CIN­CO INTERFERENCIAS NA­DA RO­MÁN­TI­CAS

Objetivo Bienestar - - RELACIONES -

La uti­li­za­ción des­me­di­da de los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les es­ta­ble­ce nue­vos y pe­li­gro­sos có­di­gos en la pa­re­ja y pul­ve­ri­za bue­na par­te de la in­ti­mi­dad

1. PLENO DE­SIN­TE­RÉS O se es­tá en mi­sa o re­pi­can­do, pe­ro la aten­ción en los se­res hu­ma­nos es li­mi­ta­da. Es­tos dis­po­si­ti­vos col­man de es­tí­mu­los vi­sua­les y au­di­ti­vos que de­jan po­ca op­ción a la po­si­ble con­ver­sa­ción con la otra per­so­na.

2. DES­CON­FIAN­ZA El mó­vil es nues­tro ob­je­to más pri­va­do, per­so­nal e in­trans­fe­ri­ble. Di­ce mu­cho de no­so­tros. Cues­ta de­jar que hus­meen en nues­tros what­sapps, fo­tos… Creer que al­ber­ga se­cre­tos (el te­mi­do

Psi­co­lo­gía Ála­va Re­yes. La fa­lla sur­ge cuan­do uno de los dos re­cla­ma más ca­lor hu­mano a la vieja usan­za. “En­ton­ces hay un des­ajus­te tre­men­do. Y lo que es peor: ese ter­ce­ro en dis­cor­dia se cue­la en to­dos los as­pec­tos de la vi­da fa­mi­liar. Es li­ge­ro, por­tá­til y útil. Tres cua­li­da­des que le per­mi­ten acom­pa­ñar a su due­ño a to­das par­tes. Se aca­ba­ron los es­pa­cios don­de la pa­re­ja es­ta­ba a so­las. Se es­tán be­san­do y en­tra un men­sa­je, pre­pa­ran­do la ce­na y sue­nan avi­sos de Twit­ter o What­sApp o van a te­ner se­xo y en­tra una lla­ma­da. Es en­ton­ces cuan­do hay que re­gu­lar­lo pa­ra que no es­tran­gu­le a la pa­re­ja”.

PA­RE­JA SON DOS, NO TRES

sex­ting o men­sa­jes eró­ti­cos) pue­de ser ori­gen de con­flic­tos por ce­los o in­se­gu­ri­da­des.

3. FRIAL­DAD Dos sen­ta­dos en el so­fá y ca­da uno con su smartp­ho­ne es re­nun­ciar a mo­men­tos de in­ti­mi­dad co­mo abra­zos, be­sos, con­fi­den­cias…

Se su­ple el con­tac­to fí­si­co por la pan­ta­lla y el te­cla­do.

4. EVA­SIÓN Con­fron­tar o dis­cu­tir con la pa­re­ja so­bre asun­tos co­ti­dia­nos es bá­si­co pa­ra for­ta­le­cer­la. Usar el mó­vil

En es­te pun­to sur­gen re­pro­ches que sue­nan a vieja can­ción. “Ven­dría a ser la ver­sión del si­glo XXI de ese ‘des­de que te­ne­mos pe­rro me quie­res me­nos’ o ‘des­de que na­ció el be­bé no me ha­ces ca­so’. Hay quie­nes lo in­ter­pre­tan co­mo un trío, pe­ro de eso na­da. En un trío dis­fru­tan los tres. Aquí hay un prín­ci­pe des­tro­na­do. Co­mo si hu­bie­ra un o una aman­te pe­ro con la an­gus­tia de sa­ber que no”, aña­de Ro­me­ro. Pre­ci­sa­men­te lo no­ve­do­so de la si­tua­ción de­ja a sus co­mo re­fu­gio con­lle­va una pér­di­da de ha­bi­li­da­des en la ne­go­cia­ción do­més­ti­ca que pue­de ser fa­tal en asun­tos de ma­yor tras­cen­den­cia.

5. AN­GUS­TIA El si­len­cio for­ma par­te de una re­la­ción. Hay que res­pe­tar los mo­men­tos sin co­mu­ni­ca­ción con el otro y no in­ter­pre­tar­los co­mo en­fa­do o pro­ble­ma. Uti­li­zar el te­lé­fono co­mo un ins­tru­men­to pa­ra in­hi­bir la an­sie­dad que ge­ne­ra es­te si­len­cio pue­de ma­ni­fes­tar in­ma­du­rez en la pa­re­ja.

Abu­sar del mó­vil es co­mo una infidelidad

aun­que no ha­ya con­tac­to car­nal. Al me­nos por la desa­zón que cau­sa en la pa­re­ja

pro­ta­go­nis­tas sin li­bro de ins­truc­cio­nes so­bre có­mo ac­tuar. “Si ha­ce­mos un ata­que fron­tal se pon­drá a la de­fen­si­va. ¿Có­mo acu­sar­le de que te aban­do­na si es­tá sen­ta­do a tu la­do? Así nun­ca lo­gra­re­mos que to­me con­cien­cia del gra­do de aban­dono en que de­ja a la pa­re­ja mien­tras no pa­ra de tras­tear el dis­po­si­ti­vo. Hay que ha­blar­lo des­de los sen­ti­mien­tos per­so­na­les, des­de el ‘yo me sien­to…’ y no des­de el ‘tú ha­ces es­to mal”, acon­se­ja Ro­sa­rio Li­na­res, psi­có­lo­ga de El Pra­do Psi­có­lo­gos ( el­pra­do­psi­co­lo­gos.es).

ME­JOR EN LA DIS­TAN­CIA

Es un he­cho: la tec­no­lo­gía avan­za más rá­pi­do que la co­mu­ni­ca­ción hu­ma­na. “Nos des­bor­da. Em­pe­za­mos a co­mu­ni­car­nos mal en la cer­ca­nía y bien en la dis­tan­cia. Ten­go pa­re­jas con pro­fun­dí- si­mas dis­cu­sio­nes por What­sApp. Y es com­pren­si­ble: tie­nes más tiem­po pa­ra pen­sar la res­pues­ta, pue­des ser más frío y eso da ven­ta­ja. Pe­ro con­du­ce a un mo­de­lo de re­la­ción nue­vo que re­quie­re de nue­vas es­tra­te­gias”, sos­tie­ne Ro­me­ro. En­tre­tan­to el di­cho­so ele­men­to se su­ma al fút­bol co­mo uno de los ma­yo­res ro­ba­ma­ri­dos per­mi­ti­dos. Cla­ro que an­tes dis­fru­ta­ban de es­te de­por­te en el es­ta­dio o fren­te al te­le­vi­sor. La au­sen­cia se aca­ba­ba cuan­do el ár­bi­tro pi­ta­ba el fi­nal del en­cuen­tro. “En­ton­ces lle­gó el Co­mu­nio”, se que­ja la ma­qui­lla­do­ra Sheyla Ma­lo. Se re­fie­re a una apli­ca­ción pa­ra mó­vil que ha­ce fu­ror en­tre los fut­bo­le­ros: una liga de fút­bol vir­tual en la que ca­da par­ti­ci­pan­te fi­cha a fut­bo­lis­tas reales. Al ter­mi­nar ca­da jor­na­da, se­gún ha­yan ju­ga­do en sus res­pec­ti­vos par­ti­dos, re­ci­ben más o me­nos pun­tos. La gra­cia es­tá en crear una liga con los ami­gos y ver, ca­da se­ma­na, có­mo evo­lu­cio­na tu equi­po, quién ha­ce bue­nas ali­nea­cio­nes… Pa­ra eso ca­da ju­ga­dor (o sea, tu pa­re­ja) se ti­ra ho­ras ana­li­zan­do los re­sul­ta­dos de la Liga de ver­dad, com­pa­ran­do el ren­di­mien­to de los fut­bo­lis­tas… Va­mos, co­mo si fue­ra el se­lec­cio­na­dor na­cio­nal pe­ro en sus ra­tos li­bres, en el sa­lón de ca­sa y sin ha­cer­te ni ca­so”. Ellos re­pli­can que en­tre la au­dien­cia femenina arra­san las apps pa­ra com­prar mo­da on­li­ne, con pro­pues­tas dia­rias que man­tie­nen a las fa­ná­ti­cas de las com­pras pe­ga­das al dis­po­si­ti­vo mó­vil che­quean­do no­ve­da­des en tien­das vir­tua­les. Aun­que las re­des so­cia­les, Fa­ce­book e Ins­ta­gram tam­bién tie­nen su cuo­ta de pro­ta­go­nis­mo.

Que ca­da miem­bro de la pa­re­ja pa­se ho­ras in­ter­mi­na­bles con su pa­sión on­li­ne y que esta sea fá­cil­men­te ras­trea­ble ofre­ce una ven­ta­ja: co­no­cer me­jor a tu com­pa­ñe­ro, aso­mar­te a sus gus­tos sin que se no­te que no te­nías ni idea. Hus­mear en las pá­gi­nas don­de ella mi­ra ro­pa re­ve­la qué le atrae esta tem­po­ra­da, en es­pe­cial si crea wish­lists o lis­tas de de­seos. Y a ellos les en­can­ta far­dar de que su chi­ca tam­bién se ma­ne­ja en el de­por­te rey. Así que lo que el amor unió, que no le se­pa­re el Wi­Fi.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.