CON EL MÓ­VIL SO­MOS TRES

A es­tas al­tu­ras el smartp­ho­ne se ha co­la­do ca­si en to­das las fa­ce­tas de nues­tra vi­da. La pa­re­ja no es una ex­cep­ción. Pe­ro abs­traer­se de esos pe­que­ños mo­men­tos de in­ti­mi­dad co­ti­dia­na pue­de ha­cer que el otro mi­re con re­ce­lo al mó­vil co­mo si fue­ra el ter­ce­ro

Objetivo Bienestar - - RELACIONES - Sa­lo­mé Gar­cía

Te ti­ras la mi­tad de tu ma­tri­mo­nio te­mien­do que la irrup­ción de una ru­bia des­pam­pa­nan­te (o una es­plén­di­da An­ge­li­na Jo­lie) arrui­ne tu re­la­ción y un día des­cu­bres que quien se in­ter­po­ne en­tre tú y tu pa­re­ja es un ca­chi­va­che de no más de un pal­mo. “Era de es­pe­rar. El mó­vil es ese dis­po­si­ti­vo lleno de in­for­ma­ción per­so­nal que mar­ca nues­tro día a día a la ho­ra de co­mu­ni­car­nos, es­tar in­for­ma­dos o sim­ple­men­te dis­traer­nos. Ca­da vez nos cues­ta más se­pa­rar­nos de él y con­vier­te a un sim­ple apa­ra­to en una zan­ca­di­lla a la pa­re­ja”, afir­ma Xa­bier Her­nán­dez, psicólogo de la Clí­ni­ca de Reha­bi­li­ta­ción CRL ( crl.es). Los ejem­plos en los que es­tos dis­po­si­ti­vos (ha­bla­mos del mó­vil pe­ro las ta­ble­tas co­ti­zan al al­za co­mo de­vo­ra­do­ras de la in­ti­mi­dad con­yu­gal) se con­vier­ten en el ter­ce­ro en dis­cor­dia son abun­dan­tes. “Ro­mán­ti­cas ce­nas don­de el te­lé­fono aca­pa­ra gran par­te de la aten­ción de los co­men­sa­les, dor­mi­to­rios con­ver­ti­dos en una ofi­ci­na mó­vil don­de se res­pon­de los úl­ti­mos co­rreos elec­tró­ni­cos de la jor­na­da de­jan­do a un la­do la in­ti­mi­dad con la pa­re­ja o aque­llos que an­te­po­nen la foto a dis­fru­tar de ese via­je de pla­cer jun­tos”, co­men­ta.

OTRO TI­PO DE INFIDELIDAD

So­bre el pa­pel na­die es­tá rom­pien­do la pro­me­sa de amor eterno. En la prác- ti­ca, hay un ter­ce­ro (o dos, se­gún si el en­gan­cha­do al mó­vil es so­lo uno o am­bos). Y, co­mo bien des­cri­bió Dia­na de Ga­les, “tres son mul­ti­tud”. “Po­de­mos con­si­de­rar­lo co­mo una infidelidad en to­da re­gla, aun­que no ha­ya con­tac­to car­nal. Al me­nos en cuan­to a la desa­zón que cau­sa en la pa­re­ja. Es es­tar pe­ro no es­tar. Tú es­tás con el mó­vil, en vues­tro so­fá, con vues­tros hi­jos, en la ca­sa en la que com­par­tís hi­po­te­ca, con los pan­chi­tos jun­to a la foto de la bo­da, pe­ro te man­tie­nes a años luz de esa es­tan­cia. Se da la pa­ra­do­ja de la cer­ca­nía fí­si­ca con la dis­tan­cia emo­cio­nal”, ex­pli­ca Ra­fael Ro­me­ro, del Cen­tro de Psi­co­lo­gía Ála­va Re­yes ( ala­va­re­yes.com). Los ex­per­tos lo lla­man tec­no­fe­ren­cia (un neo­lo­gis­mo re­sul­tan­te de fu­sio­nar tec­no­lo­gía e in­ter­fe­ren­cia). Si has­ta ha­ce re­la­ti­va­men­te po­co los prin­ci­pa­les de­to­nan­tes pa­ra dis­cu­tir en la pa­re­ja eran el se­xo, el di­ne­ro y los hi­jos, en la úl­ti­ma dé­ca­da el abu­so del te­lé­fono ce­lu­lar as­cien­de po­si­cio­nes ver­ti­gi­no­sa­men­te. “Aún no vie­nen a la con­sul­ta por­que su pa­re­ja les ig­no­ra por el mó­vil, pe­ro es ra­ro que en las pa­re­jas con con­flic­tos no apa­rez­ca. Lo peor es que, efec­ti­va­men­te, co­mo no es na­da pe­ca­mi­no­so, lo usan den­tro del ho­gar y de­lan­te de su pa­re­ja no son ca­pa­ces de iden­ti­fi­car el da­ño que cau­sa”, ad­vier­te Ro­me­ro.

ADIC­CIÓN EN PA­RE­JA

Uno más uno son dos si hay coor­di­na­ción. “Mien­tras los dos re­men en la mis­ma di­rec­ción la re­la­ción so­bre­vi­vi­rá. Su­ce­de tam­bién cuan­do am­bos vi­ven ob­se­sio­na­dos con su vi­da vir­tual. Son esas pa­re­jas tum­ba­das en la pla­ya y te­clean­do com­pul­si­va­men­te. Vis­to des­de fue­ra pue­de pa­re­cer una atro­ci­dad pe­ro si am­bos es­tán a gus­to pue­den du­rar 40 años más. La ra­zón: en­tre ellos hay coor­di­na­ción y equi­li­brio”, co­men­ta el ex­per­to del Cen­tro de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.