno de los des­ór­de­nes gas­tro­in­tes­ti­na­les más di­fí­ci­les de diag­nos­ti­car. ¿Por qué su­ce­de es­to? Bá­si­ca­men­te, por dos ra­zo­nes. La pri­me­ra es que al­gu­nos de sus sín­to­mas ca­rac­te­rís­ti­cos –co­mo el do­lor ab­do­mi­nal, los ga­ses o la hin­cha­zón en la zo­na del vien­tre– tam­bién pue­den ser in­di­ca­ti­vos de otras pa­to­lo­gías, co­mo la ce­lia­quía, la gas­tri­tis o la in­to­le­ran­cia a la lac­to­sa. La se­gun­da ra­zón es que no to­das las per­so­nas pre­sen­tan las mis­mas mo­les­tias ni las tie­nen con la mis­ma in­ten­si­dad.

UN SÍN­DRO­ME SIN PRUE­BAS

Dis­ten­sión ab­do­mi­nal, có­li­cos, es­tre­ñi­mien­to o dia­rrea son al­gu­nas de las mo­les­tias aso­cia­das al Sín­dro­me del In­tes­tino Irri­ta­ble. De ma­ne­ra más

Lau­ra Caor­si

le­ve o más in­ten­sa, irrum­pen en la vi­da de quie­nes lo pa­de­cen, la con­di­cio­nan y afec­tan. Sin em­bar­go, cuan­do es­tas per­so­nas bus­can la cau­sa de su ma­les­tar, des­cu­bren que no hay nin­gún tras­torno or­gá­ni­co, na­da vi­si­ble que ex­pli­que lo que les su­ce­de. A di­fe­ren­cia de otros pro­ble­mas, que se pue­den diag­nos­ti­car con cla­ri­dad me­dian­te prue­bas con­cre­tas, el Sín­dro­me del In­tes­tino Irri­ta­ble no tie­ne un exa­men es­pe­cí­fi­co, un mar­ca­dor cla­ro, que co­rro­bo­re su exis­ten­cia.

Esta fal­ta de prue­bas ha pro­vo­ca­do que, en el pa­sa­do, mu­chas per­so­nas se sin­tie­ran in­com­pren­di­das e, in­clu­so, fue­ran acu­sa­das de in­ven­tar­se una en­fer­me­dad o de exa­ge­rar. “Du­ran­te años, en las con­sul­tas mé­di­cas se ha ve­ni­do re­pi­tien­do la ex­pre­sión: ‘Doc­tor, a mí me due­le – Tran­qui­lo, us­ted no tie­ne na­da’. So­lo se con­si­de­ra­ba co­mo en­fer­mo a aquél en el que ha­bía una cau­sa de­mos­tra­ble de sus mo­les­tias, mien­tras que el res­to (¡una mul­ti­tud!) eran eti­que­ta­dos de hi­po­con­dría­cos, que­ji­cas, psi­có­pa­tas o so­ma­ti­za­do­res”, se­ña­lan los mé­di­cos Fermín Mea­rin y Mi­guel A. Mon­to­ro, coau­to­res del li­bro Gas­troen­te­ro­lo­gía y He­pa­to­lo­gía. Pro­ble­mas co­mu­nes en la Prác­ti­ca Clí­ni­ca (ed. Jarp­yo, 2012).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.