DA­LE LA VUEL­TA A LA IN­SE­GU­RI­DAD

La cer­te­za ab­so­lu­ta no exis­te, co­mo tam­po­co la per­fec­ción. Si no te crees ca­paz de lan­zar­te, re­fle­xio­na. En el error es­tá el apren­di­za­je, na­da es 100% se­gu­ro, así que me­jo­ra tu au­to­es­ti­ma pa­ra en­fren­tar­te a las di­fi­cul­ta­des. Aca­lla esa sa­bo­tea­do­ra voz int

Objetivo Bienestar - - PSICOGYM -

Vi­vi­mos en una so­cie­dad ca­da vez más in­ter­co­nec­ta­da y ve­loz, y no nos da­mos cuen­ta de que en oca­sio­nes pa­sa­mos una in­creí­ble can­ti­dad de tiem­po ha­cien­do zap­ping men­tal con el rol de tra­ba­ja­do­ra, ma­dre, pa­re­ja, amiga… En me­dio de esta vo­rá­gi­ne de ro­les no nos de­te­ne­mos ni a co­nec­tar con nues­tro in­te­rior ni a dis­fru­tar de nues­tras de­ci­sio­nes acer­ta­das. Has­ta que de tan­to ha­bi­tuar­nos a de­jar de la­do las ex­pe­rien­cias ne­ga­ti­vas y a po­ne­mos ex­pec­ta­ti­vas ca­da vez más ele­va­das, cae­mos en un es­ta­do de in­se­gu­ri­dad. Un que­dar­se jus­to en me­dio en­tre las ex­pe­rien­cias pa­sa­das des­fa­vo­ra­bles y el nue­vo desafío, y con un gran mie­do a equi­vo­car­se. ¿Có­mo de­jar de es­tar pa­ra­li­za­dos y sin sen­tir­nos se­gu­ras de nues­tra ca­pa­ci­dad de de­ci­sión? Sin du­da, con la ver­da­de­ra in­te­li­gen­cia a la que ha­cía re­fe­ren­cia el fi­ló­so­fo Im­ma­nuel Kant, aque­lla que so­lo po­día me­dir­se por la can­ti­dad de in­cer­ti­dum­bre que un in­di­vi­duo era ca­paz de so­por­tar.

NA­DA ES­TÁ BIEN

A me­nu­do, la in­se­gu­ri­dad sue­le ir acom­pa­ña de la ex­tra­ña sen­sa­ción de que na­da de lo que ha­ce­mos, pen­sa­mos o so­mos aca­ba de es­tar del to­do bien.

No­ra Ro­drí­guez, pe­da­go­ga y es­cri­to­ra

Sue­le ir acom­pa­ña­da de un mie­do a equi­vo­car­se que au­men­ta con la ten­den­cia a evi­tar la to­ma de de­ci­sio­nes, el mie­do a ex­po­ner ideas y pun­tos de vis­ta, a dar el pri­mer pa­so o bien a la crí­ti­ca. Ob­via­men­te no exis­te un úni­co mo­do de ex­pe­ri­men­tar la in­se­gu­ri­dad, pe­ro lo que sí es cier­to es que en la ma­yo­ría de los ca­sos la úni­ca for­ma de en­fren­tar­se a ella es co­no­cer­se a una mis­ma, acep­tan­do el desafío de arries­gar­se y ac­tuar en con­se­cuen­cia. Por ejem­plo, to­mar una de­ci­sión que re­suel­va el con­flic­to de am­bi­va­len­cia, y asu­mir lo que ven­drá. Al acep­tar­lo, se po­ne en mar­cha la au­to­no­mía y la ca­pa­ci­dad de ges­tión, lo cual no im­pli­ca que in­te­rior­men­te una per­so­na insegura se sien­ta bien al pri­mer in­ten­to, pe­ro siem­pre se­rá un pa­so más que acep­tar que sean los de­más los res­pon­sa­bles de nues­tros pro­pios ac­tos o los que to­men la ini­cia­ti­va.

EL TI­MÓN ES CO­SA NUES­TRA

Cuan­to me­nos nos co­lo­ca­mos en el lu­gar de pro­ta­go­nis­ta de nues­tra vi­da, más au­men­ta­rá nues­tro mie­do a no dar la ta­lla. Por­que si bien po­de­mos sen­tir­nos más pro­te­gi­das por quie­nes to­man el man­do de nues­tras vi­das, al mis­mo tiem­po au­men­ta­mos el ries­go de ac­ti­var la in­se­gu­ri­dad en aque­llos ám­bi­tos que has­ta aho­ra nos ha­cían sen­tir bien. Atre­ver­se o arries­gar­se no im­pli­ca ac­tuar con irres­pon­sa­bi­li­dad, sino acep­tar la po­si­bi­li­dad de equi­vo­car­se ( y ver co­mo en la ma­yo­ría de ca­sos no ha ha­bi­do una ca­tás­tro­fe). De­be­mos acep­tar que la vi­da cam­bia per­ma­nen­te­men­te y que den­tro de no­so­tras dis­po­ne­mos de una in­creí­ble can­ti­dad de es­tra­te­gias y ha­bi­li­da­des

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.